Super cepo

Cómo impactaron las regulaciones del BCRA en el mercado en la primera semana

Un informe privado destaca que el volumen operado en Ledes (en sus versiones cable y MEP) cayó casi a la mitad.

Las medidas anunciadas por el Banco Central el pasado 12 de agosto, tendientes a restringir las operaciones de dólar contado con liquidación (CCL), generaron malestar en el mercado, que las criticó por un presunto "mal timing", por llegar cuando los desarbitrajes se estaban arbitrando.

Mientras tanto, la Alyc Buenos Aires Valores (BAVSA) analizó el impacto de la medida en materia de volúmenes en su primera semana de instrumentación. 

BAVSA destacó una fuerte disminución en el volumen operado en letras de descuento (Ledes) durante agosto, en sus versiones C (dólar cable) y D (dólar MEP) en el segmento prioridad precio tiempo (PPT).

Según BAVSA, en Ledes "podíamos observar niveles de entre 20 y 24 millones de dólares diarios pre-regulación y se pasó a un volumen operado de promedio 12 millones de dólares postregulación, acusando de esta forma un fuerte impacto en el mercado de cambios". 

El nuevo súper cepo generó desconcierto: señalan falta de timing en la decisión oficial

BAVSA evaluó el volumen de Ledes ya que fue en este tipo de letras donde se concentraron las operaciones de cambio libres realizadas por pantalla.

Cabe señalar que las regulaciones del 10 de julio, que prohibían operar más de 100 mil nominales de bonos en dólares por semana, llevaron a que los agentes que querían dolarizarse en grandes volúmenes se vuelquen a Ledes o a operaciones por segmento de negociación bilateral (Senebi). 

"Entendemos que, tras estas regulaciones, el volumen operado en dólares por el total del mercado será más bajo", agregaron desde Buenos Aires Valores. 

En otro tramo del informe, BAVSA señala que, además de la disminución del volumen operado en dólares, una de las consecuencias de las regulaciones es la disminución del canje de dólar CCL a dólar MEP.

En ese sentido, el documento subraya: "Después del set anterior de regulaciones (impuestas a partir del 12 de julio) que impulsó el canje hasta la zona del 6%, el mismo ha ido reduciéndose hasta llegar a los niveles actuales de 2,7%. Entendemos que la dinámica de corto plazo juega en contra del canje, ya que con la regulación actual sólo pueden vender títulos contra C quienes posean cuenta bancaria en el exterior mientras que pueden vender títulos contra D quienes posean una cuenta local en dólares, siendo esto último algo mucho más factible que lo primero". 

Antes de la regulación, quien precisaba dolarizar flujo podía comprar dólar cable sin tener cuenta bancaria; hoy, quien no tiene cuenta bancaria en el exterior, la única posibilidad de dolarización que tiene es comprar dólar MEP.

 Por último, desde la sociedad de Bolsa consignaron que "la mayor presión continuará sobre el dólar MEP regulado (AL30/AL30D)" y que "el volumen operado del AL30D en el plazo de 48 horas se recuperó rápidamente y alcanzó niveles preregulación en la última rueda de la semana".

En tanto, un informe de la Consultora 1816 señaló: "Las últimas restricciones del BCRA impactaron muy fuerte en los volúmenes operados de bonos contra dólares en la Bolsa, tal cual esperábamos. Con datos al jueves 19, el volumen promedio de MEP + cable pasó de u$s 125 millones previo a las medidas a apenas u$s 45 millones las últimas cuatro ruedas. Menos liquidez es menos valor, de modo que esto afecta a todos los activos argentinos denominados en moneda extranjera". 

Sigue el disgusto con las medidas 

La mayoría de operadores de mercado no oculta su disgusto con la decisión del Banco Central de haber restringido aún más la operatoria. Quien se refirió a la cuestión fue Javier Timerman, socio de AdCap y co-fundador de Banza. 

"Medidas como el cepo y el mega cepo sirven para dar un mensaje o para calmar algo de forma momentánea, pero son como la aspirina: no curan, no sirven. Nadie cree que sirvan. En un mercado de capitales que necesita atraer inversiones, toda regulación termina siendo contraproducente y negativa. Los cepos crean preocupación entre los inversores", destacó Timerman en una entrevista radial con CNN Economía.

Además, Timerman agregó: "Las empresas argentinas solo quieren invertir en money markets: no confían en instrumentos de corto plazo ni del BCRA ni del Gobierno Nacional. Le tienen más confianza a los bancos privados. Por eso, hoy se necesita una hoja de ruta que incluya una reforma impositiva, fomentos industriales, que diga cómo financiar el gasto, y que todo eso esté motivado en cómo conseguir inversiones porque la economía solo va a crecer cuando haya inversión".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios