BA.4, BA.5 y BA.2.12.1

COVID: cuáles son las tres subvariantes de Ómicron y por qué todavía preocupan a los expertos

La supresión de medidas de salud pública como el uso de barbijos y el distanciamiento social está contribuyendo a la propagación del virus en muchos países.

Ómicron se extiende más rápido que cualquier otra variante anterior, con un tiempo de duplicación de 2 a 3 días y todavía representa un riesgo general elevado. 

El coronavirus fue evolucionando, a tal punto que ya son tres las subvariantes de Ómicron: BA.4, BA.5 y BA.2.12.1.

La BA.2 es una subvariante de ómicron a la que en ocasiones se conoce por el nombre de "ómicron sigilosa". Detectada por primera vez en los Estados Unidos, en la actualidad, es la cepa dominante en todo el mundo y es la variante más contagiosa del virus hasta la fecha, según la Organización Mundial de la Salud. 

La BA.2 no se considera más grave que otros tipos de ómicron, pero el gran incremento de los casos llevó un aumento de las hospitalizaciones en países de todo el mundo, según reportó Unicef. 

La supresión de medidas de salud pública como el uso de barbijos y el distanciamiento social está contribuyendo a la propagación del virus en muchos países y es lo que preocupa hoy a los expertos. Sin embargo informaron que las vacunas siguen ofreciendo una importante protección contra las enfermedades graves y la muerte, incluso en el caso de la variante ómicron.

En cuanto a las subvariantes BA.4 y BA.5, los científicos identificaron que presentan mutaciones que ya se observaban en las variantes anteriores y que están asociadas a la evasión inmunitaria. El número de casos con esas subvariantes está aumentando y se estima que las tres tienen "potencial de dar lugar a una nueva ola de infecciones".

A diferencia de las subvariantes de Delta -que había sido detectada en India en octubre de 2020 y fue predominante en el mundo durante el año pasado-, los sublinajes BA.4 y BA.2.12.1 pueden superar la inmunidad proporcionada por infecciones anteriores con otras subvariantes de Ómicron.

"Esto fue inesperado", dijo Houriiyah Tegally, bioinformático del Centro de Respuesta Epidémica e Innovación de Stellenbosch, en Sudáfrica. "Todo el mundo pensaba que solo las nuevas variantes podrían provocar nuevas olas, pero ahora que estamos viendo que ómicron puede hacerlo, quizá deberíamos adaptar el sistema de denominación", sugiere.

Según la revista Nature, el virólogo de la OMS Lorenzo Subissi señaló que la capacidad de evasión inmunitaria no es muy diferente entre las subvariantes de Ómicron. La evaluación de la agencia sanitaria podría cambiar si los estudios futuros demuestran que una subvariante de Ómicron causa una enfermedad más grave que otras.

Mientras tanto, la Argentina ya acumula 9.276.618 de personas contagiadas desde que empezó la pandemia que en país se cobró 128.973 vidas. En la última semana, y en plena cuarta ola, los casos registrados llegaron a 46.045 con 43,1% de ocupación de camas en terapia intensiva. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios