Elecciones 2023

Sorpresas, voto en blanco y el fenómeno Milei: balance de 12 votaciones provinciales

En los distritos que votaron hasta ahora hubo perlitas para todos los frentes con una fuerte tendencia de victoria para los oficialismos locales. El Frente de Todos y Juntos por el Cambio, parejos en el poroteo de victorias

En esta noticia

La mitad de las provincias de Argentina ya votó en elecciones internas y en el mapa que se prefigura hasta ahora de cara a las elecciones presidenciales de octubre se destacan varias sorpresas a la vista.

En líneas generales se percibió hasta ahora en las urnas un marcado malhumor hacia el Gobierno nacional por la situación económica, el apego generalizado por los oficialismo provinciales, un reparto equilibrado de victorias entre el peronismo y Juntos por el Cambio, el voto en blanco en aumento y una pésima performance de los candidatos de Milei que aparece como un eventual cisne negro.

En lo que va del año ya hubo elecciones en 12 distritos para definir gobernadores, diputados y perfilar el clima de las PASO que dará puntapié a las elecciones nacionales por la presidencia.

El nuevo mapa electoral que se prefigura hasta ahora deparó innumerables perlitas, sorpresas y comportamientos del electorado que podrían traducirse en las urnas a nivel nacional.


Oficialismos en pie y dinastías quebradas

En la mayor parte de las provincias se impuso el oficialismo local. Estos fueron los casos de Jujuy, Misiones, La Pampa, La Rioja, Salta, Tierra del Fuego, Corrientes, Mendoza y Tucumán. Allí el peronismo y Juntos por el Cambio se repartieron los triunfos.

En cualquier caso, esta tendencia de oficialismos locales que triunfan en el interior desnudan una dura realidad para Alberto Fernández: que el malestar que muestran las encuestas a nivel nacional se desprende por la crisis económica y esto podría traer consecuencias graves en el resultado electoral de octubre para el Frente de Todos.

Alberto Fernández buscó capitalizar los triunfos peronistas en distritos provinciales pero no tuvo mucha suerte. En la mayor parte de estas provincias tiene una imagen negativa muy alta y en otros casos, como ocurrió ayer en Tucumán ya tienen definido un candidato para las PASO que no son los alfiles del Presidente como son Daniel Scioli o Agustín Rossi, sino Wado de Pedro.

A la vez, la tendencia de triunfos de los oficialismos sólo se quebró en las elecciones de San Luis y de Neuquén donde hegemonías históricas provinciales perdieron. Fueron estos ejemplos los de Rodríguez Saá en el caso puntano y el Movimiento Popular Neuquino en la Patagonia.

Por primera vez en 40 años de democracia Claudio Poggi se impuso al poderío de los Rodríguez Saá y de la mano de Cambia San Luis se convirtió en el próximo gobernador puntano. Allí, el precandidato presidencial de Juntos por el Cambio, Horacio Rodríguez Larreta, capitalizó la victoria. Y con un discurso triunfalista los referentes de la oposición nacional sueñan con transpolar este ejemplo puntano para dar fin a la hegemonía kirchnerista.

En Neuquén se impuso Rolo Figueroa que logró quebrar la hegemonía de 60 años del MPN y que surgió de una fusión del peronismo con el PRO, por lo que ni el Frente de Todos o Juntos por el Cambio lograron mostrarse triunfantes allí.

Wado de Pedro y el gobernador reelecto de La Rioja, Quintela

De cara a los comicios que vienen la ruptura de la hegemonía en estos dos distritos llama a una pregunta: ¿Será también el final para el peronista Gildo Insfrán que lleva más de 30 años en el poder de Formosa?


El Cisne negro de Milei

De los 12 comicios provinciales que hubo hasta ahora sólo en La Rioja un candidato de Milei logró obtener el 15% de los votos. En el resto de las elecciones que hubo hasta ahora en el calendario de internas y comicios provinciales la fuerza libertaria mostró una muy mala performance en las urnas.

En La Rioja el candidato de Milei, Martín Menem sólo arañó el 15,5% de los votos. Y en Tucumán, donde Ricardo Bussi (Fuerza Republicana-FR) parecía ser el gran bálsamo de Milei apenas obtuvo el 4% de los votos. 

"De ningún modo este resultado electoral es responsabilidad de Milei. No se le puede achacar ningún nivel de responsabilidad porque él no estaba en las boletas", dijo Bussi para exculpar al libertario de la derrota.

En Tierra del Fuego la pastora evangélica Andrea Almirón, candidata por el partido Republicanos Unidos, que adhiere a las ideas de Milei fue la otra gran derrotada con el 7% de los votos. Y en el resto del país que votó hasta ahora la figura de Milei fue sólo un fantasma. Incluso en distritos como Jujuy la izquierda logró sacar de la cancha a Milei quedando en tercer lugar y en otros lugares ni siquiera presentó candidatos la fuerza libertaria.

¿Prefiguran estos resultados que Milei está anclado a un fenómeno porteño o del conurbano bonaerense? ¿Terminará el mito de los tres tercios que desplegó Cristina Kirchner para amedrentar el voto de Juntos por el Cambio con una supuesta tercera fuerza nacional de los libertarios?

La gorra de los candidatos

En el resultado electoral que se desarrolló hasta ahora el peronismo pudo celebrar una victoria esperada en Tucumán, La Rioja, La Pampa y Tierra del Fuego. Pero todos los candidatos e incluso el Presidente Alberto Fernández buscaron capitalizar allí esos triunfos. Ni Daniel Scioli, Wado de Pedro o Sergio Massa se pueden arrogar el triunfo pleno para sus molinos en aquellos distritos.

Algo similar ocurrió en Juntos por el Cambio donde las victorias quedaron equilibradas. El batacazo de San Luis y el triunfo radical en Jujuy fueron capitalizados por Rodríguez Larreta y la victoria de Mendoza, por Patricia Bullrich.

En Misiones el candidato triunfante, el peronista Passalacqua del Frente Renovador y en Salta, la reelección de Gustavo Sáenz, podrían adjudicarse a Sergio Massa. De hecho, el ministro de Economía recibió a ambos en su despacho a las pocas horas del triunfo y trató de pasar la gorra de esos resultados.

Sin embargo, la performance que se vio hasta ahora en los 12 distritos prefigura una pregunta central ¿La falta de triunfos adjudicados en su mayoría a un único candidato central hablan de falta de liderazgos fuertes y visibles en la Argentina que se viene?

Auge del voto en blanco

En 8 de las 12 provincias que se votó y en las que ya eligieron gobernador en lo que va de 2023, el voto en blanco fue un protagonista inevitable.

En esos distritos el voto en blanco fluctuó entre un piso del 3,54% (Neuquén) hasta el 7,96% (Jujuy). Pero la gran sorpresa se dio en las elecciones de Tierra del Fuego donde, más allá de otorgarle la reelección al gobernador kirchnerista Gustavo Melella, el voto en blanco fue de 21,6% y quedó en un segundo lugar cómodo.

Este comportamiento que no se veía desde las elecciones nacionales de 2007 que obtuvo el 6,43% de votos en blanco muestra un malestar ciudadano elevado. Es que a diferencia del voto nulo, impugnado o recurrido, el voto en blanco es una muestra de expresión ciudadana de disconformidad.

¿Tomarán nota los candidatos que competirán en las PASO y luego en las generales de esta malestar social traspolado a las urnas con el voto en blanco?

Temas relacionados
Más noticias de Elecciones PASO

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.