MINUTO A MINUTO

Juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, en VIVO: La fiscalía y la querella pidieron prisión perpetua para los ocho rugbiers imputados

Finalizaron los alegatos de la fiscalía y la querella, integrada por Fernando Burlando, Fabián y Facundo Améndola, en la que exigieron una pena de prisión perpetua para los ocho rugbiers imputados por el homicidio de Fernando Báez Sosa. Mañana, 26 de enero, será el turno del abogado defensor, Hugo Tomei.

Este jueves 25 de enero, se realizarán las audiencias de los alegatos por parte de la defensa. Mirá EN VIVO la última jornada antes del juicio antes de la sentencia a los rugbiers en este ENLACE.

En el cierre de los alegatos, Fernando Burlando solicitó para los ocho acusados: "Pena de prisión perpetua por ser considerado coautor de los delitos de homicidio agravado por alevosía y con el concurso premeditado de dos o más personas, en prejuicio de Fernando José Báez Sosa", sumando al delito de "lesiones leves". 

El abogado presentó un video con la señalización de cada uno de los imputados en el momento de la golpiza a Fernando Báez Sosa, en donde se identifica a Ayrton Viollaz pegándole a la víctima. Hasta el momento, era uno de los rugbiers que no había sido reconocido golpeando en el ataque. Asimismo, identificó a los ocho acusados en el material fílmico.

El abogado de los rugbiers, Hugo Tomei, interrumpió en el juicio para cuestionar la reproducción de un video de la escena del crimen, que compartió Fernando Burlando: "¿Es parte de la prueba? ¿Está editado?", aseveró el defensor y anticipó que se "va a oponer a la exhibición". 

"No está editado, sí una reconstrucción de píxeles para aclarar la imagen. Son los mismos que están en la causa. Solo tiene alguna diferencia para ilustrar mejor mi exposición, no la prueba", contesta Burlando. 

Durante su alegato, mostró el video que grafica la golpiza a Fernando Báez Sosa, con la señalización de cada uno de los rugbiers acusados.

Améndola continuó su alegato: "Se pusieron de acuerdo en matar, entraron a deliberar la forma en la que iban a cometer el homicidio. Los roles fueron comunes a todos. Todos golpearon a Fernando Báez Sosa y todos evitaron que pudiera recibir algún tipo de ayuda". 

"No dejaron de golpear a Fernando Báez Sosa hasta que se aseguraron de que no habían cumplido ese homicidio (...) Ellos se creían que están por encima de la policía y de la ley", apuntó el abogado. 

Además, sostuvo que "duró 7 minutos el acecho", mientras los ocho imputados del asesinato rodeaban a la víctima y a su grupo de amigos, a la espera de que las fuerzas de seguridad se retirarán del lugar.

El abogado que representa a la familia de la víctima rompió en llanto durante su presentación en los alegatos finales del juicio, al recordar la declaración de Matías Bidonde, uno de los testigos que estuvo en Le Brique: "No cabe duda de que buscaban darle muerte a Fernando Báez Sosa", enfatizó con la voz quebrada.

Durante su participación en el alegato, Fabián Améndola se refirió a las declaraciones de los rugbiers en las que insinuaban encontrarse bajo los efectos del alcohol al momento de cometer el crimen. "No tenemos una prueba clínica que nos lo indique", aclaró el abogado. 

No obstante, explicó por qué "los imputados se manejaron en un completo estado de conciencia", dado que no se encontraban en una "incoordinación motora": "Todas sus maniobras y la motricidad que se desplegó en el ataque es incompatible a esta condición propia del estado agudo de ebriedad", especificó.

"Quién lo alega debe probarlo, pero ya no hay forma para la defensa de probar un posible estado de ebriedad de los imputados", remarcó Améndola, anticipándose al alegato de Hugo Tomei.

Nuevo cuarto intermedio

25/01/202319:09

Después de la intervención del abogado Facundo Améndola, la jornada fue a un nuevo cuarto intermedio de cinco minutos. Luego, continuará Fabián Améndola, otro integrante del equipo que representa a la familia de Fernando Báez Sosa, antes del cierre a cargo de Fernando Burlando.


Améndola explicó que "un testigo lo reconoció como quien le pegó una patada a Fernando, que ya no se levantó" y, a su vez, fue identificado por su violenta arenga de: "Matenlo al negro de mierda". "Participó del plan criminal para acabar con la vida de Fernando Báez Sosa", añadió el abogado.

