Pensiones

Jubilaciones: ¿cómo cobrar una pensión extra y por qué no es nada sencillo?

Las personas que ya se han jubilado tienen diferentes opciones que ofrece la Seguridad Social para aumentar la cuantía de su pensión.

En esta noticia

Cuando se habla de una pensión de jubilación lo habitual es hacer referencia a las pensiones contributivas de jubilación. Estas son aquellas que se abonan a las personas que han reunido una serie de requisitos entre los cuales se encuentra la contribución a partir de cotizaciones a la Seguridad Social.

Así, para tener derecho a cobrar una pensión de jubilación contributiva es necesario un mínimo de 15 años cotizados a la Seguridad Social en concepto de contingencias comunes. 

A esto se lo conoce como período genérico de cotización, aunque no es el único requisito. En paralelo, se pide una cotización de al menos dos años dentro de los 15 años inmediatamente anteriores a la solicitud de la pensión, lo que se denomina periodo específico de cotización.

¿Cómo funciona el periodo específico de cotización?

El periodo específico de cotización puede convertirse en un problema para aquellos casos en los que tenga lugar una interrupción de la cotización de larga duración cerca de la edad de jubilación ordinaria

No conseguir esos dos años puede dar al traste con una pensión de jubilación incluso acreditando de sobra el período genérico de 15 años.

¿Cuál es el período mínimo de cotización?

En el caso de los trabajadores contratados a tiempo parcial, desde el 2013, para acreditar los períodos de cotización necesarios para causar derecho a la prestación, se debe realizar el siguiente cálculo:

  • Se tiene en cuenta los distintos períodos durante los cuales el trabajador ha permanecido en alta con un contrato a tiempo parcial, cualquiera que sea la duración de la jornada realizada en cada uno de ellos.

Consiste en considerar neutros los periodos sin cotizar de forma involuntaria. 

A tal efecto, el coeficiente de parcialidad se aplicará sobre el período de alta con contrato a tiempo parcial, siendo el resultado el número de días que se considerarán efectivamente cotizados en cada período.

Al número de días que resulten se le sumarán, en su caso, los días cotizados a tiempo completo.

  • Una vez determinado el número de días de cotización acreditados, se procede a calcular el coeficiente global de parcialidad, sobre el total de días en alta a lo largo de toda la vida laboral del trabajador.

El período mínimo de cotización exigido a los trabajadores a tiempo parcial para cada una de las prestaciones económicas será entonces el resultado de aplicar al período regulado con carácter general el coeficiente global de parcialidad.

Pensiones 2023: todas las ayudas que los trabajadores podrán recibir si cumplen con los requisitos

Jubilación anticipada: cómo retirarse a los 60 años y cuál es la pensión máxima que se puede cobrar

¿Qué es la Doctrina del paréntesis?

Los efectos de la crisis económica de 2008 dejaron un inmenso catálogo de casos en los que los trabajadores, una vez se quedaron sin empleo, no han sido capaces de reintegrarse al mercado laboral.

Ante estas situaciones es posible beneficiarse de lo que se denomina "Doctrina del paréntesis", la práctica que deja esos periodos sin cotizar en un paréntesis ficticio para que el trabajador, pese a no haber cotizado los últimos años, puede cobrar una pensión contributiva de jubilación al llegar a la edad estipulada para ello.

La "Doctrina del paréntesis" ha sido adoptada en repetidas ocasiones por la jurisprudencia cuando los trabajadores han recurrido decisiones de la Seguridad Social que han rechazado el cobro de pensiones de jubilación esgrimiendo la falta de cotización necesaria. Sin embargo, no se aplica, ni mucho menos, de forma automática.

En estos casos será indispensable para el trabajador demostrar que la falta de cotización tuvo lugar en contra de su voluntad. Es decir, que quiso en todo momento cotizar pero no tuvo la oportunidad de hacerlo.

¿Cómo se puede aumentar la cuantía de la pensión?

Para aquellas personas que a pesar de tener la edad para jubilarse no cuentan con la cantidad de años aportados que exige el Estado para recibir al 100% la pensión, existen cuatro opciones para aumentar su cuantía.

La Seguridad Social brinda esta posibilidad a los trabajadores que todavía no se hayan jubilado y a quienes ya estén en la condición de pensionista.

1. Retrasar la edad jubilatoria

El retraso de la edad de jubilación se da cuando un trabajador decide continuar con su actividad laboral al pasar el tiempo ordinario para solicitar dicha pensión. Esta opción genera las siguientes ventajas:

  • Cobrar entre 5000 euros y 12.000 euros con un aumento del 10% cuando el trabajador tenga 44 años y 6 meses de aportes.
  • Aumentar la cuantía de la pensión un 4% cada mes sobre un piso regulado.
  • Combinar ambos cobros (cada mes y en un único pago).


2. Una jubilación parcial

Con una jubilación parcial, el trabajador podrá reducir la jornada laboral entre un 25% y 50%, además de cobrar una proporcional de la pensión. De esta manera, la persona podrá seguir aportando para mejorar su cuantía.

Un dato a tener en cuenta es que para esta modalidad la Seguridad Social pone como requisito tener 60 años como mínimo.

3. Una jubilación flexible

Los pensionistas que deseen volver a trabajar podrán optar por una jubilación flexible, que consiste en comunicar a la Seguridad Social que continuarán con su actividad laboral.

En este caso, la pensión se va a reducir un porcentaje y solo podrán trabajar para terceros, no de forma autónoma. La cantidad máxima de tiempo a trabajar será del 50% de una jornada entera, según el informe del portal Noticias trabajo.

Pensiones por incapacidad permanente: estos son todos los aumentos para 2023

Pensiones 2023: ¿quiénes podrán recibir ayudas de hasta 14.000 euros y cuáles son los requisitos?

4. Convenio especial

Por último, los trabajadores que deseen aumentar su pensión podrán llegar a un acuerdo con el SEPE para seguir cotizando y ampliar sus derechos.

Para alcanzar la jubilación del 100% y evitar penalizaciones, el trabajador puede optar por afrontar el pago de las últimas cuotas.

Temas relacionados
Más noticias de pensiones