Viernes  18 de Mayo de 2018

“Estimados accionistas”: lecciones de Warren Buffet para evitar futuras crisis

Warren Buffet escribe una carta anual a los accionistas de Berkshire Hathaway

JAIME CAMPO

Economista, Contador Público, Inversor

En medio de la crisis cambiaria que nos alteró a todos estas últimas semanas, el ministro de Finanzas, Luis Caputo, fue muy claro con un concepto: si la Argentina pudiese financiarse localmente a largo plazo, como lo hacen Brasil, Chile y Perú, no sufriríamos estas crisis cambiarias tan recurrentes. De hecho, la emergencia del financiamiento en moneda local a largo plazo es una de las claves para explicar la estabilidad que disfrutan muchos países de la región hace casi dos décadas.

Más allá del sorprendente éxito que tuvo el ministro Caputo colocando bonos en pesos a 5 y 8 años en pleno cénit de la crisis cambiaria, la Argentina está muy lejos de lograr un financiamiento local confiable. Para lograrla necesitamos básicamente tres cosas: bajar la inflación, desarrollar una cultura de inversión local, y tiempo. Bajar la inflación es responsabilidad del Banco Central y el manejo del tiempo nos excede, pero hay algo en lo que si podemos trabajar todos los actores del mercado argentino: generar una cultura inversora que permita a empresas y Estado financiarse localmente.

Confianza

La historia del desarrollo de los mercados entre humanos está íntimamente relacionada con una condición: la confianza. Es la base para que exista un intercambio inicial y para que se consolide el flujo de bienes y el otorgamiento de crédito. Estudios económicos, sociológicos y antropológicos sobre culturas de todo el mundo coinciden en que el desarrollo de la confianza entre humanos fue el principal motor del surgimiento de los mercados y del crecimiento económico.

El desarrollo de la confianza entre humanos fue el principal motor del surgimiento de los mercados y del crecimiento económico.

La aparición de los primeros mercados de capitales formales en los Países Bajos en el siglo XVII pretendió institucionalizar esa confianza. En su esencia, los mercados de capitales no son distintos de cualquier otro mercado entre humanos: el capital se intercambia por ideas y trabajo. Cuanto mayor es la confianza, mayor es el flujo de intercambio y mayor el desarrollo económico. Los países anglosajones fueron los primeros en consolidar sus mercados de capitales y gran parte de su desarrollo económico se debe a ello. Entendieron antes que otros países la necesidad de generar confianza entre dueños y utilizadores de capital, y entendieron que para el crecimiento de la confianza era indispensable que los actores del mercado tuviesen más y mejor comunicación.

Cuanto mayor es la confianza, mayor es el flujo de intercambio y mayor el desarrollo económico.

A medida que se desarrollaron los mercados de capitales, la comunicación entre utilizadores y dueños del capital se consolidó. Surgieron los estados contables institucionalizados, entes encargados de regular las normas de presentación y organismos responsables de regular el cumplimiento de los deberes de información. Basados en confianza y comunicación, los mercados de capitales mundiales florecieron.

Cuenta pendiente

En nuestro precario mercado local, el desarrollo de la confianza y la comunicación entre dueños y utilizadores de capital es una cuenta pendiente. Más allá de los grandes inversores institucionales (compañías de seguros, cajas previsionales, bancos), el ahorrista argentino no se acerca al mercado de capitales porque no tiene confianza. No tiene confianza en las reglas ni en los emisores. No tiene confianza en los empresarios dueños de las empresas que ofrecen acciones y deuda. En el desarrollo de esa confianza debemos trabajar todos: inversores, emisores, CNV y medios especializados. Y para eso es clave más y mejor comunicación.

Warren Buffet quizás sea el inversor más importante de la historia. Más allá de haber amasado una fortuna invirtiendo exclusivamente en el mercado de capitales y ser uno de los filántropos más grandes de EEUU, hay un aporte que Buffet hizo a la economía norteamericana que muchas veces pasa inadvertido, pero quizás sea el más importante: comunicando de una forma simple, educó a los ahorristas norteamericanos y les generó confianza para que se acercaran al mercado.

Desde la década de 1950, cuando comenzó a invertir, Warren Buffet escribe una carta anual a los accionistas de su vehículo de inversión (Berkshire Hathaway), explicando las inversiones realizadas, los resultados obtenidos y las bases de su particular filosofía de inversión a largo plazo. Esa costumbre de comunicar y explicar todas las decisiones no sólo generó muchísima confianza entre los inversores de Berkshire y Warren Buffet (al punto que muchos decidieron invertir todo su capital en su compañía) sino que generó confianza en muchos otros inversores que comenzaron a ver el mercado de capitales, no como un agujero negro de ahorros, sino como lo que realmente es: un lugar de intercambio de capital, trabajo e ideas rentables. Con el tiempo, muchos otros empresarios comenzaron a imitar la costumbre de Buffet de comunicarse más directa y transparentemente con los accionistas. ¿El resultado? Mas confianza, más inversión, más crecimiento.

Comunicando de una forma simple, Buffet educó a los ahorristas norteamericanos y les generó confianza para que se acercaran al mercado.

Nuestro país tiene excelentes empresarios, capaces de transformar capital en proyectos de inversión que generen puestos de trabajos, desarrollo para las comunidades y retornos para los inversores. A nuestros empresarios les sobran ideas y talento, pero les falta capital para llevar muchas de esas ideas a la práctica. Algunos (pocos) pueden aspirar a buscar capital en el exterior, pero depender de financiamiento externo pone a las empresas argentinas en una situación de vulnerabilidad, al igual que al Estado Nacional y a las provincias.

Un mercado de capitales en pesos fuerte y dinámico que canalice el ahorro de individuos y empresas hacia proyectos que generen desarrollo no es sólo posible, es indispensable para evitar la próxima crisis. La sanción de la Ley de Financiamiento Productivo fue un primer paso. Ahora, los actores del mercado debemos hacer nuestra parte: comunicar más y mejor nuestros resultados y nuestros planes y, de esta manera, empezar a generar confianza.
MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000058,000063,0000
DÓLAR BLUE0,980476,250077,2500
DÓLAR CDO C/LIQ-0,0333-81,7794
EURO-0,177666,552066,5691
REAL0,772914,414814,4199
BITCOIN2,01668.879,75008.885,8000
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,000036,3125
C.MONEY PRIV 1RA 1D-11,956540,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-11,702141,5000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000036,5000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,5917170,00169,00
CUPÓN PBI EN PESOS4,59023,193,05
DISC USD NY-0,276290,2590,50
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL-0,053042.362,3400
BOVESPA1,5200116.704,2100
DOW JONES0,170029.297,6400
S&P 500 INDEX0,38623.316,8100
NASDAQ0,34009.357,1310
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,5682341,4409339,5119
TRIGO CHICAGO1,0172209,8066207,6938
MAIZ CHICAGO3,7284153,3403147,8287
SOJA ROSARIO0,3774266,0000265,0000
PETROLEO BRENT0,572664,990064,6200
PETROLEO WTI0,085458,570058,5200
ORO0,58101.558,00001.549,0000