"Se encontraba parado a pocos centímetros de Fernando, no hay duda de que él también lo golpeó", aseguró Amendola, al ratificar lo propuesto por la fiscalía durante su alegato.

También, habló del audio "caducó" que envió Lucas Pertossi a sus amigos, tras regresar a la escena del crimen. "Es un término que muestra un destrato hacia el ser humano, una cosificación a la persona, se reduce el valor de la persona a una cosa", apuntó el abogado.

"No fue necesario que aclare qué pibe, porque cuando les manda el mensaje a sus amigos dice 'estoy acá cerca del pibe'. Si fuera una pelea generalizada, no se referiría al pibe en particular. El objetivo era Fernando", ratificó.

"Ayrton Viollaz dio la orden de iniciar el ataque, le pegó a Fernando, arengó a su grupo y les negó a los amigos de la víctima que puedan socorrerlo", comenzó Améndola, sobre la responsabilidad del rugbier. En este sentido, detalló los testigos que lo identificaron en la rueda de reconocimiento, tanto en la escena del crimen como realizando "el muro humano".

Durante su alegato, el abogado se refirió a la declaración de Blas Cinalli y desmintió su relato sobre lo sucedido el 18 de diciembre de 2020: "No se trata de una agresión de un chico en el suelo a una persona de pie, el chico está abrazado a la pierna de la persona para que no le pegue", especificó, sobre la acción de Tomás D' Alessandro, amigo de Fernando, quien le agarró la pierna para intentar defenderlo de las patadas.

Por otra parte, detalló los mensajes que le envió el acusado a sus amigos de "El club del azote" en el que asegura: "Amigo, dos convulsionaron y a uno lo llevaron al hospital sin signos vitales", con respecto al joven de 18 años, mientras que cuando le consultaron sobre el homicidio, contestó que él "solo quería tomar vino y fumar flores" e "ir al centro a premiar".

A Enzo Comelli, el abogado lo identificó como quien inició el ataque junto con Ciro Pertossi (según grafica el video filmado por Lucas). Además, un testigo lo reconoció en la rueda como la persona que "le dio un golpe importante que lo dejó casi inconsciente" a Fernando Báez Sosa. Mientras que, luego, participó como "cerco humano" para evitar que lo socorran.

"Luciano Pertossi participó activamente del ataque, no solamente golpeó a Fernando, sino también a sus amigos", especificó el abogado, en el Tribunal Oral del Crimen N° 1 de Dolores. Además, detalló que uno de los testigos lo identificó en la rueda de reconocimiento "pegándole a Fernando" y "a todo lo que se le encontraba".

El acusado rompió el silencio durante las audiencias del juicio para aclarar que él "no estaba ahí", aunque no coindice con lo señalado por los testigos y por su propio amigo, Juan Pedro Guarino que lo identificó en la escena del crimen "por su remera". 

"En el pantalón de gabardina gris se encuentra la sangre de Fernando Báez Sosa y ese pantalón le pertenece al acusado", detalló el abogado y remarcó: "Queda acreditada la participación de Luciano Pertossi en el hecho".

El abogado Facundo Améndola describió el video de los rugbiers después del crimen de Fernando Báez Sosa, en el que "Ciro Pertossi se está lamiendo los nudillos y se los frota para borrar las huellas del homicidio". Además, recordó su mensaje al grupo de WhatsApp: "No se cuenta nada de esto a nadie" (enviado después del homicidio).

En la continuidad de su alegato, Améndola comenzó a detallar el rol de Ciro Pertossi: "La primera gran prueba que encontramos en su contra es el video de Lucas Pertossi, en el que se ve como casi al unísono le dan un golpe a Fernando Báez Sosa y lo dejan de rodillas", junto con Enzo Comelli

"Golpeó al principio, durante y al final de la agresión", reafirmó y desmintió la declaración del acusado donde niega haberle pegado cuando la víctima estaba en el suelo.

En su alegato, Améndola recordó las declaraciones de los testigos que identificaron a Thomsen como quien "le pegó patadas en la cabeza y en el pecho" a Fernando Báez Sosa y que, uno de ellos, aclaró: "En un momento, ya no eran patadas, eran pisotones". 

Luego, nombró las marcas que tenía en la cara la víctima y ratificó que son compatibles con la suela del calzado de Thomsen. Mientras que, de la zapatilla, se extrajo una muestra de sangre, identificada con el ADN de Fernando.

