Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El G20 y su impacto en la lucha contra la corrupción

La falta de transparencia es un flagelo sin fronteras que no discrimina entre países desarrollados y emergentes, por lo que la colaboración internacional es clave para combatirla.

por  MARÍA EMILIA BERAZATEGUI

Directora de Instituciones Políticas y Gobierno de Poder Ciudadano
0
El G20 y su impacto en la lucha contra la corrupción

La corrupción es un flagelo que no discrimina entre países desa-rrollados y emergentes. Encontrándose en todo el mundo y sin respetar frontera alguna, se constituye en el principal obstáculo para alcanzar el desarrollo social y económico, erosiona la confianza en los gobiernos, afecta la estabilidad económica y financiera, contrae las inversiones e impide a la ciudadanía el pleno ejercicio de sus derechos.

En un contexto en el cual cada vez son más frecuentes los casos de corrupción transnacional, los esfuerzos nacionales suelen no ser suficientes para evitar prácticas corruptas. Por tal motivo, espacios internacionales en los cuales los Estados puedan consensuar y coordinar políticas públicas para afrontar con éxito la corrupción cobran una relevancia trascendental.

Creado originalmente como un foro para mantener la estabilidad financiera, el G20 es, a nivel global, el espacio en común de mayor relevancia en el cual coinciden países emergentes y desarrollados para discutir temas de la agenda mundial. Su objetivo es promover políticas tendientes a reducir la brecha de desarrollo existente en el planeta, optimizar la coordinación del financiamiento para la realización de proyectos de infraestructura y servicios, promover el empleo y la implementación de políticas sociales inclusivas, y luchar contra la corrupción.

En lo que respecta a la lucha contra la corrupción, el G20 cuenta con un espacio específico, el Grupo de Trabajo Anticorrupción, cuya finalidad principal es, a través de diversas herramientas, apoyar a los Estados en la adopción de políticas públicas vinculadas a la lucha contra la corrupción, desde tres ópticas complementarias: prevención, investigación y sanción.

Con el fin de profundizar la lucha contra la corrupción desde la óptica de la prevención, es importante que el Grupo de Trabajo Anticorrupción continúe debatiendo temas tales como la ética pública. Asimismo, es necesaria la incorporación de nuevos temas a la agenda, entre ellos el financiamiento de la política, principal punto de interacción entre el sector privado y quienes ocupan o aspiran a ocupar cargos electivos en la función pública, que de no estar correctamente regulado y transparentado puede derivar en hechos de corrupción.

En lo que respecta a la investigación y sanción, en el último tiempo se han evidenciado ciertos avances en estas áreas gracias al trabajo del G20. Por medio de las recomendaciones por este efectuadas, varios de sus Estados miembros, entre ellos la Argentina, adoptaron o fortalecieron su legislación vinculada a 'whistleblower' o colaborador eficaz, herramienta clave en la lucha contra la corrupción.

A partir de diciembre, la Argentina asumirá la presidencia del G20 y, con ella, copresidirá el Grupo de Trabajo Anticorrupción. Teniendo así la oportunidad de delinear la agenda de trabajo que le permitirá colaborar de manera coordinada con otros Estados, la sociedad civil y el sector privado para afrontar, entre todos, la lucha contra la corrupción.