Oficial, CCL y futuros en la mira

Dolarización en ascenso: la presión cambiaria no cede y el BCRA ya vende en tres frentes

El apetito por el billete verde se incrementó, con el blue y el dólar financiero tocando niveles máximos. Además, la curva de futuros se empinó y creció la demanda de bonos dólar linked

La dolarización se intensificó en septiembre, con el blue llegando a un nivel máximo de $ 187,5 el miércoles y los financieros cerca de $ 200, en un contexto donde el Banco Central (BCRA) tuvo que salir a vender cerca de u$s 951 millones en el mercado cambiario para abastecer la demanda.

La brecha cambiaria entre el blue y el mayorista terminó el mes cerca de 88% mientras que respecto al CCL libre, que se realiza con acciones, llegó a superar el 100% esta semana, alcanzando un nuevo récord.

Además, en septiembre el interés por los bonos dólar linked fue en aumento dado que los inversores buscan mayor cobertura cambiaria.

Lea más: Dólar mata inflación: inversores temen más a una devaluación que a la suba de precios

Temor a devaluación

En tanto, en el mercado de futuros de dólar la curva se empinó en septiembre con tasas implícitas de 50% para los próximos seis meses, pese a que el Central volvió a operar en el Rofex para calmar las expectativas devaluatorias. 

Cabe señalar, en agosto el BCRA habría cerrado con una postura vendedora de u$s 300 mientras que finalizó septiembre con una de u$s 1700 millones.

Si a eso se suma que también interviene en el mercado de bonos para contener el CCL, los frentes del Central se muestran cada vez más complicados.

Septiembre en rojo


En septiembre las ventas en el mercado de cambios por parte del Central llegaron a los u$s 951 millones, siendo la cifra mensual más alta desde octubre de 2020.  

Sin embargo, desde el BCRA remarcaron que las ventas en el mercado de cambios cerraron septiembre en valores históricamente bajos para el mes.  

"El año pasado, en septiembre el BCRA asistió con u$s 1.618 millones. En 2019 habían sido u$s 1.322 millones y en 2018 u$s 1.988 millones. Otros valores de referencia son los u$s 1.874 millones que se vendieron en 2015, los u$s 1.161 millones de 2013 o los u$s 1.499 de 2011", destacaron fuentes del Central.

En este sentido explicaron que en septiembre, con el fin de la liquidación de la cosecha gruesa, los importadores son demandantes netos de divisas.

"Este año esa demanda se mantuvo históricamente alta, garantizando el ingreso de bienes de capital y los insumos necesarios para la actividad económica", agregaron.

"También fue significativo a lo largo del mes el pago de importaciones de energía, por la afectación de la producción local por cuestiones climáticas, y de vacunas vinculadas a la pandemia de Covid 19", concluyeron. 

Las importaciones de energía vienen creciendo en importancia dentro de las compras al exterior, tal es así que en agosto representaron el 13% del total. 

Presión cambiaria

"La situación cambiaria se está tensando mucho. El Banco Central, sobre todo entre marzo y agosto, acumuló reservas para atravesar el desierto que se viene ahora y el Tesoro mantuvo el déficit a raya", destacó Lorenzo Sigaut Gravina, director de Análisis Macroeconómico de la consultora Equilibra.

Sin embargo, después de la derrota en las PASO y la incertidumbre desatada en la coalición gobernante, sólo se puede esperar una mayor inyección de pesos en la economía, lo que puede ir al dólar, explicó el economista.

"El problema es que el Gobierno en los últimos meses subió el tipo de cambio oficial al 1% mensual y probamente puede llegar hasta el 15 de noviembre así. Pero después hay que salir de eso y una alternativa es que el tipo de cambio oficial después de las elecciones se empiece a mover en línea con la inflación pero tampoco se puede descartar un ajuste cambiario", agregó.

"Después de las legislativas puede haber otro cimbronazo y todo este cocktail arma una situación muy compleja donde el dólar gana terreno. Ante la incertidumbre, los argentinos desconfiamos de nuestra moneda y nos dolarizamos", recalcó Sigaut Gravina.

Por otro lado, el jefe de Estrategia de Cohen Aliados Financieros, Martín Polo remarcó: "Lo que está pasando refleja el temor que tiene el inversor en cuanto a que las dinámicas que tomaron las variantes nominales son preocupantes. Por un lado, tenes reservas en caída, lo que básicamente responde a que los procesos se retroalimentan: al tener una brecha elevada el inversor trata de cubrirse porque sabe que en algún momento se deberá achicar y entonces trata de adelantarse a ese evento. Eso hace que al Banco Central le cueste acumular reservas".

"De hecho, en el año prácticamente no aprovechó la bonanza de haber tenido la soja alta y los DEG porque el hecho de que no haya buenas expectativas respecto al programa financiero del Gobierno hace que la gente se quiera dolarizar. Si a eso le sumas que cada vez tenes mas pesos en el mercado, producto de un déficit fiscal creciente, todos hacen la cuenta que esta economía con una brecha tan alta no es sostenible por mucho tiempo y actúan en consecuencia", agregó.

En el Gobierno calculan que la tendencia de ventas de divisas se sostendrá en octubre y noviembre y para diciembre, con el ingreso de la cosecha fina, el BCRA recuperará la capacidad de comprar divisas en el mercado de cambios.

Tags relacionados

Comentarios

  • H5

    HDA 54

    01/10/21

    Boleto PiKado.

    0
    1
    Responder
  • OF

    Omar Ferrería

    01/10/21

    Hummm.

    0
    0
    Responder