Sugerencias ideales

Los consejos de los especialistas para evitar que tu gato sufra cada vez que lo llevás al veterinario

La visita al veterinario puede desatar en tu gato una serie de comportamientos desafiantes. Conocé cómo contrarrestarlos.

En esta noticia

Llevar a tu gato al veterinario puede ser una odisea colmada de maullidos de protesta y arañazos desafiantes. Desde el momento en que aparece la caja transportadora, comienza la batalla: intentos de esconderse bajo el sofá o en lo alto de un armario. 

Al llegar, tu gato se aferra a vos con garras afiladas, desesperado por regresar a tu casa. ¡Conocé cuáles son los consejos de los especialistas para que tu mascota no sufra!

¿Qué significa que tu gato mueva la cola? Una veterinaria reveló qué quieren decir y cómo hay que hablarles

Así habla tu gato: esto significa cada sonido y ruido que hace tu mascota en casa

Prepará a tu gato para el veterinario: los mejores consejos para hacer que la experiencia sea menos estresante 

Llevar a tu gato al veterinario puede ser una tarea estresante tanto para vos como para tu mascota. Sin embargo, con un poco de preparación previa, podés hacer que esta experiencia sea mucho más llevadera para ambos.

Prestá atención a los consejos que dieron desde el sitio de Purina. 

En medio de la tensión y los maullidos, solo los más valientes dueños de gatos logran mantener la calma (Fuente: iStock). 
  • 1. Usá un transporte adecuado: es fundamental contar con una transportadora para gatos que sea segura y cómoda para tu mascota. De esta manera, podés asegurarte de que viaje de manera segura y tranquila hasta la clínica veterinaria.

  • 2. Familiarizá a tu gato con el transporte: dejá el transporte en casa con la puerta abierta y poné premios dentro para que tu gato lo explore de forma positiva. Con el tiempo, tu gato lo asociará con experiencias agradables.

  • 3. Introducí cambios gradualmente: una vez que tu gato esté cómodo con la transportadora, cerrá la puerta y cambiá su ubicación dentro de la casa. De esta manera, tu gato se acostumbrará a estar dentro de ella en diferentes situaciones.

Los cambios graduales fortalecen la adaptación para la visita al veterinario (Fuente: iStock)
  • 4. Practicá la manipulación del gato: realizá "simulacros" de examinación en casa para que tu gato se acostumbre a ser manipulado de la misma manera que lo haría un veterinario. Esto hará que las visitas al veterinario sean menos estresantes para tu mascota.

  • 5. Recompensá el buen comportamiento: siempre recompensá a tu gato por mantenerse tranquilo durante el viaje y en la clínica veterinaria. Esto refuerza un comportamiento positivo y hace que futuras visitas sean más fáciles.

La recompensa refuerza el buen comportamiento de tu gato para cuando vuelva al veterinario (Fuente: iStock). 

Lo que tenés que hacer sí o sí cuando llega el día de llevar a tu gato al veterinario 

Los siguientes consejos pueden marcar una gran diferencia en la experiencia tanto para vos como para tu gato. 

Al preparar adecuadamente a tu mascota el día de visita al veterinario, podés garantizar que reciba la atención médica que necesita sin el estrés adicional: 

  • 1. Permanecé en casa: si tu gato vive tanto dentro como fuera de casa, es mejor que permanezca en casa el día de la visita al veterinario para evitar que se extravíe antes de la cita.

  • 2. Facilitá la entrada a la transportadora: colocala en el suelo con la puerta abierta y una cómoda cama en el interior para animar a tu gato a que entre por su cuenta.

  • 3. Protegelo del estrés: cubrí la transportadora con una toalla para evitar que tu gato se estrese al ver otros animales en el camino o en la clínica veterinaria.

Estos alimentos son peligrosos para tu gato: ¿cuáles son?

El estudio científico que demuestra que los gatos prefieren tener como dueño a una mujer

  • 4. Prepará la ropa de cama: llevá ropa de cama adicional en caso de accidentes durante el viaje.

  • 5. Mantené la calma: es crucial mantener la calma durante la visita al veterinario, ya que los gatos perciben el estado de ánimo de sus dueños. Utilizá un tono de voz bajo y pausado para tranquilizar a tu felino.

  • 6. Considerá llevar comida: si no van a intervenir quirúrgicamente a tu gato, podés llevar algo de comida y utilizarla para recompensar su actitud calmada durante la visita.

Temas relacionados
Más noticias de gatos
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.