MIÉRCOLES 19/06/2019
Los 5 hábitos para ser mentalmente más fuertes y exitosos

por  DANIEL COLOMBO

Facilitador, Máster Coach especializado en CEOs, alta gerencia, profesionales y equipos; comunicador profesional; conferencista internacional. www.danielcolombo.com

0

Los 5 hábitos para ser mentalmente más fuertes y exitosos

La inteligencia no lo es todo. Tener autoconfianza, mantenerse en acción, ser decidido, crear soluciones todo el tiempo, tener disciplina y foco: la fórmula para lograr objetivos

¿Qué distingue a las personas exitosas de las demás? Más allá de lo que pueda presumirse, la inteligencia no lo es todo: se trata de ciertos hábitos que, sostenidos en el tiempo, producen un resultado diferente al de la mayoría.

Las personas de mentalidad fuerte tienen desarrollada su autoconfianza y la mantienen en acción permanentemente; son decididas, van por sus objetivos, crean soluciones todo el tiempo y mantienen alta su valoración, sin que por esto sean desconsiderados con los demás.

Al mismo tiempo, ejercen un fuerte poder de influencia, que les permite alcanzar más rápidamente lo que se proponen; tienen un nivel de energía superior a la media, son disciplinados y enfocados.

Ahora bien: ¿siempre fueron así? ¿Se nace fuerte mentalmente o bien es un atributo que se puede desarrollar? La respuesta es que, por lo general, han crecido en entornos familiares que los han alentado a tomar decisiones y ser fuertes; o bien, vienen de infancias vulnerables y hasta de experiencias de abuso y sometimiento, y han podido dar la vuelta a ese momento de sus vidas para transformarse en una persona de las que llamamos habitualmente “de mentalidad fuerte”.

5 hábitos para fortalecer la mente

El proceso de desarrollar una mente fuerte ha sido puesto a prueba desde siempre por la ciencia: se han hecho experiencias con soldados puestos en situaciones límite, deportistas de élite y personas con alto nivel de presión, por ejemplo, los mediadores en casos de secuestros o actos de terrorismo.

En todos los casos, hay al menos cinco aspectos en común que, si los transformás en hábitos en tu vida, te permitirán tener una mentalidad más fuerte, lo que traerá como consecuencia, una personalidad más decidida y mejor plantada para tomar decisiones y alcanzar tus objetivos.

1. Aprender a gestionar las emociones y encauzar mejor los desbordes. Quienes tienen una mentalidad fuerte procesan la información emocional de una manera asertiva; ven detalles que a otros se les pasa por alto, por el simple hecho de dejarse arrastrar por las emociones. Poseen un gran autocontrol, que no significa que tapen lo que les pasa sino que saben encauzar mejor los desbordes. Al ver y vivir las cosas sin el estallido emocional pueden tomar mejores decisiones.

2. Hacer foco en el objetivo / propósito mayor. Es usual que tengan un alto nivel de enfoque en las tareas. Neuronalmente establecen conexiones (sinapsis) que conectan gran cantidad de información en línea con las metas que persiguen, ya sean personales o laborales. A su vez, por lo general están conectadas con un principio rector, algo superior y superador, que le da sentido a su existencia.

3. Perseverar en los momentos difíciles. Una persona mentalmente más fuerte que la media tiene muy desarrollada su resiliencia, que es la habilidad de superar enormes desafíos. Una base es que superan rápidamente las frustraciones y decepciones, y se basan en el principio de la acción: el hacer para ellos es fundamental, por lo que cuando ven indicios de que su ánimo tiende a decaer, se permiten sentirlo y vivenciarlo, aunque saben cuál es su umbral para mantenerse fuerte y continuar con lo que se han propuesto. Es una combinación entre intuición, sabiduría interior y humildad para aceptar su falibilidad.

4. Mantener la gratificación en mente, sabiendo que llegará en algún momento. La mayoría de las personas buscan la gratificación instantánea. El ser de mentalidad fuerte también lo tiene presente, aunque no lo pone como su objetivo inmediato. Puede vivir superando las barreras porque sabe que hay una recompensa, una gratificación esperándolo al final de la experiencia. Por eso puede afrontar situaciones que a cualquiera le parecerían extremas y salir airoso. Ese foco se sustenta en una gran autoconfianza que los motiva y los mantiene alertas en su posición de autoliderazgo interno, como soporte emocional.

5. Empezar por hacer aquello que da miedo.  Esta habilidad es clave para marcar una diferencia sustancial en tu nivel de determinación para tener una mentalidad más fuerte. El miedo es una emoción que se puede transformar en impulso hacedor. Si te dejás invadir por pequeños temores, esto se agiganta y se acumula: es como una batería a la que estás sobrecargando de miedos. ¡Empezá a desactivarlos! La mejor forma es la acción, empezando por aquello que más te desafía y limita. Una vez que vencés esa barrera que vos mismo construiste, vas a ver cómo podrás atravesar prácticamente cualquier situación que se presente, porque tendrás la autovaloración, la persistencia y el poder interior suficiente para hacerlo. Comenzá por pequeñas cosas que te atemoricen, probá y seguí adelante con otras mayores.

Más notas del autor

10 preguntas 'de coaching' que pueden hacerte en una entrevista laboral

Los 13 consejos para renunciar a un alto cargo y salir ganando

Storytelling: 7 pasos para conectar mensaje y emoción con lo que hacemos