Seguridad

Llegó la estafa del llamado del familiar: por qué casi todos caen y es muy difícil de detectar

Cómo es el nuevo método para estafar que es casi indetectable. La maniobra de moda que cada vez usan más delincuentes.

En esta noticia

El uso de inteligencia artificial (IA) está llegando también a las estafas. Se trata del uso de programas de IA diseñados para imitar perfectamente a cualquier persona. Este nuevo tipo de estafa es  mucho más difícil de detectar y  es muy fácil caer.

Una de las técnicas más usadas para estafar es la llamada "ingeniería social", es decir, la estrategia de condicionar y engañar a un usuario haciéndose pasar por otra persona o entidad. Un método utilizado por varios años fue el engaño del familiar en problemas, que consistía en llamar al teléfono de una persona e imitar la voz de un miembro cercano de la familia para pedir "ayuda económica".

Ahora, aprovechando la tecnología, esto es más fácil que nunca.

Nueva estafa del llamado: cómo funciona

Usando una muestra de audio real de una persona, un programa tecnológico puede generar piezas de audio nuevas para -esencialmente- hacerle decir a alguien algo que no dijo. Estas tecnologías vienen de la mano de la nueva generación de motores de IA que son capaces de emular cualquier voz humana a través de un pequeño entrenamiento (ese es el caso del producto VALL-E, de Microsoft). Si bien la tecnología tiene otras aplicaciones, los ciberdelincuentes lo están usando para suplanta la identidad de alguien de confianza -un niño, un amante, un amigo- y convencer a la víctima de que envíe dinero porque está en un problema importante.

La estafa surge cuando se usa esa voz para generar un audio donde se pide dinero a una víctima que, al escuchar la voz familiar, va a acceder al pedido.

A través de software de síntesis de voz como ElevenLabs, que tiene desde suscripción gratuita a otras de u$s 330 al mes, los estafadores pueden replicar voces. Para ello, solo necesitan audios cortos de los seres queridos de las víctimas y realizar una llamada usando el sistema para pedir dinero urgente. Es por esto que el robo de datos privados tomó tanta importancia en los últimos años: son un insumo para nuevos modelos de negocio fraudulentos.

La tecnología avanzó tanto que es suficiente con con un vídeo de YouTube, un podcast o un clip en TikTok, Instagram o Facebook para acabar generando una voz artificial sorprendentemente creíble. A partir de ahí, el ciberdelincuente puede decir lo que quiera con esa voz.

Según un reciente informe, el caso de Argentina es de los peores del mundo en lo que respecta a llamadas telefónicas indeseadas. En efecto, el país está primero en el llamado "spam telefónico"; un término que agrupa a todas las llamadas que recibe un usuario sin que haya consentido a ellas o sin que haya expresado fehacientemente el deseo de recibirlas (esto incluye llamadas por publicidad, estafas, propagada política, marketing, entre otros).

El dato surge de un trabajo de la empresa Hiya, dedicada a investigar este tipo de llamados. Según lo relevado, más de la mitad de las llamadas a un celular en Argentina son de alguna forma de spam. El 52% de las llamadas son de spam, aunque el 22% se trata de fraudes y el 30% se corresponde a llamadas indeseadas (acá se incluyen llamadas de otras empresas de telefonía, marketing, campañas políticas, etcétara). En total, dice el informe, fueron 62 millones de llamados indeseados recibidos durante los últimos meses de 2022.

Llamadas de estafas y molestas: cómo no recibirlas

Si bien están llamadas siguen existiendo, en Argentina la normativa establece que las mismas son ilegales y deben denunciarse. Para hacerlo, existe el Registro Nacional No Llame, que está en vigencia desde 2015. Llamando al registro, se puede sumar a un teléfono celular o fijo a una lista que, en principio, le avisaría a las empresas que no tienen que llamar para hacer promociones o mensajes no pedidos por los usuarios.

Aunque cabe aclarar que están exceptuados de la normativa las campañas de bien público; las llamadas de emergencia para garantizar la salud y seguridad de la población; las campañas electorales; y las llamadas de quienes tienen una relación contractual vigente, siempre que se refieran al objeto estricto del vínculo y sean realizadas en forma y horario razonables y de acuerdo a la reglamentación.

Temas relacionados
Más noticias de estafas

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.