U$D

JUEVES 21/03/2019

La rueda de auxilio para la obra pública se terminó de desinflar

La rueda de auxilio para la obra pública se terminó de desinflar

El día que el Gobierno se abrazó al régimen de participación público-privada (popularizado ya como PPP) sabía que estaba creando una deuda paralela de largo plazo y que esto tenía riesgos financieros. Pero avanzó igual por ese camino porque lo consideraba una forma relativamente segura de multiplicar su plan de obras públicas, ya que al reemplazar fondos presupuestarios en los proyectos más grandes podía destinar recursos a iniciativas más chicas en provincias y municipios. Lo que estaba lejos de imaginar es que en el medio iba a tener que digerir los efectos de una crisis cambiaria severa y el estallido de la causa de los cuadernos de la corrupción, que puso en jaque a toda la industria de la construcción.

La magnitud que tuvo la devaluación del peso trastocó todos los costos y complicó a las empresas que tenían planes de PPP porque su patrimonio medido en dólares cayó a la mitad y por consiguiente las garantías que debían ofrecer a cambio del adelanto de fondos se degradaron. Esa fue una parte del problema que solo pudieron resolver aquellos que tenían financiamiento estratégico (compañías y entidades financieras chinas dentro del consorcio, por ejemplo). La traba más seria, que no se resuelve de un día para el otro, es la que saltó con las barreras de transparencia: los bancos no pueden dar crédito a empresas cuyos accionistas están procesados por sobornos. El tercer golpe fue la última escalada del riesgo país, potenciada por la incertidumbre política que crea una elección presidencial.

El Gobierno se convenció de que Wall Street no iba a absorber los pagarés que recibirían los constructores. Si un fondo inversor los aceptaba, vendía bonos en dólares para no exponerse más al país y retroalimentaba la suba del riesgo soberano. Por eso resolvió cortar el circuito. Su problema ahora se llama cómo financiar obra pública en año electoral.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés