Cómo dejarse ayudar por Joe Biden

A pesar de no estar oficializado el resultado electoral, todo parece indicar que Joe Biden será el próximo presidente de los Estados Unidos. ¿Qué se modifica con el cambio en la presidencia norteamericana para Argentina? La respuesta es que no mucho. La situación económica de nuestro país es muy complicada y ni Donald Trump ni Biden desean que la situación empeore. Para el gobierno de EE.UU. una América Latina estable es siempre mejor.

Ahora en cuanto a los impactos indirectos, la cuestión clave está en el restablecimiento de reglas estables para el comercio mundial. En este sentido, Biden ha sido un defensor del libre comercio y de las reglas de juego globales. Eso sí, puede ser beneficioso, si es que podemos aprovecharlo. Pero claramente, las dificultades para Argentina no son externas, sino internas. Se puede pedir ayuda al exterior, pero sólo si damos señales de que nosotros nos queremos ayudar.

En efecto en cuanto a la relación de Argentina con el FMI un futuro gobierno de Biden como ocurrió con el de Trump intentará ayudar a nuestro país, en conjunto con otros países. Posiblemente el apoyo no sea el mismo que tuvo la administración de Mauricio Macri en su momento que hasta puede haber sido excesivo, pero será suficiente como para postergar los vencimientos de deuda e incluso obtener algún financiamiento adicional. Demás está decir que un acuerdo de estas características abriría las puertas respecto a otros organismos internacionales como el Banco Mundial, el BICE y el BID, entre otros.

Lo que sucede es que un acuerdo con el FMI implica presentar un plan o programa económico que sea consistente en el tiempo. La propia Kristalina Georgieva (Directora del FMI) hablo de la necesidad de establecer una agenda para el país. La necesidad de un programa o agenda se basa en el hecho de que Argentina tiene un déficit fiscal muy elevado y prácticamente ninguna fuente de financiamiento.

Como consecuencia de esto el Gobierno se ha visto obligado a emitir enorme cantidad de dinero en una economía con alta inflación. No sólo eso, sino que la previsión es que tenga que emitir más dinero el año que viene y por la misma razón. Naturalmente esto puede llevar a una aceleración inflacionaria, el primer síntoma de esto ha sido la disparada del dólar libre de las últimas semanas.

Por otra parte, Argentina es una economía que no ha logrado crecer en la última década. El PIB per capita cayó casi 11% en términos reales entre el 2011 y el 2019 y sólo en el 2020 podría caer más de 12%. Por lo tanto, Argentina necesita buscar alguna forma de restablecer el crecimiento estructural de nuestra economía para poder hacer crecer el empleo, el salario y reducir la pobreza. El Estado claramente no tiene recursos para estimular la economía y aunque los tuviera tendría que saber cómo usarlos.

Por otra parte, y más importante aún, el sector privado que es quien genera el crecimiento tiene aún menos recursos y algún aquellos que sí los poseen tienen una gran incertidumbre y desconfianza.

En este contexto es que el gobierno argentino comenzó a girar su política económica en las últimas semanas. Se anunció una nueva política tarifaria para los servicios públicos, el mismo ministro de Economía, Martín Guzmán, hablo de reducir el déficit primario presentado en el presupuesto para el año 2021 y, al parecer, se está intentando alcanzar a un acuerdo con el FMI más rápidamente de lo esperado. Además, comienzan a flexibilizarse las medidas para el ingreso de turistas extranjeros a nuestro país, lo cual podría ser una fuente adicional de divisas que ayude a mantener el tipo de cambio libre estable por un período limitado y el tipo de cambio oficial está subiendo.

Si el Gobierno hace las cosas bien, presenta un programa fiscal pagable, con facilidades regulatorias e impositivas para empresas, inversores y emprendedores, acuerdos con organismos y un programa monetario y cambiario más sustentable, podría intentar salir del cepo cambiario o reducirlo.

El cepo cambiario es una medida que claramente desalienta el comercio internacional y las inversiones. Entonces, cuanto antes se pueda eliminar esta restricción mayor posibilidades hay de una rápida recuperación de la economía.

Allí, es donde cobra más importancia el impacto positivo en el comercio internacional qué puede surgir a partir del cambio en la administración norteamericana. En 2016, Biden escribió un artículo en la revista Foreign Affairs titulado "Building on Success, opportunities for the next administration", donde explícitamente habla de favorecer los lazos comerciales y políticos con el mundo y con América Latina. Un mayor comercio internacional ayudará a una recuperación más importante de la economía mundial y generará más posibilidades de exportación para las empresas locales.

Pero para aprovechar todo eso, tenemos que permitir que sea rentable exportar e invertir en la Argentina.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios