Canje de deuda en pesos por instrumentos en dólares: breve historia del origen y solución

El proyecto de Ley de modificación presupuestaria que el Gobierno envió al Congreso posee un articulo en el cual establece que durante 2020 las futuras suscripciones de títulos públicos denominados en dólares a emitirse bajo ley local por hasta u$s 1.500 millones puedan realizarse con los instrumentos de deuda pública denominados en pesos.

Esta decisión generó polémica durante los últimos días por la posibilidad que se dolarice deuda en pesos, tema que en el pasado ha traído varias disputas y discusiones en nuestro país.

Sin embargo, pocas veces en Argentina hemos observado una situación como la de los últimos años. El gobierno anterior, tanto el Tesoro como el Banco Central (BCRA), emitió una enorme cantidad de deuda local en pesos que fue comprada en una parte muy importante por fondos extranjeros. Por lo tanto, aunque la deuda era nominada en pesos, los acreedores extranjeros ingresaron en su momento sus dólares por el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC) que fueron cambiados por pesos para adquirir esos Bonos, Lebacs o Lecaps.

Cuando el mundo acompañaba a los mercados emergentes durante los años 2016 y 2017, y a las emisiones de la Argentina en particular, este proceso generaba una acumulación de Reservas Internacionales en nuestro Banco Central. En abril del 2018 esta historia se modificó. Se cortaron los flujos a los mercados emergentes y nuestro país sufrió una retirada masiva de capitales que continuó durante todo el 2019, que se acentuó con la derrota del oficialismo en las elecciones de agosto y octubre del último año. Luego, la historia es ya conocida, las reservas comenzaron a descender y el gobierno en ese entonces tuvo que recurrir a un salvataje del FMI, controles de cambios y reperfilamiento de deuda en pesos. En septiembre del 2019 se impone una restricción a los movimientos de capitales, por lo que los grandes movimientos de capitales se debían cursar por el mercado del dólar contado por liquidación ya que no se tenía acceso al dólar oficial salvo algunas excepciones.

Así, el nuevo gobierno debía afrontar abultados vencimientos en pesos que se comenzaron a renovar a días del cambio de mando en el 2019. Los inversores institucionales y ahorristas locales se mostraron proactivos a las nuevas emisiones ya que el gobierno aclaró que la deuda en pesos iba a ser honrada sabiendo que la experiencia del reperfilamiento había causado innumerables problemas en el mercado y la economía doméstica.

No obstante, muchos de estos fondos extranjeros comenzaron a vender sus posiciones y presionar sobre el dólar contado con liquidación a medida que desarmaban sus tenencias en activos domésticos para pasarse a moneda fuerte. Esa situación se observó durante todo el verano. En los meses de abril, mayo y junio de 2020 había importantes vencimientos de deuda en pesos que se encontraban en mano de inversores extranjeros. De no haberse renovado esos vencimientos, la presión sobre el dólar contado con liquidación hubiese contaminado no sólo al mercado financiero sino a toda la economía. El monto superaba los $ 120.000 millones, los cuales debían volcarse sobre un mercado que opera un poco más de mil millones de pesos por día.

Esta deuda de aproximadamente u$s 1.500 millones es sobre la que el gobierno otorgaría la posibilidad a los fondos extranjeros de canjear por títulos nominados en dólares a largo plazo. Al mismo tiempo, el gobierno lanzo canjes en relación a instrumentos en dólares en los cuales se lograron pesificar u$s 7.800 millones, por lo que en la cuenta neta podríamos arribar a una cifra de u$s 6.000 millones "pesificados".

Este canje propuesto en el proyecto de ley es una solución para definitivamente ordenar un mercado de deuda en pesos que tiene que ser exclusivamente local para no generar estos impactos en el mercado de cambios y en las reservas internacionales. No hablamos de una medida aislada y sin sentido, si no de una última decisión de administración de Pasivos que forma parte de un Plan de normalización del mercado de la deuda en Pesos ejecutado de manera exitosa durante el último semestre.

Estas obligaciones fueron nominadas en moneda local pero contraída en dólares y esta medida permitiría ordenar definitivamente el mercado doméstico de deuda en Pesos, el cual había sido habilitado para la especulación de algunos actores internacionales en un país con prácticamente nulas condiciones para mantener la cuenta de capital abierta.

Tags relacionados

Más de Columnistas

Noticias del día
Mercado

El Tesoro de Joe Biden no devaluará al dólar

El Tesoro de Joe Biden no devaluará al dólar
La designada Secretaria del Tesoro, Janet Yellen, sostendría en el Senado que no se propone generar competitividad a través del manejo de la cotización de la moneda. A su juicio, sería tarea del mercado

Cronista y Reuters