Además, nombró un mensaje del acusado después de la escena del crimen, en el que le escribió a una chica para que vaya a dormir con él y que haya "fiesta".

Comienza la declaración de Facundo Améndola, con un detalle de la responsabilidad de cada uno de los rugbiers. "Fernando pasó a ser la presa de los agresores", aseguró y arrancó su exposición hablando del rol de Máximo Thomsen:

"Era el más alterado de sus grupos de amigos (...) se ve a Máximo Thomsen realizar un gesto de amenaza de muerte hacia Fernando. Él premedito matar a Fernando Báez Sosa", aseguró. 

Continuó en su alegato: "Thomsen lo aborda después de que lo derriban Ciro Pertossi y Enzo Comelli. Báez Sosa se encontraba en el suelo, sin posibilidad de defenderse, y Thomsen desplegó contra él una fuerza inhumana (...) se puede ver la patada, escuchar el ruido y los gritos de horror".

Graciela Sosa y Silvino Báez, padres de Fernando, durante los alegatos

25/01/202316:43

El abogado de la defensa de los rugbiers, Hugo Tomei, cruzó a Fernando Burlando y le exigió que "no lea" durante su alegato, como indica la ley. No obstante, la jueza entendió que se trata de casos particulares donde se especifican las pruebas y le permitió continuar.

El abogado que representa a la familia Báez Sosa recordó los testimonios de los testigos y aseguró que fue "una verdadera carnicería humana, puntapiés, golpes de puños en zonas vitales, rostros, cuello, cabeza, rostro". 

Así, remarcó frases escuchadas a lo largo de las 13 audiencias: "Nunca había visto algo con tanta fuerza"; "Es la primera vez que vi tanta violencia, acá no hubo freno, fue con la máxima fuerza y bronca que tenían"; "Patadas con mucha violencia y la mayoría en la cabeza"; entre otras. 

4:31 - Fernando Báez Sosa es expulsado.
4:31 - Fernando Báez Sosa sale por las escaleras.
4:31 y 4:32 - Benicelli, Thomsen, Comelli, Ciro y Lucas Pertossi, Viollaz pasan por el pasillo interno del local bailable y salen al exterior por la salida de emergencia.
4:32 - Báez Sosa cruza la avenida 3 hacia la vereda de enfrente.
4:33 - Viollaz en la vereda del boliche.
4:35 - Viollaz en la vereda local del bailable, va en dirección hacia avenida Buenos Aires. Luciano Pertossi es expulsado de la pista de baile.
4:36 - Protagonizan una pelea en la vereda.
4:37 - Los acusados cruzan a la vereda de enfrente.
4:38 - Luciano Pertossi se dirige hacia su grupo.
4:41 - Lucas Pertossi es captado haciendo relevamiento de ausencias de peligros que desbaraten el plan.
4:44 - Personal de infantería se dirige corriendo doblando a la derecha, a socorrer otra pelea.
4:44 - Viollaz capta la ausencia de policías y grita "es ahora, dale, es ahora".
4:45 - Consuman el homicidio y las lesiones contra los que quisieron impedir el ilícito.

En la continuidad con su alegato, narró el segundo episodio que "acontece cuando los ocho acusados premeditan el homicidio". "Fernando Báez Sosa pasó a ser el objetivo desde que tuvo el incidente con Máximo Thomsen en el local bailable, por eso, los golpes mortales estaban dirigidos a Fernando", explicó.

"El resto de los acusados permanecieron en la vereda de Le Brique, pero al ver que estaba Fernando en la vereda opuesta, cruzan para acechar y ultimar a Fernando Báez Sosa por la espalda", remarcó el abogado Burlando e insistió en que se trató de una "emboscada". 

El acuerdo previo se inició entre las 4:33 y 4:37 horas, argumentó la querella.

Fernando Burlando narró la primera etapa del crimen, desde "la seña de degüello de Máximo Thomsen, derivado del incidente menor en la pista de baile". En este sentido, relató el "altercado" sucedido dentro del boliche Le Brique hasta la salida del lugar.

"La suerte de Fernando ya estaba echada, pasó a ser un verdadero blanco móvil y nada iba a disipar el resentimiento de parte de Máximo Thomsen y del grupo de obsecuentes de la violencia", detalló, en relación a los empujones que sucedieron dentro del establecimiento.

Durante su alegato, el abogado narra lo sucedido a la salida del boliche Le Brique en Villa Gesell y especifica la planificación: "Una vez reunidos llevaron adelante el plan, acordaron consciente y libremente matar entre todos a Fernando Báez Sosa y resolvieron la manera de ejecutar el hecho". 

