OPINIÓN

El juego como herramienta: apostemos por la gamificación

En términos de digitalización, 2020 se trató de resolver emergencias: tanto como empresas, para repensar procesos de trabajo, también como consumidores, resolviendo cómo hacer las compras desde casa. Seguramente en los próximos años el desafío va a ser refinar los procesos, hacerlos más eficientes y amigables.

En ese sentido, la industria del gaming tiene mucho que enseñarle al resto de las plataformas digitales. Nos dedicamos justamente a hacer programas cautivadores, a maximizar la interacción, a hacer que el recorrido del usuario sea intuitivo y claro, motivar y retener a los usuarios.

Este aporte es lo que llamamos gamificación: el uso de recursos del game design para procesos que no son juegos. Desde los sitios de ecommerce hasta programas de fidelización, estas estrategias aparecen por todos lados, muchas veces sin que lo notemos. ¿Alguna de las aplicaciones que usás te plantea desafíos diarios o semanales? ¿Alguna te da puntos o recompensas cuanto más la usás? ¿Te muestran tu progreso de un nivel a otro para motivarte? ¿Te alientan a compararte (y competir) con tus amigos?

Ese tipo de recursos no va a transportarte a un mundo mágico de diversión mientras hacés una transferencia bancaria, pero aún en los contextos menos emocionantes logra que cualquier tarea sea más entretenida y satisfactoria, porque la mente humana siempre está ansiosa por jugar.

Así, las organizaciones también recurren a esta estrategia para procesos internos: recruiting, onboarding, formación, transmisión de cultura empresarial y más. Y es que puertas adentro o puertas afuera, el objetivo es el mismo: mantener a los usuarios interesados, comprometidos y atentos, y reducir fricciones y ansiedades.

El juego en esos casos no es un fin en sí mismo, sino una herramienta para aumentar, por ejemplo, el engagement y la fidelización. No buscamos entretener sino alentar comportamientos y desalentar otros. Por eso es importante encarar este tipo de estrategias con objetivos claros y KPIs medibles.

A medida que cambia la percepción social sobre los videojuegos y su legitimidad, la gamificación también gana terreno en la industria digital. Mi sugerencia para las organizaciones que buscan explorar esta estrategia es que no duden en tocarle la puerta a quienes más saben sobre juego.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios