Llamativa iniciativa

Hijo convierte a su padre en una IA para seguir conversando con él

Utilizando la inteligencia artificial para mantener vivos los recuerdos.

En esta noticia

En un mundo donde la tecnología avanza a pasos agigantados, la inteligencia artificial ha encontrado un lugar destacado en el ámbito personal, transformando la manera en que conservamos los recuerdos de seres queridos.

 James Vlahos, un periodista tecnológico de California, ha llevado esta idea a un nivel profundamente personal al desarrollar un chatbot que replica la personalidad de su difunto padre. Utilizando avanzadas técnicas de IA, Vlahos ha permitido que la esencia de su padre siga presente a través de conversaciones virtuales.

HereAfter AI: un legado digital 

Vlahos es cofundador de HereAfter AI, una aplicación que no solo permite almacenar recuerdos sino también interactuar con ellos a través de un formato conversacional. Esta tecnología ofrece a los usuarios la posibilidad de "hablar" con versiones digitales de personas fallecidas, reviviendo sus historias y personalidades mediante diálogos generados por IA. 

James Vlahos, junto a su padre, que falleció en 2017. (Imagen: James Vlahos)

Según reportes de The New York Times, la intención detrás de esta innovación es proporcionar consuelo y preservar el legado de aquellos que han fallecido, facilitando un proceso de duelo más interactivo.

Un proceso de creación detallado 

El desarrollo del chatbot comenzó con una extensa fase de recopilación de datos, durante la cual Vlahos grabó numerosas horas de conversaciones con su padre antes de su fallecimiento en 2017.

 Estos audios sirvieron de base para entrenar el sistema de IA, asegurando que las respuestas del chatbot reflejaran fielmente la personalidad y el tono de su padre. El resultado es una representación digital que permite diálogos fluidos y coherentes, emulando la interacción con el ser querido.

Impacto y expansión comercial 

Aunque inicialmente Vlahos no tenía intenciones comerciales con su creación, el creciente interés y la aparición de aplicaciones similares lo llevaron a lanzar HereAfter AI al mercado. 

Empresas en China y Corea del Sur han seguido ejemplos similares, creando deepfakes y avatares digitales de personas fallecidas para ofrecer confort a los familiares. Estas iniciativas subrayan un debate ético y técnico sobre el uso de la tecnología para recrear a seres humanos después de su muerte.

Este avance no solo destaca las posibilidades de la IA en el ámbito personal y emocional, sino que también plantea importantes preguntas sobre la memoria, el luto y la ética en la era digital. 

Con cada conversación digital, se abre un nuevo capítulo en la manera en que interactuamos con el recuerdo de quienes ya no están físicamente presentes.

Temas relacionados
Más noticias de inteligencia artificial