Además, enfatizó en la "total desatención de la víctima" y "la superioridad numérica" al momento del ataque. "No detuvieron su accionar en un lapso aproximado de 50 segundos y un minuto", explicó.

En la sala de audiencias del Tribunal Oral del Crimen N° 1, el abogado manifestó: "Fernando Báez Sosa tenía una vida por delante, una carrera, familia, vida, amor y tantas bendiciones que los acusados le arrebataron por la simple e inexplicable decisión de matar". 

"Al recordar las instancias de este caso, uno se pregunta por qué mataron y mataron por matar. Por llevarse un trofeo en la vida, no les importó a quién", aseveró Burlando.

"No conforme con ver a la víctima, inmóvil, inerte, sin ninguna mínima defensa, siguieron pateándolo", insistió el abogado Fernando Burlando y continuó narrando la escena del crimen: "Fue así cuando se escuchó 'A este me lo llevo de trofeo'. El trofeo fue la vida de Fernando Báez Sosa, un joven de casi de su misma edad".

Durante su alegato, aseguró que los ocho rugbiers imputados "sabían que habían matado a un joven" y que, luego, tomaron la decisión de "ir a buscar a los amigos de Fernando". "¿Qué clase de personas estamos juzgando?", interpeló el abogado.


"No es algo menor dar una orden en algo que provoca el asesinato", especificó Burlando, sobre la arenga de "es ahora" sobre Ayrton Viollaz. Además, continuó: "Enzo Comelli y Ciro Pertossi avanzaron hacia el objetivo, mientras todos los verdugos lo golpeaban". 

En este marco, aclaró que "es un círculo que cierra perfectamente" y que todo lo ocurrido "fue por la espalda". "Ni el peor de los cobardes lo haría. Accionaron un mecanismo que conocían y que evidentemente le era sencillo y fácil atacar, no improvisaron ni un solo movimiento", apuntó. 


Por otra parte, Burlando habló del "incidente menor" ocurrido dentro del boliche Le Brique en Villa Gesell. "Era un lugar donde era imposible no ser víctima de un empujon", especificó, con relación al "conflicto" que generó la feroz reacción de Máximo Thomsen y los demás acusados. 

"Máximo Thomsen ofició del líder en la manada, el dedo pasándose por la garganta de izquierda a derecha, esta amenaza de muerte concretada", apuntó el letrado. "Hubo voluntad de matar y por eso mataron", enfatizó.

Burlando continuó su alegato: "Hay una causa y lo que se investiga es un asesinato. Hubo un asesinato planeado, coordinado, en el peor de los estados que puede tener un ser humano que es en el estado de indefensión y practicado de una manera realmente alevosa". 

En este sentido, se dirigió al tribunal y agregó: "Ver y oír alcanza y sobra para condenar a los acusados a prisión perpetua, que después de matar se jactaron del hecho y hasta incluso se dieron el gusto de acusar a un inocente". 

"Fernando Báez Sosa pidió compasión y no se la dieron", lamentó.

Burlando detalló el momento de la golpiza durante los alegatos y sostuvo que "le impusieron un ataque por atrás y después todos juntos". "Golpearon a cada persona que quiso imponerse en su camino. ¿Cabe alguna duda a esta altura del debate si hubo o no intención de matar? ¿Se puede hablar de incidente o accidente? ¿Se puede hablar de una pelea? ¿Nunca fue amenazado o emboscado?", preguntó en la sala.

"La conquista era su trofeo", remarcó el abogado de la familia Báez Sosa y cuestionó los festejos que hicieron los rugbiers después de haber cometido en el crimen. "Matar les dio hambre", apuntó, en relación a su desayuno en el local de comida rápida. 

El abogado de la familia de la víctima, Fernando Burlando, inició su alegato en el juicio: "Fernando Báez Sosa levanta su mano y pide clemencia, desde el piso. La respuesta fue una patada a la cabeza y otra más, y otra más. Continuaban castigándolo, pegándole patadas en todo su cuerpo".

"Tal vez estaría en un momento sin signos vitales, pero aun así insistieron (...) esperaron el momento justo en el que se retire los policiales, para que así no había nada que lo frene", continuó. 

Previo al regreso del cuarto intermedio en el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, el abogado de la familia, Fernando Burlando, anticipó: "Es factible que vayamos acompañando a la Fiscalía. Hay una opinión muy similar".

