Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Instituciones del capitalismo (IV): cooperación social

Instituciones del capitalismo (IV): cooperación social

La cooperación social está presente en todos los aspectos del sistema de libre mercado. Existe entre el productor y el consumidor, entre el comprador y el vendedor. Ambos ganan en la transacción y ésta es la razón por la cual la completan. El consumidor recibe el pan que necesita; el panadero obtiene la ganancia que constituye tanto su estímulo para seguir fabricando el pan cuanto el medio necesario para producir una mayor cantidad (inversión).

A pesar de la enorme propaganda en contrario, la relación entre empleador y el empleado es, fundamentalmente cooperativa. Cuanto más eficiente sea el empleador, mayor serán los puestos de trabajo y salarios que podrá ofrecer. Cuanto más eficientes sean los trabajadores, más será lo que cada uno de ellos ganará y mejor le irá al empleador.

A su vez, la cooperación social está fuertemente relacionada con la división del trabajo. Cada uno de ellas implica la otra. Nadie puede especializarse si vive solo. La división del trabajo en sí misma ya significa cooperación social. Ella conlleva el concepto de que cada uno cambia parte del producto especial de su trabajo por el producto especial del trabajo de los demás. Pero, al mismo tiempo, la división del trabajo aumenta e intensifica la cooperación social.

En este sentido, la verdadera base de la actividad económica es la cooperación. El rasgo que caracteriza a la sociedad humana es la cooperación con un propósito. La sociedad humana es el resultado de la utilización intencionada de una ley universal que determina su devenir, esto es, la mayor productividad derivada de la división del trabajo.

Cada paso por medio del cual un individuo sustituye el acto aislado por la acción concertada da como resultado una mejora inmediata y evidente en su bienestar. Las ventajas que derivan de la cooperación pacífica y la división del trabajo son universales. Ellas benefician de inmediato a todas las generaciones y no sólo a sus descendientes posteriores. Y es que aquello que la persona debe sacrificar en beneficio de la sociedad lo recibe ampliamente compensado en la forma de mayores ventajas. Cuando se intensifica la cooperación social ampliando el campo dentro del cual existe la división del trabajo o cuando la protección legal y la salvaguarda de la paz se ven fortificadas, el incentivo es el deseo de mejorar la propia condición de todos los individuos involucrados. Así, luchando por sus propios intereses, el individuo trabaja en favor de una mayor intensificación de la cooperación social y las interrelaciones pacíficas.

La sociedad liberal prueba que, ante todo, el hombre ve en los demás sólo medios para la realización de sus propósitos, mientras que él a su vez es para los demás el medio para la realización de los propósitos de los otros; que finalmente, por esta acción recíproca dentro de la cual cada uno es simultáneamente medio y fin, se llega a la meta más elevada de la vida que trata de una mejor existencia para todos. Dado que la sociedad sólo es posible si, mientras viven sus propias vidas, todos ayudan a vivir a los demás, si todo individuo es al mismo tiempo medio y fin, es evidente que el contrato entre cada uno de los individuos involucrados en la transacción queda automáticamente resuelto.

Una vez aceptado este principio fundamental de la cooperación social, podemos efectuar una verdadera reconciliación entre el egoísmo y el altruismo. Aún si pensamos que todo el mundo vive y desea vivir primordialmente para sí mismo, podemos entender que ello no perturba la vida social, sino que la fomenta, ya que la vida del individuo alcanza su mayor plenitud sólo por medio de la sociedad y a través de ella. En este sentido podemos aceptar que el egoísmo es la ley fundamental de la sociedad.

El intento por oponer el acto egoísta al altruista proviene de un concepto erróneo acerca de la interdependencia social de los individuos. En una sociedad basada en la división del trabajo y la cooperación, los intereses de todos los miembros se armonizan y de este hecho fundamental de la vida social se sigue que, en última instancia, los actos realizados en el propio interés y los realizados en interés de los demás, no están en conflicto, ya que al final, los intereses individuales se juntan. Así, puede considerarse que la famosa controversia científica acerca de la posibilidad de derivar los motivos altruistas de los egoístas debe quedar definitivamente resueltas. No existe oposición entre el deber moral y los intereses egoístas. Lo que el individuo da a la sociedad para preservarla como tal, lo da, no en beneficio de fines que le son ajenos, sino porque ello conlleva a su propio interés.

En definitiva, tal como sostenía Adam Smith respecto al individuo/empresario: "en esa búsqueda de la realización de sus propios intereses promueve a menudo los de la sociedad con mayor eficiencia que cuando realmente se propone promoverlos". Esto es, la búsqueda del propio bienestar bajo una economía de mercado en la que opera la división del trabajo conlleva a la cooperación social que maximiza el bienestar general.

Más notas de tu interés

Comentarios12
eduvallejos Vallejos
eduvallejos Vallejos 27/11/2017 10:51:43

Divierte Milei. Por momentos compite con Borenztein de Clarin. Claro que este último escribe con sarcasmo, y el columnista de este diario es un dogmatico que cree que la economía se rige por leyes "naturales".

Palermonline
Palermonline 25/11/2017 05:26:24

ser humano rentado por el Gobierno para decir ganzadas. Demostrá q aprobaste recreo de 1er grado, la tenes previa. Tenes menos calle que Venecia.

Jose Serbia
Jose Serbia 24/11/2017 12:57:37

anda a laburar mamarracho

Ivan Torrez
Ivan Torrez 24/11/2017 07:51:11

milei anda al jurado del bailando

Marcelo Perez Gabilondo
Marcelo Perez Gabilondo 24/11/2017 10:35:41

En Argentina nos llenaron de discursos y administraciones "progresistas" y el único derrame que hubo fue el de la pobreza...

hpuelman Puelman
hpuelman Puelman 23/11/2017 04:41:09

después de este artículo viene el de "el derrame" ...y encima le pagan ... agarrá la Pala Mileiiiiii

Gerardo Canepa
Gerardo Canepa 23/11/2017 03:09:14

Lástima que en argentina NADIE CREE EN ESTA VERDAD !!!!

Gerardo Canepa
Gerardo Canepa 23/11/2017 03:08:22

buenisimo !!!

Goodairs Sf
Goodairs Sf 23/11/2017 12:48:53

Brillante como siempre. Lástima que hay tanto ignorante.

Denle un sueldo de $20.000 por mes, alquiler y diez horas de laburo de lunes a sábados y ahí veremos que conclusiones saca. Ya lo dijo Billy Bond en los 70: "salgan al sol, paquetes!!!"

Franco Martorell
Franco Martorell 23/11/2017 09:50:59

Qué lujo Javier!!

Ver todos los comentarios