Política monetaria

Brasil sorprende y sube la tasa: ¿una buena noticia para el dólar y el BCRA?

El Banco Central sube la tasa de interés. Se espera que una suba de tasas genere cierta apreciación del real, lo cual podría favorecer al BCRA empujándolo a que tenga que devaluar menos. Advierten igual que los factores locales son mucho mas importantes para la estabilidad cambiaria.

En el día de ayer se supo que el Comité de Política Monetaria (COPOM) del Banco Central de Brasil (BCB) dispuso un aumento de 100 puntos básicos en su tasa de referencia Selic.

De esta manera, la entidad monetaria llevó la tasa de interés desde el 4,25% al 5,25%, marcando una postura cada vez más restrictiva (hawkish) del lado monetario. 

De hecho, la suba de tasas se ubicó en el rango superior de las expectativas de mercado, que esperaban una suba entre 75 a 100 puntos básicos, y se trató de la mayor suba en la Selic desde 2003.

La explicación más importante para entender a la suba de tasas se debe a cuestiones inflacionarias que se están dando en Brasil. De hecho, en el comunicado oficial, el BCB aseguró que "la inflación minorista ha sido persistente" en el marco de una economía donde "indicadores recientes continuaron evolucionando satisfactoriamente".

La inflación se situó en torno al 8% en el último año, por lo que el Banco Central de Brasil se está tomando muy enserio las presiones inflacionarias y por ello toma medidas clásicas desde el lado monetario, subiendo la tasa y aplicando políticas monetarias contractivas. 

Por este motivo, en el informe del Banco Central de Brasil se resaltó que "para la próxima reunión, el comité prevé un nuevo ajuste de la misma magnitud".

El Banco Central de Brasil inició un proceso de suba de tasas (tightening), llevando a la Celic desde niveles del 2% a finales del año pasado hasta los niveles actuales de 5,25%. 

La suba de tasas ha generado una apreciación del real producto de un contexto de mayores flujos hacia Brasil, provocando también una suba de las acciones.

Juan Manuel Franco, economista de Grupo SBS afirmó que tras el fenomenal estímulo monetario que tuvo lugar en todo el mundo a partir de la crisis del Coronavirus, algunos países comenzaron hace unos meses a implementar una política monetaria más hawkish debido a los efectos de los estímulos sobre los precios.

En este sentido, Franco destaca que un claro ejemplo de esto es Brasil, cuyo Banco Central dispuso ya 4 subas en su tasa de referencia Selic en lo que va del año llevándola desde 2% en febrero a 5,25% en la reunión de ayer.

"La tasa Selic se ubica incluso encima de sus niveles pre-crisis. En cuanto a la dinámica del real brasilero (BRL) se espera que estas subas de tasas fortalezcan a la moneda brasilera, en una economía que además vino recibiendo buena cantidad de flujos de capitales desde hace unos meses, favoreciendo la apreciación", comentó Franco.

Tras la decisión de tasas del Banco Central de Brasil, el real se aprecia más del 1% y regresa a R$ 5,11. 

Si bien el tipo de cambio en Brasil se ubica prácticamente en los mismos niveles que comienzo de año, la moneda se apreció 14,4% desde sus máximos históricos de R$ 5,97.

Martin Polo, estratega de Cohen explicó que el hecho de que Brasil haya subido la tasa de interés marca que Brasil tenga un compromiso más firme de bajar la inflación de una manera más sana, u ortodoxa.

"El Banco Central apuesta a subir la tasa de interés como mecanismo de contención de una inflación que está por encima de su meta y, dado ese contexto, la entidad monetaria actúa en consecuencia. De esta manera, el hecho de tener un Banco Central independiente, sumado a un plan de reformas, hace que la historia de Brasil, más allá de la volatilidad política y sanitaria, haga que Brasil siga siendo una buena historia para contar", sostuvo Polo.

Por su parte, Diego Martínez Burzaco, estratega de Inviu afirmó que la decisión fue más hawkish de lo esperado, lo que le debería dar algo de soporte al real.

"Es bueno tener pragmatismo, aunque todavía la tasa de interés se queda "corta" respecto la inflación de los últimos dos meses, que fue arriba del 8% anualizada. Para fin de año, se espera un rango de inflación entre 6,5% al 7% en Brasil y que la Selic converja hacia ese nivel. La suba de tasas es buena señal para atraer capitales, hay que ver cuánto le pega a la recuperación económica. Por el momento, creo que este último impacto es marginal", explicó el estratega de Inviu.

Impacto en Argentina

Una apreciación del real es una buena noticia para la Argentina, fundamentalmente para el Banco Central (BCRA) ya que se evita devaluar más rápido el peso.

Es decir, si la moneda del principal socio comercial se aprecia, ello implica una devaluación implícita para el país, por lo cual el BCRA se beneficia de tener una mayor devaluación del peso in que efectivamente tenga que devaluar más rápido (acelerar el crawling peg).

Sobre el impacto sobre el peso argentino, el economista de Grupo SBS, Juan Manuel Franco, considera que la noticia es buena si consideramos que el crawling peg dispuesto por el BCRA se ubica por debajo de la inflación, apreciando al peso en términos reales.

"Si se aprecia la moneda de un socio comercial clave como Brasil, el efecto sobre el tipo de cambio real es menor al que se daría si el real también se depreciara contra el dólar. De todos modos, la política cambiaria argentina debería enmarcarse en un programa de estabilización macroeconómico con objetivos fiscales y monetarios clave que apunten a corregir desequilibrios para no depender de factores externos como la política monetaria de otro país", dijo.

Por su parte, Leonardo Chialva, director de Delphos Investment resalta que la dinámica del real es clave para que el BCRA pueda mantener al tipo de cambio como ancla inflacionaria.

"Una tasa más alta supone una mayor defensa a la moneda, asi que creo que por ese lado va a aportar estabilidad y potencialmente apreciación del real. Esto último va a depender a su vez del contexto global, así como también lo que ocurra con las decisiones monetarias de la Fed y el futuro de las materias primas", comentó.

Hay cierto consenso de que lo más importante para la Argentina es que el gobierno logre solucionar cuestiones domesticas fundamentalmente. Entre ellos, los analistas resaltan los desequilibrios fiscales, un acuerdo con el FMI, inflacionarias y sanitarias como las variables clave a vigilar.

Marcelo Romano, economista de Portfolio Personal Inversiones considera que la suba de tasas en Brasil no cambia el panorama para la Argentina.

"No vemos que exista una correlación la moneda argentina con el resto del mundo. Al tener un cepo tan duro, los movimientos de capitales que busquen tasa no llegan al país. Por otro lado, la suba de la tasa de interés en Brasil te va a permitir que el crecimiento de Brasil se acelere un poco mas aunque hayan subido la tasa ya que da expectativa de caída de la inflación hacia adelante. Ese es el verdadero impacto que tiene sobre la economía argentina", comentó Romano.

Por otro lado, el economista de PPI afirma que el BCRA no recibe un gran beneficio de una apreciación de la moneda.

"Creo que el BCRA no se beneficia. Lo que si le mejora es la competitividad del sector privado. La apreciación del real en un contexto normal podría beneficiar a lo financiero, al comercio de bienes y al movimiento de las personas. Sin embargo, estamos en un contexto de cepo, pandemia y conflictos del Mercosur", explicó. 

Por su parte, Martin Polo, estratega de Cohen afirmó que el hecho de que a Brasil le vaya bien, favorece potencialmente a la Argentina. Sin embargo, destacó que es clave la dinámica de los desequilibrios locales y la potencial corrección de los mismos.

"Que a Brasil le vaya bien, a la Argentina lo favorece. Brasil tiene camino por recorrer y Argentina debe acompañar. Mas allá de que el real se vaya, por ejemplo, a R$ 4,5, ello no implica que al BCRA se le allane el camino. Creo que el gran determinante para la Argentina es su propia historia, que pueda corregir el tema fiscal, generar expectativas consistentes y optimistas sobre la evolución de las variables nominales de modo que el BCRA pueda favorecerse", dijo.

En relación al impacto en lo local a partir de la suba de tasas de Brasil, Martínez Burzaco considera que "para Argentina, un real más fuerte implica "menos" presión devaluatoria oficial, pero muy en el margen ya que la inflación está en el 50% anualizado", dijo.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios