Coleccionar también rinde: Se viene la película de He Man y sus muñecos pueden duplicar su valor

Cuando los coleccionistas de Master of the Universe se enteraron que el año próximo comenzará el rodaje de la película de He Man, los muñequitos duplicaron su valor. Y se prevé un nuevo aumento del 100% una vez que se estrene el film, que empezará a rodarse el año que viene. El "Kobra Khan camuflado" cuesta $ 8.000 si el blister está abierto y $ 30.000 si está cerrado, pero una vez estrenada la película puede llegar a $ 60.000

"Invertir en muñequitos es la mejor inversión ya que, al igual que el whisky, no tienen una fecha de vencimiento, y en una economía con una inflación del 30%, da sus réditos. Incluso, cuanto más vintage son los muñequitos, más se cotizan, en especial entre aquellos que tienen cierta nostalgia de la infancia", revela un coleccionista, que exige el anonimato porque está mal visto en el ambiente hablar de esto como una inversión.


En los grupos de Facebook, los coleccionistas odian a los que acumulan muñequitos para hacer negocios: se jactan de que ellos lo hacen por amor. Si descubren a alguien que quiera hacer un negocio, directamente lo expulsan del grupo.


Pero es un amor que trae réditos económicos. Desde que se anunció que el año próximo comenzará a rodarse la película de He Man, los muñequitos duplicaron su valor.


En 1989, cuando habían sacado el primer film, se hicieron personajes nuevos, que ahora son muy valorados.
El muñeco cerrado en un blister sin abrir se cotiza mucho mejor que uno abierto. El más codiciado de todos es el "Kobra Khan camuflado", que sólo se fabricó en Argentina en cantidades muy limitadas, ya que no figura en los catálogos internacionales oficiales de Mattel, pero es muy buscado por coleccionistas de todo el mundo. "Los argentinos inventamos la birome, el dulce de leche y el Kobra Khan camuflado", se jactan los fanáticos en el mundillo, que pagan $ 8.000 por este muñequito si el blister está abierto y $ 30.000 si está cerrado, siempre cuando sea original, porque en el ambiente destacan que se está truchando mucho. Para eso, hay que comprárselo a alguien que tenga décadas de coleccionista. ¿Cómo se hacen los truchos? Le sacan las manos a los otros muñecos, se las pegan, y con aerosol negro le ponen las inscripciones en negro.


Hay dos perfiles distintos de coleccionistas: están quienes exigen que el blister esté cerrado, y si alguien llega a querer abrirlo se mueren. Y otros que no compran nada cerrado, quieren tocarlo y disfrutarlo. Pero como uno cerrado puede valer hasta diez veces más que uno abierto, hay quienes cierran el blister y hasta ponen el cartón en el horno y le dan un golpe de calor para que aparente que siempre estuvo cerrado.


Los coleccionistas suelen tener entre 35 y 40 años: se fanatizaron con Skeletor en su infancia, y tienen a los muñequitos en el living de su casa, en una vitrina con candado, donde suelen incluir luces, para que se aprecien de noche. La llave para abrir la vitrina sólo la tienen ellos, y nada más que ellos. A sus hijos, no los dejan ni tocarlos. Los cuidan como si tuvieran oro en polvo. Es gente de buen poder adquisitivo que puede tener en su vitrina $ 200.000 en muñequitos.


"Yo no vendo", suele ser el latiguillo de los coleccionistas. Excepto quienes se aburren y quieren comprar otra cosa.


Lo cierto es que He Man es cada vez más auge en todo el mundo: en Facebook está lleno de grupos de coleccionistas. El año pasado el muñequito de He Man valía $ 650 y ahora ya trepó a $ 1.000. El dueño de un locutorio en el barrio de Congreso puso un cartel en su local diciendo: "Compro y vendo muñecos de He Man. Si te aburriste, no te gustan más, o los vas a vender, vendémelos a mí".
Todo sea...por el poder de Grayskull!!!

Tags relacionados
Noticias del día