Enfoque

El dilema entre mejores jubilaciones y el déficit

Todos quisiéramos mejores jubilaciones pero sabemos que hay déficit. No todos entienden que son dos problemas relacionados: a mayores jubilaciones, mayor déficit. Ese déficit se financia con emisión que lleva a mayor inflación y de nuevo las jubilaciones no alcanzan. Para reducir el déficit la gran pregunta es: ¿Cómo y qué modificar? Subir impuestos será difícil y también lo es reducir gastos.

¿En qué se gasta? Yendo de mayor a menor, el principal rubro es justamente el gasto previsional, que representaba un poco más que la mitad del gasto presupuestado: 51%. Este gasto es notablemente inflexible, y los beneficiarios cobran hasta su muerte. Luego cobran sus viudos/convivientes una pensión del 80%. Puede estimarse que si alguien se jubila y está casado recibirá prestaciones durante al menos 20 años. También debemos considerar que se requiere un mínimo de 30 años de aportes pero no todos lo logran, lo que se observa en que increíblemente casi la mitad de las prestaciones son por moratorias o por pensión universal para el adulto mayor que alcanza a todos los que no tengan aportes ni bienes. También sabemos que un 20% cobra doble beneficios ( por ejemplo, jubilación más pensión). Adicionalmente, sólo 10% de la población tiene un salario superior a los $30.000, pero la jubilación mínima es de $2300.

Un reciente análisis de Cippec muestra datos notables. Casi el 40% de los beneficiarios corresponden a algún régimen de excepción. Son 3,7 millones de personas que tienen haberes que son, en promedio, 85% superiores al promedio del régimen general. Esto no tendría nada de especial si no fuera porque además de mayores ingresos, hay otras situaciones especiales, como "méritos", menor edad requerida o el sector al que pertenecieron cuando estaban en actividad (por ejemplo, Fuerzas Armadas y de seguridad). En otras palabras, el sistema no brinda prestaciones en función de lo que cada uno aportó, ni tampoco en función de lo recaudado en general. Ni chicha ni limonada.

Asimismo, como las prestaciones una vez otorgadas se van indexando de acuerdo a un criterio que no está relacionado con la recaudación, se producen desfasajes y el sistema necesita todo tipo de aportes del Tesoro, por encima de los impuestos al trabajo (aportes y contribuciones), contribuyendo al déficit fiscal y la consiguiente emisión.

Durante 2020 sólo el 80% del gasto previsional fue cubierto con ingresos propios, de acuerdo a datos de IDESA. Eso requirió mayor financiación del Tesoro, lo que lleva a más emisión y más inflación y a un círculo vicioso. En 2020 hubo caída de empleo por lo que los ingresos previsionales disminuyeron: por la recesión el gasto en jubilaciones y pensiones nacional aumentó 1% del PBI, alcanzando 9.9% del PBI. Sólo por este desbalance se requirió 1,7% por del PBI.

Este desbalance pudiera eliminarse por mayores aportes originados en mayor nivel de empleo, pero es difícil dado que ya de por sí el trabajo tiene fuertes impuestos. No nos engañemos, las cargas sociales son impuestos, nadie puede decir que es salario diferido que se recibirá luego como jubilación. Tal vez hubiera sido cierto si la jubilación mantuviera una relación estable con el salario percibido, pero eso no es así, por topes, moratorias y falta de proporcionalidad. Debo mencionar también que al haber habido tantos cambios en el sistema jubilatorio, dos personas con situación similar pero que se jubilaron con algunos años de diferencia pueden tener prestaciones diferentes, pero sobre todo, durante su edad activa, tienen gran incertidumbre de cuál será su jubilación. Declamar un sistema de equidad y actuar con discrecionalidad es francamente incompatible.

Aunque estoy hablando del sistema nacional, sabemos que las condiciones entre provincias son diferentes: por ej los maestros no sólo cobran sueldos diferentes según la provincia sino que tienen edad jubilatoria y prestaciones muy diferentes entre sí.

La modificación propuesta de computar años de aportes a quienes han tenido hijos y en principio hicieron menos aportes durante su crianza, introduce una asimetría que suena muy atractiva pero que debe ser financiada con recursos adicionales.

Todos quisiéramos que las jubilaciones fueran mayores, sabiendo que eso aumentaría el déficit. Ayudaría mucho que hubiera mayor eficiencia en el resto del gasto público. Las soluciones son difíciles pero tal vez se pudiera empezar por poner un poco de orden, evitando beneficios duplicados, abusos en la presentación de declaraciones y especialmente, modificando las diferencias en el tratamiento.

Si se diseñara desde cero el sistema jubilatorio, lo mínimo que debiéramos considerar es la dinámica demográfica. A su vez debiera permitirse que cada persona ahorre para su propia jubilación, sumado a un elemento de seguro que permita un cierto nivel mínimo. Como ya estamos en un sistema que ha hecho promesas y que recibe ingresos de los actuales trabajadores, es muy difícil modificarlo. Eso no impide que se vayan introduciendo modificaciones para acercarnos a la razonabilidad. Debe haber coherencia entre los aportes y las prestaciones. También se debe hacer explícito que con los impuestos que pagamos todos, incluyendo el impuesto inflacionario, se está pagando mayores jubilaciones a quienes aportaron menos.

Un poco (¡o mucho!) de libertad en el régimen pudiera ser una solución: poder continuar trabajando luego del límite de edad o facilitar contratar jubilados es una simple propuesta que puede ser útil.

No tengo claro si los que tengan X en el documento podrán jubilarse como hombres o mujeres, con 5 años de diferencia de aportes. Lo lógico es que si la persona está sana y está capacitada para una tarea, quiera seguir trabajando. Si aceptan un consejo, jubílense pronto porque a menos que haya profundas reformas, las jubilaciones difícilmente puedan mantenerse, mucho menos subir. 

Tags relacionados

Comentarios

  • JSC

    Julián Sánchez Cepeda

    13/08/21

    Buenos días , Actualmente no hay tal dilema entre mejores jubilaciones o déficit o si lo hay puede ser más pequeño éste. Si se eliminan las clausulas de jubilación forzosa que afectan 1.000.000 de personas y que tienen que percibir 2750 euros/mes de pensión el incremento de dinero en la Seguridad Social sería de 1.000.000 x 2.750 euros/mes = 2.750 millones euros/mes que se reduciría el déficit público. Espero que ayuden con un articulo a difundir todo esto todos los españoles reduciríamos impuestos en la misma cantidad. Muchas gracias

    0
    0
    Responder