No obstante, sostuvo que "es probable que haya alguna otra sorpresa más" durante su alegato. Además, celebró la labor de los fiscales y aseguró que "trabajaron en el mismo sentido y con la misma energía".

Luego del cuarto intermedio, el abogado defensor de los rugbiers, Hugo Tomei, declaró a la prensa: "No voy a hablar, faltan los alegatos del particular damnificado. No voy a hablar ni hacer ningún balance".

Su reacción ocurrió tras ser consultado sobre la pena de prisión perpetua para los ocho imputados que solicitó la fiscalía durante su alegato.

A la salida del Tribunal Oral del Crimen N° 1 de Dolores, Fernando Burlado habló con la prensa y remarcó que para ellos "los ocho acusados participaron del ataque y fueron los asesinos de Fernando Báez Sosa". 

En esta línea, remarcó que la querella que conforma con Fabián y Facundo Améndola quedó "muy conforme con el pedido de la fiscalía" de condenar a los imputados a una pena de prisión perpetua.


Minutos antes de finalizar los alegatos de la fiscalía, Dávila se refirió a Juan Pedro Guarino y Tomás Colazo, quienes formaron parte del grupo, pero quedaron excluidos de la causa. "Quedaron inmutados, no se acordaron de nada... No tengo dudas de que, por una omisión, mintieron", argumentó, sobre sus testimonios en el juicio. 

"Se va a solicitar que se forme causa por separado por el delito de falso testimonio", concluyó, antes de ir a un nuevo cuarto intermedio. 

Guarino estuvo detenido, junto con Alejo Milanesi, pero ambos fueron sobreseídos de la causa por falta de pruebas. Mientras que Tomás Colazo, identificado como el rugbier 11, nunca estuvo preso.

Tras finalizar el detalle de cada uno de los ocho rugbiers imputados, señaló a todos por su condición de "coautores" en un "homicidio doblemente agravado por haber sido cometido por alevosía y con el concurso premeditado de dos o más personas". 

En este sentido, aseveró: "Se solicita que sean condenados a la pena de prisión perpetua" por el homicidio de Fernando Báez Sosa.

En su alegato, el fiscal Juan Manuel Dávila continuó especificando la culpabilidad de Máximo Thomsen como coautor con condominio del hecho. En este marco, narró la "clara señal de amenaza" que le realizó el imputado a Fernando Báez Sosa en el boliche Le Brique.

"Bidonde lo reconoció como el líder y al ser agredido el líder es que se organizan para matar a Fernando", agregó. "Además de la prueba fílmica, contamos con muchos testigos, que detallan que fue el que más le pegó en el piso y le daba puntapiés en la cara con bronca".

Luego, el fiscal señaló a Lucas Pertossi en el lugar donde le pegan a Fernando Báez Sosa y sostuvo que, tras filmar el inicio del ataque, se ubicó al lado de la víctima durante "entre 8 y 10 segundos". "Lucas Pertossi aparte de agredir a Fernando, libera la zona", agregó, al acreditarlo como coautor.

El fiscal también lo señaló como coautor y sostuvo que le propinó un golpe de puño a Fernando, que dejó inconsciente a la víctima. "En la audiencia se acreditó con una certeza total que Fernando fue golpeado por Enzo Comelli y por Ciro Pertossi, que venía de espaldas de manera totalmente simultánea", aseveró.

"Todos golpearon a Fernando Báez Sosa", insistió el fiscal cuando comenzó su argumentación con respecto a la participación de Blas Cinalli. "Intentó ponerse en una mejor situación procesal, lo cual no ocurrió y quedó desvirtuada", sostuvo Dávila, quien también cuestionó la supuesta teoría de los rugbiers sobre que se encontraban "borrachos".

"También se encontró ADN en el pantalón de Luciano Pertossi", especificó el fiscal Juan Manuel Dávila, durante la presentación de los alegatos. En este sentido, remarcó su coautoría en el crimen. "Le pegaba a todo el mundo que se cruzaba para que la zona quede liberada. Se advierte objetivamente en los videos. Todos los amigos afuera, un sólo círculo en el cual se vio a Luciano, Ciro, Comelli y Benicelli sobre Fernando", detalló. 


Luego, Juan Manuel Dávila explicó la implicancia de Matías Benicelli en el homicidio de Fernando Báez Sosa. "Después de la patada de Benicelli, Fernando no se levantó más", comenzó su acusación. 

