Brechas de género

El plan para que la recuperación económica llegue a las mujeres

La salida de la pospandemia lleva a diseñar políticas para aumentar la participación de mujeres en los sectores que más rápido se recuperan. El plan de cuidados, un doble alivio: puestos de trabajo y red de contención para poder salir a trabajar.

Las mujeres representan sólo el 3% de los trabajadores del sector de la construcción. El dato resuena en la reunión organizada por la Cámara Argentina de la Construcción, donde presentaron sus propuestas para emplear más mujeres.  La baja participación no se da sólo en los ladrillos: en la industria son 33% mientras que en transporte rondan el 12%.  

 Es una estrategia que comparten con el Gobierno: que haya más espacio dentro de los sectores que más rápido se recuperan para achicar las brechas de género. El impacto económico, además, fue peor en mujeres y jóvenes, que están entre los más afectados y son "los que más tardan en recuperarse"

La pelea por el voto joven: cómo está la economía de los desencantados sub 24

Así lo define el segundo informe de la Mesa Federal de Políticas Económicas con perspectiva de género, bajo el título "Recuperación económica para la igualdad".

"En el peor momento de la crisis las mujeres perdieron 1,7 millón de puestos de trabajo. Con las políticas de reactivación, se recuperaron las tres cuartas partes", plantea el análisis a cargo la directora Nacional de Economía, Igualdad y Género, Mercedes D'Alessandro, del Ministerio de Economía.

Mercedes D'Alessandro, directora nacional de Economía, igualdad y género

"La recuperación de las mujeres es más lenta que la de los varones. Se multiplicó el trabajo doméstico y de cuidados no remunerado, que en un 75,7% es realizado por ellas", plantea el análisis. Las tareas domésticas y de cuidado ampliaron las dificultades de las mujeres para acceder y permanecer en el mercado de trabajo.

En ese marco, el plan de recuperación económica con perspectiva de género tiene dos ejes: ampliar la infraestructura de cuidados y favorecer la inserción de mujeres y diversidades en sectores estratégicos de la economía, que son los más masculinizados.

De acuerdo con los datos oficiales, la brecha de género se profundizó: en el último trimestre de 2019 el desempleo de las mujeres era 1,1 punto porcentual más alto que el de los varones y en el primer trimestre de 2021 esa diferencia fue de 3,8 puntos. El empleo de los varones está en los mismos niveles que antes de la pandemia (63,6 contra 63,8%) y el de las mujeres, por debajo (44,7 contra 43%). Las diferencias se agravan entre los menores de 29 años.

Para que la recuperación contribuya a cerrar brechas estructurales de género y mejore las perspectivas de empleo de las mujeres, la OIT indica que es indispensable la inserción de mujeres y diversidades en los sectores más dinámicos de la economía, que son también los más masculinizados.

El FMI plantea salida gradual del cepo, baja de retenciones y reformas estructurales para atraer inversión

En la construcción los varones son el 96,9%; en la industria manufacturera, el 67,0%; en las actividades primarias, el 87,6%; en el transporte, el 87,4% y en el sector energético, el 90,7%. En estos sectores, las mujeres son minoría.

infraestructura de cuidado

En ese contexto, para poder salir a trabajar hace falta también contar con recursos para garantizar el cuidado de hijos y adultos mayores y las tareas del hogar. Cuando se emplea a personas para las tareas, el 96% son mujeres. Dos tercios de esas trabajadoras están en negro. Y cuando no hay posibilidad de pagar por el cuidado, las actividades recaen principalmente en las mujeres de la familia, lo que también se conoce como 'trabajo no pago'.  

Cuidado de niños y adultos mayores: cuáles son las herramientas disponibles

En ese contexto es necesario contar una estructura de cuidados desde el Estado y el sector privado: escuelas, guarderías, hogares maternales y de adultos mayores o para personas con discapacidades. En ese contexto, también se presentó en las últimas semanas un mapa de cuidados, para localizar los servicios disponibles en cada área. 

Los ámbitos de cuidado también generan oportunidades laborales. "Con una inversión del 2% de PIB en industrias del cuidado se generan aumentos en el empleo general que van del 2,4% al 6,1% (dependiendo del país analizado) pero con incrementos en la tasa de empleo de las mujeres de entre 3,3 y 8,2 puntos porcentuales, reduciendo brechas de género", destaca Economía en base al trabajo Diez motivos para invertir en infraestructura de cuidado.

"La infraestructura de los cuidados es un vector transversal de todo el tejido productivo. Genera puestos de trabajo en la construcción. Aumenta y mejora los empleos relacionados con los cuidados. Favorece la autonomía económica de las mujeres: les brinda tiempo libre para trabajar, emprender y estudiar. También descansar, cuidar su salud, entre otras posibilidades", enumera el análisis de Economía.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios