ENORME GESTO

Limpiaba vidrios, su foto se hizo viral y consiguió su primer trabajo en blanco

La vida de Mauro cambió completamente luego del enorme gesto de uno de sus clientes. Qué paso y cómo Alvaro Romero ayudó a que el joven de 21 años pueda mejorar su vida.

Mauro tiene 21 años y está casado con Ruth, con quien tiene dos hijos: Guadalupe, de seis años, y Santiago, de dos años. Durante los últimos cuatro años el lugar de trabajo de Mauro era la esquina de Alem y San Lorenzo en San Miguel de Tucumán, donde el joven limpiaba vidrios en el semáforo para intentar alimentar a su familia.

Más allá de los problemas económicos, la situación de la familia de Mauro era muy complicada desde un aspecto social: vivían en una habitación de la casa del padre de Ruth, quien tenía graves problemas alcohólicos y todas las noches debían encerrarse para proteger a sus hijos de las posibles actitudes de su abuelo. En diálogo con TN, Mauro dijo: "no veía la hora de irme para tener algo, pensaba que me iba a morir en el semáforo".

La realidad de Mauro y su familia cambió el día que Álvaro Romero, un cliente de Mauro, decidió subir una foto de él junto con Guadalupe en la esquina de siempre, foto que se viralizó. En su publicación de Facebook, Romero escribió: "No sé su nombre, lo conozco porque lo vi en la calle trabajando, haciendo changas. Ella es su niñita, aparte tiene su esposa y un niño más pequeño. Aquí se lo ve trabajando mientras su niña hace las tareas, esa pequeña merece todas las oportunidades. Ayudemos, gracias".

El posteo se compartió más de 4.700 veces y llegó a la pantalla de Agustín, quien decidió acercarse a la esquina donde Mauro trabajaba, donde le ofreció una oportunidad laboral en blanco como ayudante de albañil.

Esa propuesta, producto de la publicación de Alvaro Romero , cambió radicalmente su vida. Entre otras cosas, gracias a un adelanto del sueldo alquilaron una pequeña pensión lejos del padre de Ruth y los peligrosos que él significaba para sus hijos.

No sólo Mauro consiguió trabajo, pudieron mandar a sus hijos a un colegio doble turno y Ruth ahora trabaja limpiando tres casas por día. Mauro, conmovido por la situación, dijo que no le alcanzan las palabras para agradecer a todos los que lo ayudaron, dijo: "podemos darle un mejor estilo de vida a nuestros hijos, antes si llovía no comíamos".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.