Super Mario 64: por qué los videojuegos retro se han convertido en grandes inversiones

La semana pasada, alguien pagó u$s 1,56 millones por una copia impecable y nunca abierta de Super Mario 64. ¿Qué está pasando?

Tengo en el escritorio frente a mí un cartucho de 25 años del videojuego de Nintendo Super Mario 64. Adorado por las horas de alegría que generó, este cartucho está entre las 11 millones de copias producidas.

Además de ser un artefacto verdaderamente seminal de la historia de los videojuegos, esta briqueta de plástico y silicona japoneses (la etiqueta ligeramente manchada de mostaza) de 1996 en particular palpita con valor sentimental. Adquirí el juego, junto con una consola Nintendo 64, con mi primer sueldo ganado con mucho esfuerzo después de que llegué a Tokio. Lo he guardado como una reliquia nostálgica de una época feliz. No me separaría de él por nada. O eso pensaba.

He sacado el videojuego de donde estaba guardado por primera vez en décadas, no para jugarlo, pero para ayudar a aclarar en mi cabeza el hecho de que la semana pasada alguien pagó u$s 1,56 millones por algo muy parecido. O bastante parecido. Pero obviamente menos manchado por adoración, contacto humano o mostaza.

Bitcoin: Elon Musk dijo que SpaceX invirtió en la cripto y se disparó la cotización

De repente, los áticos de todo el mundo están siendo asaltados por buscadores de tesoros con pensamientos similares. La búsqueda, entre los cientos de millones de videojuegos que hace tiempo que fueron sacados de sus paquetes, jugados y guardados, es para aquellos que permanecen sin abrir.

El dinero pagado por un postor anónimo por una copia impecable y nunca abierta de Super Mario 64 en una venta realizada por el especialista en coleccionables Heritage Auctions rompió el récord para un videojuego. Y ese récord en sí se estableció sólo unos días antes con la venta de una rara copia de 1987 de The Legend of Zelda de Nintendo, que se vendió por u$s 870,000. Nunca se esperó que el juego de Mario recaudara mucho más de u$s 100.000, e incluso el subastador luchó para ocultar su sorpresa cuando se rompió el techo de u$s 1 millón.

Criptomonedas: EE.UU. quiere aumentar las regulaciones en el mercado

Para cuando terminó, la subasta de videojuegos antiguos de tres días, que según Heritage es la primera de su tipo, había recaudado un total de u$s 8,47 millones en ventas, lo que provocó que muchos observadores decidieran que algo estaba pasando. ¿Pero qué, precisamente?

La teoría más popular es que en este mundo extraño, los videojuegos retro están en una especie de burbuja, el tipo de globos especulativos de precios que parecen impulsados por el estímulo global y la relajación monetaria relacionados con Covid-19 y que recientemente han inflado activos desde inmuebles y acciones de pequeña capitalización hasta cálculos biliares de vaca medicinales y tokens no fungibles de collages digitales valorados en u$s 69 millones. La era actual de los mercados financieros ya se siente tan extraña que el descubrimiento de que alguien pague u$s1,5 millones por un videojuego que nunca jugará y que es especial sólo por su condición prístina no debería ser tan extraño.

Aun así, la inflación de precios de los videojuegos vintage puede tener un largo camino por recorrer. Al igual que el vino, el arte, las monedas raras y otros activos que siempre han atraído a los coleccionistas puros, el mercado de los videojuegos antiguos ahora podría encontrarse en ese punto óptimo donde la demanda del mercado "natural" de aficionados se amplifica por una afluencia de ‘dinero caliente' que ve los objetivos puramente en términos de inversión, valor almacenado y beneficio potencial.

Las criptomonedas cada vez más cerca de enfrentarse a una elección fatídica

¿Por qué ahora? La pista fundamental aquí no es la macroeconomía, sino la forma en que se ha atribuido y certificado la calidad prístina del videojuego de Mario de u$s 1,56 millones. Según Heritage, este videojuego batió récords, ya que obtuvo una puntuación de 9.8 A++ en la escala de Wata Games, de hecho, la clasificación más alta posible. (A++ está reservado para juegos que permanecen sellados como estaban cuando salieron de la fábrica. Ésta es "la mejor condición que uno esperaría ver en un sello", dice Wata).

El sistema de clasificación de Wata es por mucho el factor decisivo. En 2018, la compañía con sede en Denver estableció un sistema estandarizado para autenticar y clasificar la condición prístina y la rareza de los videojuegos antiguos, creando de un plumazo el tipo de clasificación de calidad y garantías que se requieren para darle seguridad a los inversores y para que los mercados de coleccionables se desarrollen correctamente.

Es un patrón familiar. En 1986, el establecimiento del Servicio Profesional de Clasificación de Monedas y su sistema de clasificación elevó el mercado estadounidense de monedas coleccionables a la estratosfera. Lo mismo sucedió algunos años después con las tarjetas de béisbol y más tarde aún con los cómics. En cada ocasión, se creó un estándar claro y universalmente aceptado para evaluar el activo y protegerlo de forma segura. Aproximadamente un año después de establecerse, el mercado de artículos de colección se disparaba repentina y sosteniblemente, lo que provocaba que se batieran nuevos récords de precios a medida que se establecía la aceptabilidad del estándar.

En ese sentido, la venta de Super Mario 64 por u$s 1,56 millones no nos dice tanto sobre el deseo de un coleccionista de un solo videojuego, sino más bien que todo el mercado de videojuegos antiguos ha cruzado un Rubicón técnico que lo convierte en una inversión atractiva, eso podría, posiblemente, inflar una burbuja de activos. Lamentablemente, mi copia -principalmente debido a la mostaza- tal vez obtenga un Wata 5.5 en el mejor de los casos.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios