FTExclusivo Members

EE.UU.: los republicanos buscan un nuevo presidente tras la destitución de McCarthy

Es probable que la carrera esté dominada por los aliados del expresidente Donald Trump.

Los republicanos del Capitolio iniciaron la búsqueda de un nuevo líder, un día después de que una histórica rebelión de miembros de línea dura del partido destituyera al presidente de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, y sumiera a Washington en la confusión.

Jim Jordan, miembro fundador del derechista House Freedom Caucus y fiel aliado del expresidente estadounidense Donald Trump, fue el primer legislador republicano en entrar en la carrera para ser el sucesor de McCarthy. Le siguió Steve Scalise (representante por Luisiana), líder del bloque en la Cámara Baja.

No se espera que la elección del próximo presidente de la Cámara se celebre hasta la próxima semana. Pero es probable que la contienda exponga de nuevo la creciente guerra civil en el partido republicano, ya que los legisladores se enfrentan a una facción de extrema derecha cada vez más poderosa y a la larga sombra proyectada por Trump.

Los republicanos destituyeron al presidente de la Cámara de Representantes: qué pasa ahora

En una carta en la que pedía a sus colegas su apoyo, Jordan dijo que el Congreso se encontraba en una "encrucijada crítica en la historia de nuestra nación". El legislador de Ohio añadió que era "hora de que nuestra conferencia republicana se una para mantener nuestras promesas a los estadounidenses".

Scalise, un incondicional de la dirección republicana de la Cámara de Representantes que hasta esta semana era el segundo de McCarthy, es popular entre amplios sectores de la conferencia republicana. En agosto reveló que se estaba sometiendo a un tratamiento contra el cáncer de sangre.

Scalise saltó a la fama en 2017, cuando un activista de izquierda le disparó e hirió de gravedad durante un partido de béisbol del Congreso. Pero pudo recuperarse totalmente de sus heridas.

Jim Jordan.

El miércoles, Scalise invocó el tiroteo en una carta a sus colegas en la que anunciaba su candidatura a la presidencia de la Cámara, en la que pedía al partido que "repare las profundas heridas que existen en el seno de nuestra conferencia y se centre en sus objetivos para que podamos volver a trabajar".

Kevin Hern, legislador por Oklahoma y líder del influyente Comité de Estudios Republicanos, dijo a la prensa que también estaba considerando su candidatura a la presidencia.

Algunos miembros republicanos de línea dura de la Cámara de Representantes, entre ellos Marjorie Taylor Greene, de Georgia, sugirieron que Trump, el actual favorito para la nominación del partido a la presidencia en 2024, debería entrar en la carrera.

EE.UU.: los republicanos rebeldes no perdonan la 'traición' de McCarthy y buscan destituirlo

Pero sigue sin estar claro si el expresidente querría el puesto, o si sería elegible.

La Constitución de Estados Unidos no especifica que el presidente de la Cámara de Representantes -segundo en la línea de sucesión presidencial, por detrás del vicepresidente- deba ser un miembro electo del Congreso. Pero todos los presidentes de la Cámara de Representantes en la historia de EE.UU. han salido de allí.

Afuera del tribunal de Nueva York, donde enfrenta a un juicio por fraude civil, Trump dijo que "mucha gente" le había pedido que se presentara a presidente de la Cámara, pero aseguró que su "foco" estaba "totalmente" en presentarse a la presidencia.

Steve Scalise.

"Si pudiera ayudarles durante el proceso, lo haría", añadió Trump. "Pero tenemos gente estupenda en el partido republicano que podría hacer un gran trabajo como presidente de la Cámara".

La pugna subraya las profundas divisiones en un partido republicano cuyas luchas internas han agravado la disfunción en Washington, donde la semana pasada los miembros radicales del GOP -como se conoce al partido republicano- amenazaron con detener el financiamiento del gobierno federal.

También presagia una lucha potencialmente complicada por la presidencia de la Cámara, que se produce justo cuando el Congreso está dividido sobre la petición de la Casa Blanca de aumentar los fondos para Ucrania y su estrategia para hacer frente a la inmigración.

EE.UU.: los republicanos dan el primer paso para el impeachment contra Biden

Según las normas que rigen la Cámara de Representantes, la Cámara no puede tratar ningún asunto legislativo hasta que se elija a un nuevo Presidente.

McCarthy fue destituido como presidente en una votación histórica, tras una rebelión encabezada por Matt Gaetz, un congresista incendiario de Florida, que se mostró en desacuerdo con los esfuerzos del presidente de la Cámara por colaborar con los demócratas para evitar el cierre [shutdown] del Gobierno el pasado fin de semana.

McCarthy dejó claro en una conferencia de prensa tras su destitución que no volvería a presentarse a la presidencia. No ha apoyado a ningún sucesor.

Pero McCarthy también advirtió de que el Congreso se enfrentaba a un "verdadero problema institucional", con miembros de su propio partido que ya no se centran en gobernar.

Gaetz y otros no "tienen derecho" a llamarse conservadores, añadió McCarthy. "No pueden decir que son conservadores porque están enojados y son caóticos. Ese no es el partido al que pertenezco".

Temas relacionados
Más noticias de Estados Unidos

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.