De Fidel Castro a Vladímir Putin: tiranos, dictadores y el deporte como batalla política

Hoy en el mundo se discute sobre los alcances geopolíticos de la invasión a Ucrania y si Rusia será capaz de cumplir la amenaza de lanzar bombas nucleares. Ante semejante marco de incertidumbre, dolor y muerte, vale hurgar en las motivaciones de los gobernantes "todopoderosos" en su relación con el deporte.

En la antigua Grecia, los Juegos Olímpicos eran considerados como un ritual religioso y cultural. En el año 67 d.C, el déspota y sanguinario emperador romano Nerón (Nero Claudius Cæsar Augustus Germanicus, 37 a 68 d.C), se trasladó hasta la ciudad de Olimpia junto a un numeroso séquito para participar en los Juegos Olímpicos.

Según los comentaristas de la época, en su afán de victoria, presionó al resto de los competidores para dejarse ganar o retirarse. Así ocurrió que Nerón (quien decía ser descendiente del dios Apolo -patrón de las bellas artes, el arco y la flecha-), sobornó a los jueces y mandó a sus adláteres para abuchear a los adversarios.

Participó en la carrera de cuadrigas tirada por diez caballos (cuando la regla marcaba que debían de ser cuatro), amenazando a los otros competidores hasta con la crucifixión. Finalmente, llegó a la meta corriendo solo pero insólitamente, una torpe caída en una curva lo dejó mal herido.

Se estima que logró más de un millar de coronas de olivo, que por entonces era el premio a los ganadores. Ganar significaba la gloria y una demostración de supremacía, más aún cuando se estaba en el territorio del derrotado. Un año después, Nerón fue declarado enemigo público por el Senado romano, debió huir y terminó suicidándose.

EL DESVARÍO DE LA GUERRA EN UCRANIA

Casi 2000 mil años después, Vladimir Putin, es quien domina la escena política de Rusia desde 1999 y persiste en su criminal aventura expansionista.

"Cuando colapsó la Unión Soviética y años después colapsó Boris Yeltsin, Putin vio que el deporte era un vehículo que les podía devolver el poder mundial. Tal vez no de forma real, pero sí en apariencia. Y cuando diriges un país como Rusia, la apariencia cuenta muchísimo", afirma el periodista e investigador estadounidense Thomas Joseph Quinn en un podcast emitido por la cadena ESPN.

Experto en el submundo de los espías, pudo acceder al poder en plena debacle económica (84% de inflación) y en estado de "default" con los organismos internacionales. El 26 de marzo de 2000 votó el 65,8% del electorado ruso y Putin ganó con casi el 53% de los votos.

Muy pronto se valió de emblemas, marcas, inversores, atletas y organizaciones del deporte buscando mejorar la imagen del Kremlin ante la comunidad internacional.

"Hay tres modos de influir sobre la gente: el chantaje, el vodka y las amenazas de muerte" se le atribuye como frase de cabecera al presidente ruso.

Contando con el aporte de los oligarcas rusos, en la década pasada se invirtieron U$S 65 mil millones de dólares sólo en los Juegos Olímpicos de Invierno (Sochi 2014) y en el Mundial de Fútbol 2018.

También se patrocinaron grandes carreras de Fórmula 1, mundiales de atletismo, natación, hockey sobre hielo, Champions League, entre otros eventos internacionales.

Durante el sorteo del Mundial Rusia 2018, Diego Armando Maradona fue el encargado de iniciar una conversación mientras lo tomaba de la mano: "Todos los muchachos vinieron para verlo a usted, y quieren una foto. Ronaldo es tan tímido que me dijo "Diego, por favor, decile a Putin".

El mandamás ruso aceptó el convite en tono amigable. Así fue que el italiano Fabio Cannavaro, el español Carles Puyol, el brasileño Ronaldo, Pelé y Maradona, entre otras estrellas, posaron junto a él para una serie de fotografías que recorrieron el planeta.

"La invasión a Ucrania podría llevar a su destierro del deporte mundial y marcar una "ruptura" en la postura apolítica de las instituciones deportivas mundiales", apunta el geopolitólogo e investigador francés Lukas Aubin, en una entrevista a la agencia de noticias AFP.

Actualmente, tanto el Comité Olímpico Internacional (COI) como la FIFA, encabezan el grupo de entidades que les han quitado sus credenciales a los deportistas rusos.

La creciente mala reputación del régimen ruso ha provocado la estampida de patrocinantes, empeñados en ligar sus marcas a los nobles valores que inspiran al deporte, descartando de plano cualquier vinculación con una guerra.

EL MUNDIAL FIFA ARGENTINA 1978

El seleccionado argentino se consagró por primera vez campeón del mundo cuando transcurría la última dictadura militar (1976-1983). Hasta hoy esa gesta deportiva representa una herida abierta en los integrantes del plantel argentino, sospechados de congraciarse con el régimen de la Junta Militar.

Al cumplirse 40 años, "el Matador" Mario Alberto Kempes, entrevistado por TyC Sports señaló: "Nosotros sabíamos para quién jugábamos, para quién luchábamos y por quién queríamos ganar. Lo que pasa es que la gente se confundió estando quien estaba en el poder y se creían que nosotros debajo de la camiseta argentina teníamos un disfraz verde. Nosotros fuimos a jugar al fútbol y pasando lo que estaba pasando en Argentina no sabíamos nada, solamente el murmullo que se escuchaba. Y después de la final pensamos que era un minuto, 10 o 15 de alegría que le podíamos dar a esa gente que estaba viviendo ese mal momento".

En un pasaje del libro autobiográfico ("El Matador", Luciano Wernicke, Planeta, 2017), el cordobés cuenta: "El Mundial de 1978 parece olvidado porque en mi país gobernaba una dictadura militar. Los futbolistas hemos pagado las consecuencias con el menosprecio que nos hicieron sentir desde algunos sectores, pero no se nos puede echar la culpa a nosotros, ni rebajar todo lo bueno que hicimos dentro de la cancha. Es verdad que nos tocó competir con un contexto social nefasto pero comparar la política con el deporte es una tontería... Nosotros no jugamos para los milicos ni disparamos fusiles".

Por su parte, el rosarino César Luis Menotti, entrenador de aquella selección campeona confesó en una entrevista por la TV Pública: "Nunca hablé ni un segundo con (Jorge Rafael) Videla. Yo no entendía la lucha armada. A mí me decían en aquella época que no les diera notas a los chicos de la Juventud Comunista. Yo sabía lo que pasaba con los militares, pero esa crueldad con los desaparecidos no la imaginaba".

En esa ocasión, la entrevistadora fue Graciela Fernández Meijide, miembro de la célebre Conadep (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas), coautora del informe "Nunca Más", precursora activista en defensa de los derechos humanos, quien sufrió la desaparición de un hijo de 17 años durante el denominado "Proceso de Reorganización Nacional". (Programa "Cada Noche" emitido por TV Pública, junio 2017).

FIDEL CASTRO Y EL TRAUMA DE LOS DEPORTISTAS CUBANOS

El líder de la llamada "revolución cubana" fue un gran promotor del deporte en la isla. "El deporte ayuda a la salud; el deporte hace fuerte -no sólo físicamente, hace fuerte también moralmente-, hace fuerte también el carácter, hace fuerte también la voluntad; el deporte educa los músculos y educa el carácter; desarrolla la inteligencia, hace ciudadanos más saludables, más preparados y más desarrollados en todos los sentidos", sostenía Castro.

"Nuestra Revolución ha establecido el principio de que el deporte es un derecho del pueblo, a lo cual podríamos añadir que el deporte es también un deber del pueblo", solía arengar el devenido en dictador cubano.

A partir de la década de 1960, Cuba comenzó a proyectarse como potencia del deporte mundial.

Hoy es el país hispanoparlante más premiado en los Juegos Olímpicos (241 medallas:85 oros, 71 platas y 85 bronces). Su primer récord en el medallero fue en Barcelona 1992 (31 medallas: 14 oros, 6 platas y 11 bronces) y casi repiten en Sídney 2000 cuando obtuvieron 29 en total. En Tokio 2020 ocupó el puesto 14° con 15 medallas: 7 oros, 3 platas y 5 bronces.

Sin embargo, Castro se expresaba sin tapujos a la hora de marcar las diferencias: "Los que no tienen el coraje, los que no quieren adaptarse al esfuerzo, al heroísmo de la revolución, que se vayan, no los queremos, no los necesitamos".

Desde 1959, los deportistas que no pudieron o no quisieron ser héroes y amoldarse a las consignas revolucionarias lucharon para abandonar la isla.

Entre los primeros exiliados figuran los boxeadores: Benny Paret, a los Estados Unidos; José Ángel "Mantequilla" Nápoles a México, y José Legrá, a España.

Dijo Fidel Castro en su discurso al recibir a la delegación de béisbol que había competido en Baltimore (Team Cuba vs. Orioles, marzo 1999): "En el deporte ustedes saben lo que ocurre. Tenemos atletas que valen millones en el mercado del deporte. Y si puede haber alguno que otro que flaquee y venda su alma por dinero, como un Judas -para emplear un ejemplo bíblico-, hay que ver por otro lado el extraordinario número de atletas nuestros que viven modestamente y, con incomparable dignidad y amor a su patria y a su pueblo, desprecian todo el dinero que quieran ofrecerles".

Pese a la prédica constante de los gobernantes y los férreos controles hoy continúan las deserciones de talentos deportivos que buscan un espacio de libertad.

LOS ANTIVALORES Y LA DEGRADACIÓN

Los vaivenes cíclicos entre el éxito y el fracaso, suelen que agobiar a las clases dirigentes. Ante una crisis de representatividad a nivel global, en el deporte se viene incrementando el proceso de degradación de los valores en juego.

En 1934, cuando el deporte en España se convertía en un fenómeno de masas, el filósofo José Ortega y Gasset (1883-1955) describía: "Yo creo que esta reivindicación del cuerpo es una de las normas mejores de <<nuestro tiempo>>. De ella han venido los llamados deportes y no tengo nada que decir contra estos. Pero tras los deportes ha venido la exageración de los deportes, y contra ésta si hay mucho que decir. Es uno de los vicios, de las enormidades contra la norma de <<nuestro tiempo>>, es una de sus falsificaciones. Está bien alguna dosis de fútbol. Pero ya tanto es intolerable. Y lo mismo digo de los demás deportes físicos" (Ensayo "El revés del almanaque").

En este tiempo que nos toca vivir la degradación contamina el aire de las ciudades, bosques, océanos y montañas.

El deporte es presa del mismo fenómeno por ser el vehículo preferido para enmascarar diabólicas estrategias de engaño y opresión a pueblos resignados a un magro destino.

A lo largo de la historia, tiranos y dictadores se ungieron como soberanos absolutos, superando los límites de la ambición más extrema con la intención de perpetuarse en el poder.

Son los mismos padres de la mentira que desde la más remota antigüedad acechan al deporte para socavar la fuente de todas sus virtudes. 

Tags relacionados

Noticias del día

MERCADOS HOY

Dólar, dólar blue, acciones y bonos hoy lunes 28 de noviembre de 2022

Dólar, dólar blue, acciones y bonos hoy lunes 28 de noviembre de 2022
Todas las cotizaciones de dólar oficial, dólar blue, dólares alternativos, bonos y acciones del día de hoy. Qué pasa en los mercados y con el Merval. Todas las novedades de tasas, Cedears, plazos fijos y riesgo país. Además, las últimas noticias de la Fed y Wall Street.

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.