Ciberseguridad

Inteligencia de amenazas: qué es y por qué hoy es fundamental para la seguridad de las empresas

La "Cyber Threat Intelligence" plantea un enfoque proactivo para identificar y anular posibles ataques informáticos. Sus beneficios

En esta noticia

La inteligencia de amenazas es un proceso de importancia crucial para las empresas que quieren prevenir ataques a su infraestructura digital, dado que privilegia las acciones proactivas, en lugar de las reactivas.

Esta tendencia que se apega al viejo dicho "mejor prevenir que curar", consiste en revisar los datos y examinarlos en contexto para detectar problemas e implementar soluciones específicas.

Crucial para la seguridad digital de las empresas: 6 cambios que llegan en 2024 y no se pueden ignorar

¿Tenés alguna de estas contraseñas?: deberías cambiarla ya para evitar una gran amenaza

¿Qué es la inteligencia de amenazas en las empresas?

La inteligencia de amenazas también es llamara "inteligencia de ciberamenazas" (CTI, Cyber Threat Intelligence) y se ocupa de analizar datos detallados sobre las amenazas de ciberseguridad dirigidas a una organización.

"La inteligencia de amenazas ayuda ser más proactivos, lo que permite a los equipos tomar medidas efectivas basadas en datos para impedir ciberataques antes de que ocurran. También puede ayudar a una organización a detectar y responder mejor a los ataques en curso", detalla un informe de la firma INSSIDE.

Los analistas crean inteligencia a partir de la recopilación de información de amenazas sin procesar procedente de distintos orígenes. Estos datos se correlacionan y analizan a fin de descubrir tendencias, patrones y relaciones que revelen amenazas reales o potenciales.

El análisis proactivo de amenazas asegura una mayor seguridad para los datos.

Cómo se define la inteligencia de amenazas

La inteligencia de ciberamenazas que resulta del análisis anterior es:

Específica de la organización: centrada no en generalidades sino en vulnerabilidades específicas en la superficie de ataque.

Detallada y contextual: cubriendo no solo las amenazas dirigidas a la compañía, sino también los perpetradores de los ataques, las tácticas, las técnicas, los procedimientos que utilizan, y los indicadores de compromiso que pueden señalar un ciberataque específico.

Práctica: porque facilita a los equipos de seguridad información que pueden utilizar para abordar las vulnerabilidades, priorizar y remediar amenazas, e incluso evaluar herramientas de ciberseguridad nuevas o existentes.

Alerta WhatsApp: cómo es el nuevo virus que ya infectó a 340.000 celulares

Nuevo "cuento del tío" en WhatsApp: cómo es la estafa que apunta a los argentinos

Por qué la inteligencia de amenazas es clave para las empresas

El informe de INSSIDE explica las ventajas que proporciona la inteligencia de amenazas a las organizaciones que buscan potenciar al máximo su ciberseguridad. Son las siguientes:

Evita la pérdida de datos: con un programa CTI bien estructurado, las organizaciones pueden detectar las ciberamenazas y prevenir filtraciones de información confidencial.

Disminuye riesgos: los hackers siempre buscan formas nuevas de penetrar las redes de las empresas. La inteligencia de amenazas permite a las empresas identificar vulnerabilidades nuevas a medida que aparecen, y de esta forma, disminuir los riesgos de pérdida de datos o de interrupción de las operaciones diarias.

Evita las filtraciones de datos: esto se logra mediante la supervisión de dominios o direcciones IP sospechosas que intentan comunicarse con los sistemas de una organización. Un buen sistema de CTI bloquea de la red las direcciones IP sospechosas, que podrían robar sus datos. Sin este sistema activo, los hackers podrían saturar la red con tráfico falso para realizar un ataque de denegación de servicio distribuido (DDoS).

La inteligencia de amenazas ayuda a definir mejor las medidas de seguridad en la empresa.

Brinda orientación sobre medidas de seguridad: al identificar y analizar las amenazas, el programa CTI detecta los patrones que utilizan los hackers y ayuda a las organizaciones a implementar medidas de seguridad para protegerse contra ataques futuros.

Informa a otras personas: los hackers son cada vez más inteligentes. Para mantenerse informados, los expertos en ciberseguridad comparten las tácticas que conocen con otras personas de su comunidad para crear una base de conocimientos colectiva y luchar contra los delitos cibernéticos.

Reduce costos: las filtraciones de datos son costosas. En 2021, el costo promedio global de una filtración de datos fue de u$s4,24 millones. Estos costos incluyen elementos como honorarios legales y multas, además de los gastos de restablecimiento luego del incidente. Si disminuye los riesgos de filtraciones de datos, la inteligencia de ciberamenazas también puede servir para ahorrar dinero.

Temas relacionados
Más noticias de ciberseguridad

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.