Secretos de la mente

La investigación científica que descubrió qué le pasa a tu cerebro cuando soñás despierto

Cuando soñás despierto, tu cerebro activa áreas específicas relacionadas con la memoria y el aprendizaje.

En esta noticia

Comprender los misterios de nuestro cerebro ha sido siempre un desafío que ha cautivado la curiosidad de los científicos alrededor del mundo. La complejidad y profundidad de la actividad cerebral convierten cada avance en este campo en un hito relevante para la ciencia

Es en este contexto, la reciente investigación liderada por Nghia Nguyen, un estudiante de doctorado en Neurobiología en el Instituto Blavatnik de la Facultad de Medicina de Harvard, adquiere especial importancia. 

En su estudio, Nguyen y su equipo se enfocaron en dilucidar los procesos que ocurren en el cerebro durante los estados de ensoñación diurna, utilizando para ello un enfoque innovador que implicó el análisis de la actividad neuronal en ratones.   

La piedra preciosa que protege de las malas energías y está vinculada a la atracción y la maternidad

El desayuno ideal para bajar de peso: está lleno de proteínas, te da energía para arrancar el día y se prepara muy fácil

Los resultados de esta investigación aportan luz sobre los misterios de la actividad cerebral durante la vigilia relajada. A su vez, abren puertas hacia la comprensión de procesos similares en humanos, ofreciendo nuevas perspectivas sobre cómo nuestras mentes trabajan y se adaptan continuamente.

La ensoñación involucra patrones neuronales en la corteza visual que imitan la observación de imágenes reales. (Foto: Archivo)

Soñar despiertos: el papel de la ensoñación en el aprendizaje y la memoria

Soñar despierto, una experiencia cotidiana para muchos, ha sido objeto de fascinación y estudio por parte de la comunidad científica. Lejos de ser un simple divagar de la mente, este estudio publicado en la revista Nature revela que la ensoñación activa áreas específicas del cerebro, como el hipocampo, crucial para la memoria y el aprendizaje. 

Mediante experimentos con roedores, los investigadores observaron cómo, al exponer a los ratones a distintas imágenes, se activan patrones neuronales en la corteza visual que imitaban la observación directa de dichas imágenes. 

"Queríamos saber cómo se daba este proceso de ensoñación a nivel neurobiológico, y si estos momentos de reflexión tranquila podrían ser importantes para el aprendizaje y la memoria", dijo el especialista de Harvard

Este fenómeno sugiere que, incluso en estados de reposo, el cerebro trabaja en procesos de aprendizaje y consolidación de la memoria, estableciendo una conexión directa entre la ensoñación y la formación de recuerdos a largo plazo. 

La investigación apunta a la necesidad de valorar los momentos de descanso mental como componentes cruciales para el bienestar cognitivo. (Foto: Archivo)

Los hallazgos de Nguyen y su equipo apuntan a que la ensoñación podría ser un componente esencial en la plasticidad cerebral, permitiendo que nuestro cerebro se reconfigure en respuesta a nuevas experiencias y conocimientos.

"Nuestros hallazgos proponen que soñar despierto puede guiar este proceso al alejar los patrones neuronales asociados con las dos imágenes", añadió también Nguyen.

Más allá de los roedores: ¿cuáles son las implicaciones para los humanos?

A pesar de que la investigación se centró en ratones, los paralelismos con la actividad cerebral humana son innegables y prometedores. 

Este estudio científico abre el camino para futuras investigaciones que busquen comprender cómo estos hallazgos se aplican en los humanos, especialmente en lo que respecta a la actividad de la corteza visual y su evolución en respuesta a recuerdos e imágenes.

Investigaciones previas ya habían indicado un aumento de la actividad en esta área del cerebro durante el recuerdo de imágenes en personas, lo que sugiere una base común entre especies. 

Horóscopo: lo que debe trabajar cada signo en su personalidad para encontrar el amor en 2024

Cómo sería el mapa del mundo si se incluye al continente perdido hace 300 millones de años hallado por un grupo de geólogos

La investigación liderada por Nghia Nguyen en el Instituto Blavatnik de la Facultad de Medicina de Harvard utilizó ratones para estudiar la actividad cerebral durante la ensoñación. (Foto: Archivo)

La posibilidad de que la ensoñación diurna juegue un rol clave en la formación de recuerdos y en el aprendizaje asociativo en humanos es fascinante. Asimismo, resalta la importancia de permitir que nuestra mente divague en momentos de calma, facilitando así estos procesos mentales esenciales.

Los pasos siguientes para el equipo de investigación incluyen la exploración de las conexiones neuronales a nivel individual y cómo estas se desarrollan, potencialmente arrojando luz sobre mecanismos universales de la cognición y el aprendizaje.

Temas relacionados
Más noticias de cerebro
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.