Rusia le cortó el gas a Polonia y Bulgaria: se disparan los precios en Europa

El grupo energético ruso afirma que no ha recibido el pago en rublos decretado por la nueva ley.

Los líderes de la Unión Europea han acusado a Moscú de "chantaje" con las exportaciones de gas después de que la empresa estatal rusa Gazprom haya suspendido este miércoles el suministro a Polonia y Bulgaria, provocando con ello un aumento de los precios de hasta el 20%.

Los dos países son los primeros de la Unión Europea que ven cortado su suministro desde que Moscú amenazó el mes pasado con suspender las exportaciones de gas si no se le pagaba en rublos. Rusia planteó esta exigencia a raíz de las sanciones impuestas por Occidente al Kremlin por su invasión de Ucrania, pero la Unión Europea declaró que la demanda violaría las condiciones de los contratos.

La maniobra de Rusia, la mayor desde la invasión contra la dependencia de la Unión Europea de sus combustibles fósiles, repercutió en los mercados, haciendo caer al euro a un mínimo de cinco años frente al dólar.

Guerra Rusia-Ucrania: ¿alcanza el GNL de Estados Unidos para liberar a Europa de su dependencia del gas de Putin?

Los contratos de futuros que replican el precio mayorista del gas en Europa subieron alrededor de un 20%, antes de reducir las ganancias y cotizar con un alza del 8%, en 106 euros (u$s 112) por megavatio hora. Los precios son más de seis veces superiores a los de hace un año.

Europa depende de Rusia para cubrir más de un tercio de sus necesidades de gas. Gazprom tiene el monopolio del suministro de gas por gasoducto en Rusia.

"Gazprom ha suspendido completamente el suministro de gas a Bulgargaz (en Bulgaria) y PGNiG (en Polonia) por no pagar en rublos", ha declarado Gazprom en un comunicado.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha acusado a Rusia de intentar utilizar el gas como "instrumento de chantaje" tras la decisión de Gazprom. Califica su acción de "injustificada e inaceptable" y afirma que indica que Rusia es un proveedor de gas poco fiable.

Von der Leyen asegura que la Unión Europea se había preparado para ese escenario y que había trabajado para garantizar suministros alternativos y los "mejores niveles posibles" de almacenamiento de gas. Posteriormente, ha declarado que Polonia y Bulgaria han recibido suministros de gas de otros países de la Unión Europea, y que el bloque ha mostrado una "inmensa solidaridad".

Alemania, la mayor economía de Europa y que tiene una fuerte dependencia del gas ruso, ha asegurado que sus suministros fluyen con normalidad.

Por qué Vladímir Putin se prepara para una guerra larga en Ucrania ¿y contra Occidente?

La situación del suministro en el país es "estable" y "estamos haciendo todo lo posible para garantizar que siga siendo así", ha declarado Robert Habeck, el ministro de Economía alemán.

"Europa mostrará solidaridad y seguirá diversificando su suministro de gas", sostiene. "El objetivo de la Unión Europea es independizarse de las importaciones energéticas rusas lo antes posible".

Timm Kehler, director del organismo comercial alemán Zukunft Gas, apunta que "el suministro de gas se ha convertido en un juguete de los cálculos políticos de Rusia".

Mateusz Morawiecki, el primer ministro de Polonia, acusa a Rusia de "imperialismo del gas", pero insiste en que el país podrá arreglárselas sin los hidrocarburos rusos.

Rusia cerca del default: tras el bloqueo de Estados Unidos, el gobierno pagará los bonos en dólares con rublos 

"Rusia ha movido las fronteras del imperialismo del gas un paso más lejos. Es un ataque directo a Polonia... Pero llevamos años preparándonos para este momento", asegura Morawiecki. "A partir del otoño, Polonia no necesitará en absoluto el gas ruso. Abordaremos este chantaje, esta pistola en la cabeza, de tal manera que los polacos no lo sentirán".

Polonia importó el 45% de su gas de Rusia en 2020 en virtud de un contrato a largo plazo con Gazprom. Pero el contrato expira a finales de este año, y Polonia ha dedicado los últimos años a invertir en infraestructuras que le permitirán arreglárselas sin el gas ruso.

Los contratos de Polonia y Bulgaria con Gazprom permiten importar unos 13.000 millones de metros cúbicos de gas al año, que equivalen al 8% de las importaciones de la Unión Europea procedentes de Rusia el año pasado, según ICIS, una empresa de análisis de materias primas.

Guerra en Ucrania: China advierte que tomará represalias si se ve afectada por las sanciones a Rusia

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, decretó en marzo que el gas que Gazprom exporta a los llamados países no amigos, entre los que se encuentran los miembros de la Unión Europea, sólo se vendería a cambio de rublos.

Rusia declaró que la transición al pago en rublos en lugar de euros o dólares era una respuesta a las sanciones occidentales contra su banco central, que congeló cerca de la mitad de las reservas de divisas del país.

Varios compradores europeos se negaron a pagar en rublos, alegando que ello contravenía los términos del contrato y que sería una forma de eludir las sanciones de la Unión Europea al banco central ruso.

Hungría, por su parte, ha llegado a un acuerdo para hacer los pagos en una cuenta denominada en euros con Gazprombank, que a su vez depositará la cantidad en rublos a Gazprom Export, según explicó el ministro de Asuntos Exteriores, Peter Szijjarto, en un vídeo publicado en Facebook. El próximo pago debe realizarse el 22 de mayo, señaló, añadiendo que Eslovaquia había alcanzado el mismo acuerdo.

Szijjarto aseguró a los húngaros que, aunque el suministro de gas del país llegaba a través de Turquía, Bulgaria y Serbia desde Rusia, el tránsito por Bulgaria no se vería afectado y el país seguiría recibiendo su suministro "según el contrato y de acuerdo con el plan".

Gazprom Export ha notificado a Bulgargaz y a PGNiG la suspensión del suministro de gas a partir de este miércoles hasta que se efectúe el pago de acuerdo con el procedimiento decretado. La compañía advierte que la retirada no autorizada de los volúmenes de gas que transitan por Polonia y Bulgaria hacia otros países europeos, como Alemania, provocará una reducción del suministro en tránsito.

"Bulgaria y Polonia son Estados de tránsito", dijo Gazprom. "En caso de retirada no autorizada de gas ruso de los volúmenes en tránsito hacia terceros países, los suministros en tránsito se verán reducidos en este volumen".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios