AN LISIS

Cruce de la muerte en el dólar: ¿nuevo bull market de tecnológicas o demasiado temprano?

Incipiente todavía para sugerir cambio de tendencia, pero pareciera que Wall Street olfatea recesión y ya se posiciona en consecuencia.

Se exacerba el rally de tecnológicas sobre cíclicas: ¿comienza el rotation trade: short DOW long Nasdaq? En esta coyuntura, volaron las criptos al cierre del viernes, repitiendo el mismo patrón que al cierre de la semana anterior: BTC en 22.550 y ETH en 1.650. 

¿Habrá empezado el bull market en high-beta techs de la mano de la 30yr colapsando? Difícil saberlo por el momento, pero vale la pena al menos, preguntárselo. Varias cosas vienen ocurriendo en este sorprendente 2023 de la mano de tasas de interés bajando fuertemente tanto cortas como largas y un dólar norteamericano que se debilita contra casi todas las monedas del mundo. 

Bitcoin y cripto dan batalla para sobrevivir: cómo se mueven los precios en medio de la peor crisis

Las acciones rebotan hasta 8% y los bonos en dólares operan con volatilidad

Las expectativas de inflación a 5 años (medidas por breakevens) solo están a 60 basis (0.60%) de los niveles de prepandemia (2.25% actual vs 1.65% febrero 2020), muy cerca ya del objetivo de la Fed en 2%.

Al cierre del viernes el DIA (ETF que replica al Dow Jones) ya exhibe una underperformance contra el QQQ (ETF que replica al Nasdaq) de -5.14% y contra ARKK (portfolio de high-beta techs) de -13.81%, sugiriendo que el mercado está empezando a shortear (posicionarse a la baja) papeles cíclicos en relación a papeles tecnológicos. 

Incipiente todavía para sugerir cambio de tendencia, pero pareciera que Wall Street olfatea recesión y ya se posiciona en consecuencia. El mercado ya comienza a realizarse la siguiente pregunta: ¿comenzó la underperformance de las cíclicas debido al descuento de una recesión en Estados Unidos cada vez más probable?

Se exacerba el rally de tecnológicas sobre cíclicas: ¿comienza el rotation trade: short DOW long Nasdaq?

Cruce de la muerte en el dólar y rally de criptos. Cuando la media de 50 días corta desde arriba a la media de 200 días, ocurre "el cruce de la muerte", evento que suele entenderse como muy bearish (pesimista) y el mismo ocurrió para el dólar norteamericano el pasado 9 de enero, enviando la señal de que probablemente tengamos un año muy caracterizado por debilidad global del dólar en contraposición a la fortaleza que exhibió la divisa norteamericana durante todo el 2022. 

Así como el 2022 fue un año hawkish (restrictivo monetariamente), es muy probable que el 2023 sea un año dovish (laxo monetariamente) y dicha situación tendrá notables impactos en la dinámica del dólar norteamericano y del resto de los activos financieros del mundo entero.

En esta coyuntura, no pareciera ser casualidad lo que viene ocurriendo en el mundo cripto con todas las locuras que caracteriza a este mercado. El ETH quebró la media de 200 días el 11/1/23 justo cuando el dólar hace su "cruce de la muerte". La última vez que ETH quebró dicha media fue el 23 de julio del 2021 y el rally que siguió al ETH fue de +132%, extendiéndose hasta el 8 de noviembre del 202. 

BTC también quebró recientemente la media de 200 días el 13 de enero pasado, también justo cuando el dólar hace su "cruce de la muerte". La última vez que BTC quebró dicha media fue el 30 de septiembre de 2021 y el rally que siguió al BTC fue de +50% extendiéndose hasta el 9 de noviembre de 2021.

De esta forma, el quiebre de la media de 200 días tanto para ETH como BTC coincide con el dólar ndex (DXY) quebrando hacia abajo su propia media de 200 días el 30 de noviembre de 2022 y marcando un "Cruce de la Muerte" días más tarde. 

El Merval rompe techos y es la segunda mejor bolsa del mundo: qué acciones subieron hasta 89%

Las acciones rebotan hasta 8% y los bonos en dólares operan con volatilidad

A menos que haya una brutal recesión en 2023, lo cual no es un evento descartable, la debilidad del dólar suele llevarse bien con las acciones globales y, en especial, las tecnológicas. 

Pero el concepto de "recesión cada vez más probable" se empieza a olfatear en la ansiedad de Wall Street. Todo pareciera indicar que es muy temprano imaginar un bull market generalizado en activos de riesgo. Puede haber excepciones puntuales, obviamente, en especial para un 2022 que tuvo castigos puntualmente formidables y quizá excesivos. La corrección en papeles tecnológicos high-beta comenzó en febrero de 2021 y ha sido brutal al punto de llevar a estos papeles a cotizaciones inferiores a los mínimos del COVID 2020.

La pulseada actual entre bulls y bears: los bulls defienden la "desinflación acelerada" como escenario base y los bears defienden la "recesión que se nos viene" como principal catalizador. El S&P duró sobre la media de 200 días menos que una promesa de cualquier gobierno argentino. 

En este entorno, el 2023 comenzó muy bullish (optimista) para casi todo: tanto bonos como acciones vienen raleando fuertemente, pero la overperformance sobre Estados Unidos de emergentes y "commodity countries" que pertenecen a mercados desarrollados como Australia, por ejemplo, ha sido muy marcada. Alemania, de la mano del fin de su crisis energética, y emergentes de la mano de China reabriendo su economía, han generado razones para posicionarse long emergentes, long commodity countries y long Europa.

Una condición necesaria para que el mercado de acciones comience su bull market es que el mercado de bonos largos lo haga primero.

Una condición necesaria, pero no suficiente, para que el mercado de acciones comience su bull market (optimista) es que el mercado de bonos largos lo haga primero. Es importante comprender que las acciones, al ser proyectos de largo plazo, suelen tener una duration relativamente alta, en especial los papeles tecnológicos, los cuales al tener mucho crecimiento esperado incorporado en su flujo de fondos extienden mayormente su duration relativa y son entonces muy sensibles a la dinámica que les acontece a las tasas largas en especial, la de 30 años.

De ahí que un rally en los bonos largos es un evento que debiera preceder todo intento de reinicio de bull market especialmente en acciones tecnológicas, a menos que el mismo se genere como consecuencia de una recesión significativa. 

Técnicamente se dice que un mercado entra en bull market cuando rebota +20% de sus mínimos recientes. Primero, el TLT (ETF que replica al bono largo de Estados Unidos) desde sus mínimos recientes está rondando ya el +15% o sea, "arañando su propio Bull Market". Yendo a cosas mucho más picantes con alto contenido de tecnológicas high-beta, Bitcoin rebota desde sus mínimos recientes superando holgadamente al +20% y ETH hace lo propio. ARKK está +23% arriba de su mínimo.

De la mano de la tasa de 30 años colapsando, los activos de riesgo se le animaron a los bears (pesimistas) y en este frente pareciera que tanto dato indicando desaceleración fuerte en la economía norteamericana comenzó a descontarse y eso puso fin a un rally que duró siete días, pero con un cierre de viernes muy positivo con una contundente overperformance de tecnológicas sobre cíclicas. 

Ahora los bulls (optimistas) defienden la desinflación como catalizador ascendente de activos de riesgo y los bears (pesimistas) defienden la recesión más probable como factor influyente a la baja en el apetito de riesgo del mercado. Esto no es más que otra pulsada repetida para un bear market (pesimista) que no se quiere despedir todavía de Wall Street y de estas pulseadas vimos muchas durante todo el 2022. No esperen otra cosa que verticalidad y esquizofrenia suprema sesgada en contra de acciones cíclicas.

Tags relacionados

Noticias del día

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • EG

    Esteban García

    Hace 11 días

    Sin duda esta nota y otras por el estilo de otros autores son muy interesantes y útiles a la hora de tomar decisiones y planificar algún tipo de estrategia financiera. Pero me permito una crítica constructiva. ¿Porqué hacerla tan tediosa con el argot financiero en inglés siendo que sería a todas luces posible escribirla sin tanto "toro" u "oso" y lograr de esa manera algo tan importante en la docencia de cualquier materia que es la didáctica. Saludos.

    1
    0
    Responder