"Benicelli le pegó y como si fuera poco en sus prendas de vestir -zapatillas, pantalón y camisa- tenían material genético de Fernando, precisamente sangre. En las tres", dijo el fiscal.

Durante su declaración, el fiscal Juan Manuel Dávila acreditó la coautoría de Ciro Pertossi. "No sólo agrede a Fernando, sino a todas las personas también que intentaban auxiliarlo. Luego del ataque, emprendió su fuga al igual que el resto. Y se lo ve limpiándose los nudillos de la mano derecha y con el uso de su boca sus manos", describió el fiscal

Además, agregó que "Ciro Pertossi le pegó a Fernando y lo hizo caer" en el momento del feroz ataque.

"No tenemos ninguna duda de que en ese momento Fernando Báez fue agredido por Ayrton Viollaz", especificó el fiscal del juicio, en relación a la responsabilidad que tuvo el imputado en el homicidio ocurrido el 18 de enero del 2020. 

La exposición de Juan Manuel Dávila tiene la intención de acreditar la culpabilidad de cada uno de los acusados. "Todos hicieron todos y a su vez, agredieron físicamente", remarcó.

Tras la declaración del fiscal Gustavo García, comenzó el cuarto intermedio en el Tribunal Oral del Crimen N° 1 de Dolores. Al retomar la jornada, será Juan Manuel Dávila quien continuará con los alegatos. 

Luego será el turno de Fernando Burlando, Fabián y Facundo Améndola, por parte de la querella. La defensa de los ocho rugbiers acusados del asesinato, a cargo de Hugo Tomei, dará su alegato final este jueves, a las 9 horas. 

Este miércoles, se le secuestró dos celulares a los rugbiers imputados por asesinar a Fernando Báez Sosa y apareció una cuenta de Instagram con la que quisieron expurgar sus culpas (Rugbiers Zárate). 

"¿Vos en el lugar de los padres o madre de Fernando hubieses perdonado a los acusados?", le consultó un usuario anónimo y ellos apuntaron que "no podrían vivir con tanto odio y rencor en su corazón", al igual que los familiares más cercanos del joven.

"Lo siento mucho por los padres de Fernando, pero también por los chicos que se están muriendo en vida. Se nota que están mal", publicaron desde una cuenta que defendía a los ocho imputados. 

Mientras proyectaban los videos del hecho, la defensa de Hugo Tomei pidió unos minutos de receso durante los alegatos de la fiscalía. 

Con respecto a la acusación de homicidio agravado por alevosía, el fiscal argumentó: "Estaban todos regalados, conversando, distraídos, en círculo. Para colmo, el ataque fue a Fernando, le dieron un golpe y cayó casi inconsciente, le pegan y recién ahí debe haber llegado Lucas Pertossi".

Por otra parte, retomó la palabra de los testigos en donde aseguran que fue "una emboscada" y que quisieron "atacar directamente a Fernando".

Continúa los alegatos de la fiscalía en el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa. "Se iban turnando. No hubo roles y funciones, todos hicieron todo. Todos se pusieron de acuerdo para matar a Fernando de esta manera, todos los golpearon", especificó García. 

"Pareciera que los videos complicaron la prueba, me había centrado tanto en ver que hasta me había olvidado lo que había dicho Muñoz. Todos se turnaban y se iban intercambiando", sostuvo. 

Durante el análisis del material comprobatorio del hecho, el fiscal Gustavo García nombró qué lugar ocupaba cada uno de los acusados y sostuvo: "A Máximo Thomsen y Ciro Pertossi se los ve en todo momento". 

Además, continuó con el testimonio de uno de los guardias de seguridad que se encontraba presente en el boliche la noche del 18 de enero de 2020. 

El fiscal analiza el material comprobatorio y señala a cada uno de los ocho rugbiers imputados en la escena del crimen. "De ahí sale Lucas Pertossi, viene para atrás y ahí le pega un par de patadas a Tomás D' Alessandro", señaló Gustavo García. 

"El que llega hasta el baúl, es Matías Benicelli. Sale del lugar donde le están pegando a Fernando Báez Sosa", continuó, en otra de las filmaciones. "Acá se ve Ciro Pertossi, Thomsen y a Luciano Pertossi. Se lo va a ver a Viollaz, muy poco tiempo en el video", agregó. 

