Uruguay habilitó la venta de dispositivos electrónicos que calientan tabaco

Avanzó así en la regulación para la comercialización de un producto alternativo a los cigarrillos, en línea con la FDA estadounidense.

Uruguay habilitó la importación y venta de dispositivos electrónicos que calientan tabaco seco para todo su territorio, levantando así una prohibición que regía para este tipo de productos.

La decisión va en línea con la que tomó la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) en 2019. El organismo norteamericano fue inclusive más allá cuando el año pasado definió a este tipo de productos como productos de riesgo modificado.

El gobierno uruguayo argumentó que hay avances tecnológicos científicamente probados que permiten avanzar en esta línea.

"Existen dispositivos electrónicos para la administración de nicotina que emplean una tecnología mediante la cual se calienta tabaco seco respecto de los que existen datos científicos que indican que los mismos resultan en una menor exposición de los usuarios a las sustancias tóxicas asociadas al consumo tradicional de tabaco", apunta la norma que agrega que estos productos "cuentan con una validación científica suficiente para justificar su exclusión en la prohibición (de comercialización)".

El Gobierno estableció que la regulación de este tipo de productos estará comprendida por la ley de tabaco, mientras que los dispositivos que vaporizan soluciones líquidas, conocidos como cigarrillos electrónicos, seguirán prohibidos.

En la industria hay distintos tipos de productos que vaporizan tabaco o soluciones líquidas. Según la Organización Mundial de la Salud, existen dispositivos que calientan tabaco -lo hacen a 350°C- para liberar el vapor con nicotina. Por otro lado, se encuentran los dispositivos electrónicos que vaporizan soluciones líquidas y esencias que, en Uruguay, seguirán prohibidos.

En línea con la FDA

En abril de 2019 la FDA había autorizado a comercializar los productos de tabaco calentado en el país. En julio de 2020 fue un paso más allá y autorizó la comercialización de uno de estos productos, el sistema de tabaco calentado IQOS, como producto de tabaco de riesgo modificado.

"A través del proceso de solicitud de productos de tabaco de riesgo modificado, la FDA tiene como objetivo garantizar que la información dirigida a los consumidores sobre el riesgo reducido o la exposición reducida por el uso de un producto de tabaco esté respaldada por evidencia científica y comprensible", dijo Mitch Zeller, director del centro de productos de tabaco de la FDA.

"Los datos presentados por la compañía muestran que comercializar estos productos en particular con la información autorizada podría ayudar a los fumadores adultos adictos a dejar de fumar cigarrillos de combustión y reducir su exposición a productos químicos nocivos, pero sólo si cambian por completo", agregó.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios