De ser líder al ocaso

Empezaron fabricando papel, crearon un teléfono "irrompible", su marca desapareció y ahora volvió: la historia de Nokia

Fredrik Idestam fundó la compañía en 1865 pero pronto se expandió a otros rubros hasta encontrar su core: el negocio de las comunicaciones. Supo ser la marca más vendida, sin embargo en 2014 se esfumó.

Todos conocen a Nokia por sus teléfonos celulares. Pero no muchos saben que esta compañía en realidad empezó fabricando papel hace más de 150 años. Supo ser la marca más vendida del mundo, sin embargo perdió su liderazgo y desapareció del mapa. Hace unos años volvió al ruedo con operaciones millonarias y un nuevo modelo de negocios.

Fredrik Idestam nació en 1838, estudió ingeniería minera y a los 27 años fundó una fábrica de pasta de celulosa en Tampere, Finlandia. Luego se expandió a un pueblo vecino, Nokia, llamado así por su cercanía con el río Nokianvirta. En 1871 la compañía adoptó este nombre.

Fredrik Idestam, fundador de Nokia

El ingeniero finlandés quería ampliar su negocio y pensaba a Nokia como un holding que agrupara a varios segmentos industriales. Por eso, a lo largo de los años, adquirió empresas con perfiles diversos, desde fabricantes de goma para zapatos y neumáticos hasta una firma dedicada a la producción de cableado, tanto para energía como para comunicaciones. Así se convirtió en un conglomerado que vendía papel higiénico y redes para telégrafos.

Un pie en las telecomunicaciones

A fines de los 70 estableció Mobira, un joint venture con Salora para producir teléfonos móviles que funcionaran dentro de la red Nordic Mobile Telephone que brindaba cobertura nacional en Finlandia. Para 1984 presentaron su primer dispositivo portátil, el Mobira Talkmann 320F, aunque pesaba casi 5 kilos. Recién tres años más tarde lanzaron uno más amable para la mano, el Mobira Cityman, con un peso de 760 gramos.

Luego de escindir la mayoría de sus otros verticales, Nokia se enfocó en el negocio de las telecomunicaciones. Fue parte del desarrollo del GSM (sistema global de comunicaciones móviles, por sus siglas en inglés) y en 1991 se realizó la primera llamada con un equipo fabricado por la compañía. En aquel entonces, la empresa estaba en manos del KOP Bank y Union Bank de Finlandia.

La más vendida del mundo

Su posición creció hasta 1998 cuando se convirtió en la marca de teléfonos celulares más vendida del mundo. Cinco años después introdujo uno de sus modelos más icónicos, el irrompible Nokia 1100 (el más vendido de la historia) que marcó a toda una generación de usuarios. Ese año también lanzó el primer teléfono con cámara. 

El Nokia 1100, lanzado en 2003, fue uno de los modelos ícono de la compañía

Sin embargo, la competencia en el mercado de los sistemas operáticos con Apple (iOS) y Google (Android) la llevó a tomar una decisión de negocios que marcaría su declive.

En 2008 adquirió el sistema operativo Symbian para imprimirlo en sus dispositivos. Poco a poco Nokia fue cediendo participación y en 2011 decidió dejar de utilizar este programa. Hizo un acuerdo con Microsoft para mudarse a Windows Phone, no obstante, en 2012 perdió el liderazgo mundial del negocio de teléfonos celulares contra Samsung.

La caída

Ese año Nokia registró pérdidas y anunció un recorte de 10.000 empleados para fines de 2013 y el cierre de su fábrica en Finlandia. Además, cambió a su cúpula directiva para revertir estos resultados. En septiembre de 2013 Microsoft anunció la compra del negocio de telefonía móvil de la firma finlandesa y le cambió de nombre. Los celulares Nokia pasaron a ser llamados Microsoft Mobile.

Antes de vender teléfonos, Nokia se dedicó a la fabricación de papel y neumáticos

El grupo abandonó entonces el negocio de venta de equipos y se enfocó en otro eslabón de la cadena: ser proveedor de hardware y software para las telco y proveedores de internet. En 2015 se quedó con Alcatel-Lucent en una operación que superó los u$s 16.000 millones y la fusionó con su brazo Nokia Networks. Pero poco después volvió al segmento que la hizo conocida en el mundo.

Un regreso esperado

Anteriormente ya había puesto un pie en el mundo de los gadgets con la compra de la francesa Withings por u$s 191 millones. El regreso de la marca a los teléfonos se dio en 2016 luego de que Microsoft anuncie la venta de esta división a HMD Global, la cual firmó un contrato de licencia para fabricar celulares Nokia por 10 años.

La marca volvió en 2016 tras firmar un acuerdo de licencia con HMD Global.

En 2019 la compañía finlandesa anunció su retorno a la fabricación local en Argentina con una inversión de u$s 30 millones a través de un socio nacional. El grupo facturó 22.202 millones de euros en 2021 y el 43% de sus ingresos provienen del vertical de redes móviles. En tanto, más de un tercio lo protagoniza la pata de infraestructura de red.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios