Gemología

La relación de las piedras preciosas con la Luna: cuáles hay que usar en cada fase lunar y cómo aprovechar su energía

La elección de piedras preciosas específicas durante cada fase lunar puede potenciar nuestra energía y apoyar nuestras intenciones y metas.

En esta noticia

La relación entre piedras preciosas y la luna es muy potente. Se cree que cada fase lunar está vinculada con energías específicas que pueden ser potenciadas con algunas piedras.

A continuación, te listamos una selección de gemas que, según los expertos de Cuerpo Mente, además de potenciar la energía de la luna, te ayudarán en tu bienestar físico y mental.

Baño de pies con vinagre de manzana: los beneficios y cómo es la forma correcta de realizarlo

La hierba medicinal que ayuda a calmar los nervios, combate el insomnio y favorece la digestión: cómo prepararla

Luna nueva 

Durante la fase de la luna nueva, también llamada novilunio, experimentamos un momento de renovación y posibilidades. Aunque esta fase dura solo un día, su influencia se extiende más allá de ese lapso temporal.

Es un periodo ideal para la reflexión personal y la planificación de proyectos. Podemos tomarnos el tiempo necesario para analizar nuestras metas y organizarnos de manera efectiva. 

En esta etapa lunar, ciertas gemas se destacan por su capacidad para amplificar esta energía de inicio y renovación:

  • La turquesa: proporciona claridad mental, permitiéndonos visualizar con precisión nuestros objetivos.

  • La fluorita: favorece la planificación y la inteligencia estratégica. 

  • La pirita: nos inspira a dar pasos firmes hacia nuevos proyectos y oportunidades de crecimiento.

Luna creciente

Durante la fase de la luna creciente, la energía lunar se expande, marcando un período de acción y avance. A medida que la luna reaparece en el cielo, su influencia nos impulsa hacia adelante con fuerza y determinación.

Durante este período, ciertas piedras preciosas pueden potenciar nuestra energía y ayudarnos en nuestro camino hacia el éxito:

  • El cuarzo rosa: ayuda a fortalecer el amor propio mientras trabajamos en nuestros proyectos.

  • La calcita anaranjada: promueve la confianza en uno mismo y la conexión interna, brindándonos la seguridad necesaria para avanzar.

  • El citrino: reconocido por atraer la riqueza y la prosperidad, nos impulsa a alcanzar los mejores resultados en nuestros esfuerzos.

    Piedras como el Cuarzo Rosa, la Calcita Anaranjada y el Citrino pueden potenciar nuestra energía durante la luna creciente. (Foto: Pixabay)

Palta: quiénes son las personas que no deben comerlas más porque pone en riesgo su salud

La ensalada con 5 ingredientes que ayuda a producir colágeno y a desinflamar el cuerpo: esta es la receta para prepararla

Luna Llena

Durante la fase de la luna llena, experimentamos un período de máxima luminosidad y belleza lunar. Aunque su presencia completa dura solo un día, sus influencias se extienden varios días antes y después. 

Es un período para empoderarnos y celebrar nuestra autenticidad, aunque también es importante permitirnos procesar nuestras emociones, ya que la intensidad de este momento puede amplificar cualquier sentimiento.

Durante esta fase lunar, algunas piedras preciosas pueden ser especialmente beneficiosas:

  • La amatista: esta gema espiritual nos ayuda a conectarnos con amor y paciencia hacia nosotros mismos.

  • El lapislázuli: facilita la comunicación clara y efectiva de nuestras necesidades y deseos.

  • El cuarzo blanco: nos ayuda a equilibrar y canalizar nuestras emociones, brindando apoyo durante este momento de intensidad emocional.

    Durante la fase de la luna llena, experimentamos un momento de máxima luminosidad y belleza lunar, simbolizando la culminación de ciclos y proyectos. (Foto: Freepik)

Luna menguante

La fase de la luna menguante trae un período de introspección y liberación. A medida que la luna disminuye en tamaño, su energía nos invita a mirar hacia nuestro interior.

Este ciclo lunar tiene una duración de entre doce y catorce días, y es una oportunidad para dejar ir aquello que ya no nos beneficia. Durante esta fase, algunas piedras preciosas pueden ser de gran ayuda:

  • La turmalina: ayuda a liberarnos de energías negativas y pensamientos pesimistas acumulados durante la lunación.

  • La malaquita: nos permite prestar atención a nuestras emociones reprimidas, facilitando la reflexión y el canalizarlas de manera positiva.

  • La piedra luna: como representante de la luna y sus fases, nos ayuda a recuperar el equilibrio y mantenernos conectados con el ciclo lunar.


 

Temas relacionados
Más noticias de piedra preciosa
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.