Entre los amigos de Fernando Báez Sosa, los médicos y las personas presentes al momento de la golpiza, hubo 23 testigos que pudieron visibilizar el crimen. "Le dimos demasiada trascendencia a los videos, como si fuera la única prueba que había. Es por lo que genera una filmación, es una prueba contundente, pero no se ve todo lo que ocurre en el hecho", sostuvo el fiscal. 

El fiscal Gustavo García fue identificando el rol de cada uno de los imputados en la escena del crimen y recordó el testimonio de los testigos cuando identificaron a Enzo Comelli como el primero que atacó a Fernando Báez Sosa. 

"Atacaron por distintos francos, al menos dos, y yo creo que puede haber un tercero. Ayrton Viollaz viene de un lugar, donde no se puede ver en el video", explicó. "Si se necesitaba algo más para asegurar que se comprometieron a hacer el hecho es esto, filmar el inicio del ataque", argumentó, sobre el video de Lucas Pertossi.

El fiscal Gustavo García, en su alegato, habló sobre uno de los agravantes de la acusación: "Muchas veces se confunde de qué es un homicidio premeditado. Lo que está agravado es el homicidio cuando se comete en el concurso premeditado de dos o más personas, de haberse puesto de acuerdo de matar a una persona". 

En esta línea, continuó su explicación: "Esto tiene una consecuencia muy importante porque ponerse de acuerdo, porque no requiere mucha deliberación, se puede dar en el mismo momento".

Dentro de su presentación, Gustavo García nombró a los acusados en la escena posterior al crimen de Fernando Báez: "Luciano Pertossi y el abrazo con Benicelli. Enzo Comelli, Máximo Thomsen y Blas Cinalli", señaló.

"El que no pasa es Lucas Pertossi. Lo que nosotros suponemos es que dio una vuelta manzana y volvió por la Avenida 2, para luego ir a su domicilio", explicó.

Hugo Tomei cruzó a al fiscalía en su alegato y pidió la palabra por los videos que se presentaron en la audiencia: "Es una prueba nueva esta edición de montaje de videos que ya fueron pasados, hay un aspecto técnico que es más probatorio que el alegato".

"En el alegato hablamos de la prueba. La defensa se encuentra en una posición diferente, no correspondería alegar y mostrar estas imágenes desde una nueva edición", remarcó.

En este sentido, la jueza a cargo se negó al pedido y explicó: "El tribunal tiene presente cuáles son las evidencias y cuáles no. El apoyo fílmico, los alegatos en definitiva no son pruebas, por lo cual el tribunal va a permitir que se siga transmitiendo el video". 

Durante la presentación de su alegato en el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, el fiscal Gustavo García sostuvo que el hecho narrado "encuadra en la figura de homicidio doblemente agravado por haber sido cometido por alevosía y con el concurso premeditado de dos o más personas".

Además, se incluye la acusación de "lesiones leves", con respecto a los golpes de los acusados hacia los amigos de la víctima.

El fiscal Gustavo García continuó su alegato en el juicio: "Atacaron por sorpresa, a traición, por distintos lados y al unísono, sin que tuviera ninguna posibilidad de defenderse o advertir que lo iban a agredir, para luego continuar agrediéndolo estando prácticamente inconsciente y sin posibilidad de defenderse, provocando lesiones que le dieron la muerte".

La fiscalía comenzó su alegato en el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa. "Luego de comprar un helado, se quedan reunidos y conversando en la vereda de enfrente de Le Brique y entre las 4:37 y 4:37 horas hacen lo propio, los nombrados imputados", abrió Gustavo García. 

"Excepto Luciano Pertossi, regresando de la vereda de enfrente y encontrándose con los acusados, permaneciendo al rededor de 7 minutos a pocos metros de Fernando y sus amigos. Acordando en ese momento matar a Fernando Báez Sosa, esperando el momento para hacerlo", continuó.



Luego de los alegatos de la fiscalía, la querella y la defensa, la justicia deberá definir cuál será la condena que le corresponde a los ocho rugbiers imputados por el homicidio, según la información recolectada por el tribunal: testimonios de más de 100 testigos, material inédito de la golpiza y fotos que comprueban su grado de participación en el asesinato.

Los videos completos de la muerte de Fernando Báez Sosa que se mostrarán en el juicio.

El abogado de la familia de Fernando Báez Sosa destacó que "la fiscalía ha hecho un gran trabajo" durante el proceso judicial y explicó que a lo largo de la jornada se presentarán materiales fílmicos para postular su teoría del crimen y "resaltar individualmente a los protagonistas". "Hay una pequeña recreación para mostrarle al tribunal no solamente nuestra postura acusatoria", anticipó.

