MERCOSUR

Con presión de Brasil, el Gobierno discute rebaja de aranceles en Mercosur pero pide tiempo

El canciller Solá avaló una "revisión pragmática y racional" pero en un marco de equilibrio para la industria, plazos largos y por consenso. El vecino país activa esta semana una rebaja unilateral del 10% en distintos bienes.

Aunque la cumbre de presidentes llamada este viernes, en forma virtual, para conmemorar los 30 años del Mercosur se anuncia con un tono festivo, la realidad interna del bloque amerita antes bien una reunión para limar asperezas y tratar asuntos espinosos que acentúan la diferencia de visión entre la Argentina y Brasil, y los otros socios, Paraguay y Uruguay.

Tras meses sin avances, Brasil ejecutará este viernes una rebaja unilateral del Arancel Externo Común (AEC) de entre 1 y 2% en ciertos bienes tecnológicos, como celulares, computadoras y tablets, pero también equipamentos médicos, máquinas para la industria alimenticia, y bienes de capital para la construcción. El gobierno de Jaír Bolsonaro vuelve a insistir, además, con rebajar 10% en general la piedra basal de la unión aduanera, que es precisamente la vara impositiva compartida para importaciones extrazona. 

El ministerio de Economía del vecino país, a cargo del ultraliberal Paulo Guedes, reclama una "reducción transversal de las tarifas de importación vigentes desde 1995 sobre la base de una negociación basada en la transversalidad, previsibildiad y gradualismo", informaron desde esa cartera.

El Mercosur en su peor momento: exportaciones en baja, tensión política y escasos acuerdos comerciales

En la antesala de la cumbre que compartirán Alberto Fernández y Bolsonaro con sus pares Luis Lacalle Pou, Mario Abdo Benítez, y como invitados el chileno Sebastián Piñera y el boliviano Luis Arce, el canciller Felipe Solá planteó que "no se puede tener como horizonte la mayor competitividad si eso socava  nuestras economías", y contestó que la Argentina pretende "una revisión pragmática y racional" del AEC, sobre la basde de un equilibrio entre agro e industria, "respeto a los compromisos ya asumidos", y plazos de implementación extendidos en el tiempo.

Lejos del clima celebratorio de la conmemoración, los cancilleres de los cuatro países fundadores se reunirán en Buenos Aires y se espera que allí pongan sobre la mesa los temas conflictivos. Del mismo modo, el presidente Fernández espera a fines de junio a Bolsonaro y demás mandatarios para discutir a un alto nivel el rumbo de una unión que en la última década disminuyó el peso relativo en el comercio exterior del país, y que a su vez tiene un bajo nivel de acuerdos con otros bloques económicos.

Según un estudio de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), el intercambio con el Mercosur representó al país el 24,3% de su comercio exterior en la última década, lo que implicó un retroceso respecto a lo registrado en años previos. Para la consultora DNI, el PBI del Mercosur equivalió en 2019 al 2,9% del producto mundial, mientras las exportaciones totales del bloque equivalieron solo al 1,4% del comercio global.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios