Wall Street

Cuál es la proyección de los bancos de inversión para el S&P500 en 2024

Los bancos mantienen la cautela. El más optimista de todos espera un avance del 8% respecto de los valores actuales. A su vez, el más pesimista es JP Morgan y espera una merma del 13%.

En esta noticia

Se inició 2024 y como en cada comienzo de año, los bancos de inversión hacen sus estimaciones para el S&P500.

En general, las ganancias esperadas no son muy abultadas. El más optimista de todos espera un avance del 8% respecto de los valores actuales.

A su vez, el más pesimista es JP Morgan y espera una merma del 13%.

Rebota el CCL y analistas ven oportunidades en Cedear: ¿cuáles recomiendan?No hay activos para ganarle a la inflación: recomiendan dolarizar carteras

 Proyecciones de bancos de Wall Street para 2024

Terminó el 2023 y con ello el fin de un año fantástico para Wall Street, en el que se observaron abultadas ganancias en las acciones.

En el 2023, el Nasdaq cerró con una ganancia de 54,4%, siendo su mayor suba anual desde 1999.

En el caso del S&P500, el índice ganó 24,6%, mientras que el Dow Jones finaliza el 2023 con un avance del 13,8%.

En los tres casos, el mercado se ubica en máximos históricos, borrando todas las pérdidas evidenciadas durante el 2022.

Tras la fuerte suba actual del índice, los distintos bancos de inversión se muestran dispersos en cuanto a sus proyecciones para lo que puede llegar a ocurrir en 2024.

El fondo de inversión Oppenheimer estima que el S&P500 se ubicará para 2024 en niveles de 5200, lo cual implica una suba del 8% respecto de los valores actuales.

Los bancos Citi, Deutsche Bank, Goldman Sachs y BMO estiman que el S&P 500 subirá 5,6% el 2024, cerrando en 5100 puntos.

Por su parte, los bancos Bank of América y RBC Capital Markets ven al índice subir hasta los 5000 puntos para fin de 2024, es decir, una ganancia de 3,5% respecto de los valores actuales.

Finalmente, con un tono más cauteloso se encuentran los bancos UBS y Barclays, que no esperan cambios para el S&P500 en 2024, ya que estiman que el mismo cerrará el año en los valores en los que se encuentra operando el índice actualmente.

Del lado bajista se encuentran JP Morgan, que espera una merma a 4200 puntos en el S&P500, es decir, cayendo 13% respecto de los valores actuales.

Del lado bajista también se ubican Morgan Stanley, Scotiabank, Wells Fargo y Societe Generale, con una pérdida de entre -7% y 1,5% respecto de los valores actuales.

Argumentos alcistas y bajistas

El avance en las acciones se debe fundamentalmente a la expectativa de una Reserva Federal que está tornándose más laxa en su política monetaria.

El mercado observa que la batalla contra la inflación está siendo ganada por el banco central de EEUU, por lo que le da menos argumentos a que la Fed tenga que seguir aplicando política monetaria contractiva.

Este mes, la Fed optó por mantener las tasas de referencia en 5,25-5,50%, tal como descontaba el mercado previo a la reunión.

Lo interesante es que tanto informe del Comité de Política Monetaria de la Fed (FOMC) como las declaraciones del Presidente del banco central de EEUU, Jerome Powell, dieron un sesgo muy dovish (laxo) sobre el futuro de la política monetaria.

El diagrama de puntos de la Fed (el Dot Plot), apunta a recortes de 75pbs en 2024, es decir, tres bajas de tasas para 2024.

El cambio moderado en la postura de política monetaria de la Reserva Federal ha provocado una fuerte caída de los rendimientos de los bonos del Tesoro, una fuerte caída del dólar y un rally en las acciones.

Es decir, los inversores hacen una apuesta a que el ciclo contractivo de la Fed ha llegado a su fin y que pronto comenzarán la baja de tasas.

El dinero más barato vuelve a entrar en escena, a la vez que se especula con que el fin del ciclo contractivo en la política monetaria permita una mayor expansión económica, evitando el aterrizaje forzoso.

La clave pasa por cómo pueden evolucionar las acciones hacia adelante, dada esta expectativa y no todos los especialistas están alineados.

Mike Wilson, estratega jefe de acciones de EEUU y CIO de Morgan Stanley cuestionó las previsiones optimistas de algunos analistas, señalando que la menor inflación no ha favorecido a las empresas de pequeña capitalización y a los sectores financieros como se esperaba.

En ese sentido, Wilson sugirió que los múltiplos deberían ajustarse, ya que las ganancias siguen siendo sólidas para las grandes empresas, pero con presión sobre los múltiplos debido a comparaciones más difíciles en 2024.

Wilson predijo que una débil temporada de resultados del cuarto trimestre preparará el escenario para un año regular en el que el índice de referencia S&P 500 no llegará a ninguna parte rápidamente.

"Vemos que el riesgo de ganancias persistirá en el corto plazo antes de que se consolide una recuperación más amplia a medida que avance el próximo año", escribió.

En cambio, John Stoltzfus estratega jefe de inversiones y director gerente del fondo de inversión, Oppenheimer, prevé que el S&P 500 aumentará a 5200 para finales de 2024.

"Esperamos que 2024 sea un año de transición a medida que los mercados naveguen por lo que esperamos que sea el giro de la Fed, desde una política monetaria restrictiva hacia una postura más flexible", dijeron estrategas liderados por John Stoltzfus.

El llamado de Oppenheimer supone que la desaceleración del crecimiento económico evidente en los primeros datos del cuarto trimestre de 2023 se extenderá hasta 2024, amortiguando aún más las presiones inflacionarias que requirieron la política estricta de la Reserva Federal.

Stoltzfus y su equipo esperan que la Reserva Federal adopte medidas para reducir las tasas de interés en la segunda mitad de 2024.

Por su parte, Goldman ha elevado el objetivo del índice S&P 500 para finales de 2024 de 4.700 a 5100. Esto representa un aumento del 8% con respecto al nivel actual.

Según explican desde Goldman, la desaceleración de la inflación y la flexibilización de la Fed mantendrán los rendimientos reales bajos es lo que respaldarán valuaciones más altas de las acciones en 2024.

Con una visión alcista, Deutsche Bank proyectó que el S&P 500 terminará el 2024 con una suba del 12%, llegando a rondar los 5100 puntos.

El banco espera que las ganancias corporativas se mantengan resistentes incluso si Estados Unidos sufre una leve recesión.

El banco alemán pronostica que los beneficios de las empresas que componen el índice subirán un 10% tras tener en cuenta una contracción económica. Por otra parte, si el producto bruto interno crece un 2%, entonces las ganancias mejorarán un 19%.

"Si el crecimiento de los beneficios continúa recuperándose como pronosticamos, las valoraciones seguirán bien respaldadas en torno al tope del rango, como es típico en la valoración de un repunte en el crecimiento de los beneficios", explicaron los especialistas a cargo del reporte.

Finamente, en una nota reciente, la estratega de mercado de Bank of América, Savita Subramanian anticipó que "ya hemos superado la incertidumbre macroeconómica máxima. Somos optimistas no porque esperemos que la Reserva Federal haga recortes, sino por lo que la Reserva Federal ha logrado: que las empresas se hayan adaptado a tasas más altas y a la inflación".

Por esta razón, Subramanian predice que el S&P alcanzará los 5000 durante 2024, un nuevo récord y aproximadamente un 4% por encima de su nivel actual.

Temas relacionados
Más noticias de FED

Las más leídas de Finanzas y Mercados

Destacadas de hoy

Cotizaciones

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.