"No lo veo posible al homicidio en riña, hay mucha contundencia a lo que se trata este asesinato horroroso, todo el mundo sabe que a Fernando lo acorralaron, lo atacaron entre ocho personas, salieron en su búsqueda, lo emboscaron", remarcó.

El abogado que integra la querella, Facundo Améndola, diálogo con TN previo al ingreso al Tribunal Oral del Crimen N° 1 y remarcó nuevamente que van a "pedir perpetua para todos" los acusados.

Además, anticipó que su alegato "no durará menos de cuatro horas", aparte de la presentación de la fiscalía que abrirá la jornada. Allí, se mostrarán videos para reconstruir los hechos y la implicancia de cada uno de los acusados.

Previo a su ingreso a tribunales, el abogado defensor, Hugo Tomei, tuvo un breve diálogo con la prensa. "Venimos a la audiencia a escuchar los alegatos de los acusados. Mañana es nuestro turno. Será una jornada de escucha", anticipó. 

"Estamos para la audiencia de los alegatos de la acusación, veremos qué nos depara", sostuvo, con respecto al pedido de cadena perpetua. Además, habló sobre los rugbiers que no declararon en el juicio y remarcó que "el silencio también es un decir".

Luego del ingreso de los ocho acusados Máximo Thomsen (23), Enzo Comelli (22), Matías Benicelli (23), Blas Cinalli (21), Ayrton Viollaz (23), y Luciano (21), Ciro (22) y Lucas Pertossi (23), accedieron sus familiares al Tribunal Oral del Crimen N° 1, donde se realizarán los alegatos finales. 

Lo hicieron en camioneta y a través de una fuerte custodia policial. Si bien antes llegaban a pie, en la última audiencia se vivieron momentos de tensión por fuertes gritos y empujones hacia ellos.

El abogado Fernando Burlando confirmó que la madre de Fernando, Graciela Sosa Osorio, hablará este jueves en el Tribunal Oral del Crimen N° 1 de Dolores, finalizado el alegato del defensor de los rugbiers, Hugo Tomei.

El Tribunal se encargará de organizar cómo será el orden de las declaraciones, en el caso de que alguno de los imputados quiera hacer uso de sus últimas palabras. Mientras que sobre su posible testimonio, el encargado de la querella apuntó: "¿A una madre que le mataron al hijo se le puede decir qué decir? Imposible. Su voz es muy potente". 

Previo a conocerse los alegatos, Máximo Thomsen, uno de los principales acusados del crimen de Fernando Báez Sosa, pidió este lunes una entrevista con una psicóloga. Según especificaron en Télam, la charla fue "buena" y correspondió a cuestiones relacionadas con la "ansiedad".

El imputado no solo fue asistido en el penal de Dolores, sino que periódicamente solicitó charlar con un profesional de la salud mental en la Unidad Penal de Melchor Romero, donde residió con prisión preventiva hasta que fueron trasladados.

Así como sucedió en la primera audiencia, el 2 de enero, los alegatos se transmitirán en vivo por la fuerte repercusión social y mediática que alcanzó el juicio contra los ocho acusados de matar a Fernando Báez Sosa, a la salida del boliche Le Brique en Villa Gesell.

Este miércoles, la jornada comenzará a las 9:00, y se podrá seguir el minuto a minuto a través del canal de Youtube de la Suprema Corte de Justicia bonaerense. Al día siguiente y en el mismo horario, se realizará el alegato de la defensa.


¿Qué son los alegatos?

25/01/202306:20

Esta mañana, retoma el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa con los alegatos finales. Se trata de un momento clave donde la fiscalía, la querella y la defensa presentarán su teoría del caso, sumando el aporte brindado por los más de 100 testigos, los informes de la autopsia y las fotografías y videos del momento del crimen y horas posteriores.

En esta etapa, la fiscalía, a cargo de Juan Manuel Dávila y Gustavo García, Fernando Burlando y Hugo Tomei deberán revelar la condena que creen pertinente para cada uno de los ocho rugbiers acusados.

Los jueces María Claudia Castro, Christian Rabaia y Emiliano Lazzari concederán la palabra a cada una de las partes. Mientras que, durante los alegatos, no tendrán permitido leer anotaciones ni ninguna "ayuda memoria". Además, por ley, al defensor le corresponde siempre la última palabra, por lo que su alegato será mañana, jueves 26 de enero.

Noticias del día