La pandemia disparó los vuelos en jets privados y ya hay escasez de aviones

Un número récord de vuelos aviva la lucha del sector por conseguir aviones viejos o nuevos

El regreso irregular de los vuelos programados está desviando a número récord de viajeros ricos hacia los jets privados, lo que provoca una escasez de aviones mientras el sector se esfuerza por aumentar su capacidad.

Este año se han realizado más de 4,2 millones de vuelos en jets privados, según el proveedor de datos de aviación WingX, con un número récord en cada uno de los últimos seis meses. En la primera semana de noviembre aumentaron un 54% respecto al mismo período del año pasado, y un 16% respecto a 2019.

Marine Eugene directora ejectuiva de Flexjet, una empresa de que trabaja con el modelo de fractional ownership, dijo que "pasó prácticamente los últimos nueve meses comprando aviones".

Cómo la guerra entre Taylor Swift y un fondo privado terminó en uno de los experimentos más interesantes de la historia de la música

Los ejecutivos del sector afirman que el aumento de la fortuna de los ricos, sobre todo en Estados Unidos, también ha potenciado el boom de los vuelos privados.

La demanda es tan alta que Flexjet ha dejado de aceptar nuevos clientes para su programa básico Jet Card. También lo hizo NetJets, que registró la mayor demanda de vuelos en sus casi 60 años de historia y está invirtiendo unos u$s 2500 millones en 100 nuevos aviones.

Los stocks de aviones usados están en mínimos históricos, según Jefferies, con sólo 861 aviones a la venta en octubre, la mitad de los disponibles un año antes.

Pero las ventas están aumentando a pesar del bajo número de aviones disponibles. La consultora Ascend by Cirium dijo que las ventas de segunda mano en los primeros nueve meses del año habían sido casi un 10% más altas que en el mismo período de 2019.

"Por primera vez en mucho tiempo se están viendo compradores en apuros (...) la gente está pagando por encima del precio de venta y simplemente hay una escasez de disponibilidad que nunca se ha visto", dijo Anna Kopinski, analista de mba Aviation.

Stephen Williams, director general de Super Legacy, que se dedica a la modernización de aviones usados, no encuentra suficientes piezas para satisfacer la demanda.

"El problema es que realmente hay una enorme demanda en este momento, y no podemos conseguir los fuselajes... para poder modificarlos tan rápidamente como nos gustaría", dijo.

Así es Somnio, el súper yate 'compartido' para millonarios con 39 departamentos en venta

Daniel Hall, consultor senior de valoración de Ascend, dijo que había incluso una fuerte demanda de aviones más antiguos, que conllevan un mayor riesgo de mantenimiento y costos de operación.

Los pedidos pendientes de la mayoría de los aviones nuevos se acercan a los dos años, según Hall.

Benoit Defforge, presidente de Airbus Corporate Jets, la rama de jets privados del fabricante de aviones, dijo que la demanda era "más alta que los niveles prepandémicos", con la "llegada de muchos nuevos [clientes]".

Defforge señaló que el primer espacio disponible para la entrega de uno de sus aviones ACJ220 equipados es "a principios de 2024".

El auge del sector se produce a pesar del elevado costo medioambiental: un avión privado emite hasta 20 veces más CO2 por pasajero y milla que un avión comercial, según la plataforma de alquiler de aviones FlyVictor.

Algunos miembros del sector advierten del peligro de la exageración, dado que históricamente ha sido un negocio cíclico.

"El uso de la aviación de negocios está absolutamente ligado a la percepción de la riqueza y la fortaleza de la economía", dijo Eugene de Flexjet. "Cualquiera en esta industria que no sea cauteloso con esto, no sé dónde ha estado en las últimas décadas".

Tags relacionados
Noticias del día
Mujeres Influyentes

Llegó a lo más alto del BCRA, pero dejó todo para salir a la Bolsa en Nueva York con uno de los bancos más grandes del país

Llegó a lo más alto del BCRA, pero dejó todo para salir a la Bolsa en Nueva York con uno de los bancos más grandes del país
Alejandra Naughton tiene una de las carreras más destacadas en el mundo de los bancos. Luego de 25 años en el Banco Central, donde llegó al cargo de Subgerente General, la posición más alta a la que se puede aspirar sin contar los cargos políticos, pasó al mundo privado. Fue CFO del Grupo Supervielle y llevó a la empresa a cotizar en la bolsa de Nueva York y Buenos Aires. Hoy es miembro del directorio.

Compartí tus comentarios