Coronavirus: Alemania encara nuevas restricciones y Reino Unido se acerca a la emergencia sanitaria

Chris Whitty, el principal asesor médico de Boris Johnson dijo que las próximas semanas serán las peores. Se detectaron más casos de la nueva cepa británica en Francia y España

Alemania encaró hoy una fase más estricta de su segundo confinamiento que se extenderá, por los menos, hasta fin de enero. Las escuelas y comercios no esenciales, así como restaurantes y bares, deberán permanecer cerrados; los habitantes de las zonas de mayor incidencia no están habilitados para alejarse más de 15 kilómetros de sus hogares y las reuniones privadas quedan limitadas sólo a dos burbujas no convivientes.

"El muy elevado número de muertos y la sobrecarga de las Unidades de Cuidado Intensivo (UCI) nos muestran que estamos ante una fase muy, muy severa" de la pandemia, aseguró Steffen Seibert, vocero del gobierno alemán.

Si bien la medida fue tomada en conjunto con los 16 estados federales que integran Alemania, los Länder no están aplicando las nuevas medidas de manera uniforme –ya sea por motivos sanitarios, políticos o económicos–, lo que genera roces con el gobierno central, que instó a una “implementación consecuente de las restricciones.  

Durante el fin de semana, la canciller Angela Merkel había advertido que el país está ante “la fase más difícil de la pandemia . El objetivo de las nuevas medidas es rebajar "claramente" la incidencia acumulada en siete días hasta "50 casos como máximo" por cada 100.000 habitantes, frente a los actuales 153,9 casos por cada 100.000 habitantes.

En el Reino Unido  la situación es cada vez más grave: el primer ministro británico, Boris Johnson, dijo hoy que Gran Bretaña está en una “carrera contra el tiempo para vacunar a la mayor cantidad posible de personas, mientras la región alcanza nuevos récords de decesos por Covid-19 (81.567 la cuarta cifra más alta del mundo) y los hospitales están empezando a sufrir la saturación en las UCI, la escasez de recursos y el agotamiento del personal sanitario.

El principal asesor médico del gobierno británico, Chris Whitty, anticipó un panorama preocupante para el corto plazo: "Las próximas semanas van a ser las peores de esta pandemia en términos de cifras en el NHS [Servicio Nacional de Salud por sus siglas en inglés]", le dijo a la BBC TV.

Durante el pico del primer brote en abril, unas 18.000 personas estaban en el hospital, pero ahora hay 30.000, graficó Whitty y resaltó que es "el momento más peligroso que hemos tenido en términos de números". Según los datos del gobierno británico, actualmente hay 32.294 (4066 en ingresaron solamente en un día) personas internadas por coronavirus en los hospitales británicos, y de ellas casi 3100 están con respirador. Por otra parte, se confirmaron 46.169 contagios en las últimas 24 horas y el número total de casos desde el comienzo de la pandemia supera los 3 millones.

A casi un mes de que se detectara la nueva cepa británica –que ya es la dominante en algunos puntos de Inglaterra– el promedio semanal de nuevos casos se disparó un 55% y el gobierno está acelerando su operativo de vacunación. El objetivo es haber inoculado a 15.000.0000 de británicos para mediados de febrero. Por ahora, el número de personas vacunadas roza los 2,4 millones, 40% se trata de personas mayores de 80 años mientras que el 23% corresponde a ancianos que viven en geriátricos.

Consultado sobre si planea continuar endureciendo las medidas sociales contra el Covid-19 –desde el 5 de enero los británicos deben permanecer en sus casas excepto para hacer compras esenciales, ir al médico, hacer ejercicio o ir a trabajar si no pueden hacerlo desde su hogares–, Johnson dijo que ajustará las restricciones si es necesario.  

Francia tampoco descarta la posibilidad de entrar en un tercer confinamiento si los casos siguen en aumento. Ya se han descubierto casos de la variante británica en Marsella y el gobierno local decidió adelantar el toque de queda de 6 de la mañana a 6 de la tarde, al igual que otras ciudades como Estrasburgo y Dijon. La cantidad de personas ingresadas por coronavirus en los hospitales franceses roza las 25.000, incluyendo unas 2666 que están en salas de terapia intensiva (el tercer aumento en cuatro días).

En España también se detectaron alrededor de 70 casos de la nueva cepa británica, la mayoría esparcidos entre Madrid, Cataluña y Andalucía. El Ministerio de Sanidad reportó 61.422 nuevos contagios y 401 muertes durante el fin de semana y la incidencia se disparó de 350 a 435 casos por cada 100.000 habitantes, aunque las autoridades españolas están confiadas  que podrán atravesar esta nueva ola sin un confinamiento como el que se estableció en marzo pasado.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios