FINANCIAL TIMES

Eric Zemmour, el disruptor que revoluciona la carrera presidencial en Francia

El polemista de extrema derecha y antiinmigración aún no oficializó su candidatura, pero las encuestas lo ubican segundo, en un posible ballottage con Macron. Si consigue los fondos y las firmas para la campaña, todo apunta a que será un rival de peso en la derecha.

Desde que Emmanuel Macron fue elegido presidente de Francia en 2017, las encuestas de opinión han predicho que en la elección del próximo año volverá a encontrarse con la líder de extrema derecha Marine Le Pen en una segunda vuelta. Pero el surgimiento de un recién llegado insurgente abrió repentinamente la carrera: Eric Zemmour.

Solo seis meses antes de las elecciones de abril, el polemista antiinmigración Zemmour, otra figura de extrema derecha, repitió un truco realizado por Macron en la competencia de 2017, viniendo de la nada para asaltar las encuestas de opinión y mirar el Palacio del Elíseo. En poco más de un mes, comenzó a superar a todos los candidatos potenciales, excepto al propio Macron, en las encuestas.

Los dos son muy diferentes. Aunque Macron hizo campaña la última vez como un revolucionario que no era "ni de derecha ni de izquierda" y que quería sacudir la política francesa, es una figura del establishment. Ex banquero, se graduó de la exclusiva Ecole Nationale d'Administration, se desempeñó como ministro de Finanzas y ha gobernado desde el centro como un internacionalista liberal.

Zemmour parece un miembro típico de la élite intelectual francesa: el escritor y comentarista de 63 años ha escrito más de una docena de libros sobre historia, política y sociedad. Pero los críticos lo ven como un peligroso provocador al estilo de Donald Trump, una estrella de programas de televisión que critica a los musulmanes, la inmigración, el feminismo, el crimen y el supuesto declive de Francia, y cuyas opiniones son más extremas que las de Le Pen.

De origen argelino judío y bereber, Zemmour fue condenado dos veces por provocación religiosa o racial.

Eric Zemmour cambia los cálculos electorales

Todavía es temprano y no todos los candidatos potenciales oficializaron sus postulaciones, pero la popularidad de Zemmour ya provoca estragos en sus cálculos electorales.

Su ascenso "preocupa a Les Républicains (centro-derecha), los principales competidores ideológicos de Macron", dijo Chloé Morin del think-tank Fondation Jean-Jaurès. "Preocupa a Marine Le Pen, quien estuvo arriba en las encuestas durante los últimos cinco años. Y preocupa a la izquierda porque polariza el debate sobre inmigración y ley y orden mientras que la izquierda está más inaudible que nunca".

Marine Le Pen

Pero el ascenso de Zemmour también ofrece una oportunidad a algunos candidatos. Si él y Le Pen permanecen en la carrera, la división en el voto de la derecha podría reducir el umbral de porcentaje para quienes esperan llegar a la segunda ronda. Suponiendo que Macron mantenga su liderazgo, en lugar de competir contra Le Pen, podría enfrentarse a Zemmour, un candidato de centroderecha... o incluso a uno de izquierda si los partidos acuerdan un candidato de unidad.

La última encuesta de opinión sobre intención de voto en la primera ronda de la revista Harris Interactive for Challenges mostró a Macron a la cabeza con entre 24% y 27%, seguido de Zemmour con entre 17% y 18%. Ninguno de los dos ha declarado oficialmente su candidatura. La encuesta colocó a Le Pen, de quien se esperaba que ganara una participación de votos similar a Macron, con entre 15% y 16%.

Las encuestas sugirieron que los votantes no están emocionados por la perspectiva de otro duelo de segunda ronda entre Macron y Le Pen, apuntó Morin. "Tan pronto como surja un nuevo contrincante... el terreno es favorable para él".

Eric Zemmour, también primero en Internet

El éxito inicial de Zemmour se puede medir no solo en las encuestas de opinión sino también en el alboroto que genera.

El mes pasado hubo cuatro veces más búsquedas en Google de Zemmour que de Macron y 16 veces más que de Le Pen, según David Dubois, profesor asociado de marketing en Insead y experto en analítica digital.

Las búsquedas de Zemmour representaron 53% del total acumulado por los 10 principales candidatos potenciales, con Macron con 16%, Jean-Luc Mélenchon, de France Unbowed (extrema izquierda) con 13%, y Le Pen con solo 4%. "Obviamente, hay un efecto de novedad, pero sigue siendo impresionante", señaló Dubois.

Sus hallazgos sugieren que Zemmour, conocedor de los medios, como Trump, se ha centrado en temas que atraen un gran interés de los votantes, especialmente la inmigración y el crimen, y los ha empaquetado de manera que favorezca la difusión viral de su mensaje.

Su llamado a prohibir nombres extranjeros como Mohammed o Kevin se convirtió de inmediato en un tema candente, al igual que una fotografía de portada de él en Paris Match abrazando a su asesora de campaña de 28 años, Sarah Knafo, en una playa mediterránea frente al mar.

El dilema de Macron

Los partidarios de Macron se encuentran en un dilema, reacios a atacar a Zemmour por temor a aumentar su prominencia, pero ansiosos por desafiar lo que un miembro del gobierno llamó su visión "pseudohistórica" de una Francia en declive.

Emmanuel Macron

Mientras tanto, el electorado francés, desde los votantes de mediana edad cansados de la política del "despertar" hasta los jóvenes apagados por los partidos tradicionales, se está interesando mucho en lo que Zemmour tiene que decir.

"Comparto algunas ideas con Eric Zemmour y comencé a seguir a Génération Z (un grupo de apoyo de jóvenes militantes) en las redes sociales", comentó un estudiante de maestría de 22 años en las afueras de París. "Inmediatamente me gustó que los jóvenes se involucren con ideas que no están representadas en los medios tradicionales". Zemmour era un gaullista que defendía la cultura y la identidad francesa y podía unir a la derecha, dijo.

Los contrincantes de Zemmour esperan que su atracción disminuya una vez que se declare candidato y tenga que explicar exactamente qué haría si fuera elegido. También podría resultarle difícil reunir los millones de euros en financiamiento de campaña que necesita y las 500 firmas de funcionarios electos en toda Francia necesarias para presentarse a las elecciones.

"La diferencia con Trump es que tenía al partido republicano detrás de él, mientras que Zemmour está prácticamente solo", mencionó el politólogo Benjamin Morel. "Pero si obtiene el dinero y las firmas -advirtió-, entonces se convierte en un candidato serio".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios