Así funciona el dispositivo 'libre de humo' de última generación

Así funciona el dispositivo 'libre de humo' de última generación

Con un enfoque más tecnológico, la tabacalera más grande del  mundo invierte en I+D para crear alternativas al cigarrillo tradicional para quienes deciden continuar fumando

A priori, cuando un alto ejecutivo de la tabacalera más grande del mundo habla de “alternativas libres de humo” suena algo llamativo. Por eso, aunque Enrique Jiménez, Director General de Philip Morris International (PMI) para España y Portugal, entiende que “exista un escepticismo en general”, explica que “el hecho de que seamos la principal compañía de tabaco en el mundo no nos puede privar de proponer soluciones activas para aquellos que aún continúan fumando”.

De hecho, el año pasado André Calantzopoulos, CEO de PMI, afirmó que la meta de la compañía es que para 2025 al menos el 30% de su volumen de negocios sea generado por productos libres de humo. Si bien Jiménez comenta  que una “declaración unilateral” tendría un impacto limitado –y en concreto significaría una transferencia directa a la competencia– en el contexto de un mercado que, según cifras de la Organización Mundial de la Salud, cuenta con más de 1000 millones de fumadores alrededor del mundo (sólo en la Argentina 7.000.000 de personas consumieron 1733 millones de cigarrillos durante 2018), ratificó el compromiso de la empresa hacia una reducción de los daños que causa el tabaquismo.

Así, en 2014, la empresa desembarcó en la categoría ‘heat not burn’ (calienta pero no quema) con su línea IQOS, un dispositivo que por su tecnología se aleja del cigarrillo convencional pero que, al incorporar tabaco, también se aparta del paraguas de los cigarrillos electrónicos. Entonces ¿qué es IQOS? Según Jiménez, se trata de “un dispositivo innovador que, a través de un software de alta precisión y una batería de última generación, permite calentar el tabaco y, a partir eso, evitamos la combustión, eliminamos el humo, la ceniza y se disminuyen los olores frente a lo que sería un cigarrillo tradicional”.  

Este gadget calienta el tabaco (o Heets, una línea diseñada ad hoc para IQOS) por medio de una lámina calefactora interna de cerámica –que tiene, además, una capa de vidrio con pistas de platino, oro y plata– y un sistema que permite mantener el producto a una temperatura óptima (por debajo de los 350 °C) en vez de quemarlo (a partir de los 600 °C).

Desde la empresa explican que este método libera un vapor que, si bien contiene nicotina, implica “una reducción del 90% de sustancias tóxicas” frente al cigarrillo tradicional. Y, si bien aclaran que no se trata de un producto inocuo o exento de riesgos y tampoco está destinado para dejar el cigarrillo, se trata de “una mejora alternativa para aquellos que deciden continuar fumando”. Jiménez explica que el objetivo de IQOS es “eliminar la combustión de la ecuación y a partir de aquí generar un aerosol que contiene una fracción de las sustancias tóxicas existentes en el humo del tabaco”.

Las nuevas versiones –definidas como “una mejora sustancial versus lo que veníamos ofreciendo hasta ahora”– IQOS 3 y IQOS Multi son el último episodio de una historia que PMI comenzó 15 años atrás en su centro de investigación y desarrollo ubicado en Neuchatel (Suiza) y que involucró a 400 científicos de varias disciplinas y una inversión de u$s 4500 millones.  

Luego de dos pruebas en Nagoya (Japón) y el Milán (Italia) decidieron expandirlo a nivel global: hoy IQOS cuenta con 6.000.000 de usuarios y tiene presencia en 44 países incluidos Alemania, Suiza, España (donde llevan 175.000 dispositivos vendidos), Reino Unido, Ucrania, Israel y Corea, Canadá y, a nivel regional, Colombia, Curazao, Guatemala y República Dominicana.

Los últimos modelos incorporan un diseño más funcional, intuitivo y compacto y, en el caso del IQOS 3, una reducción del 15 % en los tiempos de carga de la batería, que ahora es de 3’ 30’’ entre utilizaciones. También viene con un amplio portafolio de accesorios para personalizar el dispositivo, que permite hasta 576 combinaciones entre holders y cabezales además de una amplia gama de accesorios. Con un perfil de consumidores alrededor de los 30 años, este dispositivo tiene especial aceptación entre los amantes de la tecnología.

Este último lanzamiento se trata  de un paso más hacia lo que desde la compañía definen como “un punto de no retorno” en su  apuesta por la innovación. Y es que para la compañía este dispositivo no sólo implicó el desarrollo de un producto completamente distinto a lo que estaban acostumbrados sino una transformación completa de su estructura.

“Intentar ser una compañía de tecnología que proporciona soluciones para aquellos que desean continuar fumando no es una transición fácil y en ese sentido hemos tenido que aprender un montón de cosas: muchos  de nosotros no sabíamos nada de electrónica, no teníamos un servicio posventa, todas estas son habilidades de las que carecíamos y que hemos tenido que aprender a lo largo del camino”, explica Jiménez.

Pero más allá de este punto de no retorno, el camino es de ida y vuelta. Y este “cambio de mentalidad” de la compañía también implicó desaprender algunos procesos típicos de las organizaciones multinacionales hacia modelos de experimentación más rápida, similares a los que utilizan las startups. “El proceso de innovación dentro de compañías con una cierta estructura sigue el camino de la estructura, es un proceso de innovación que desgraciadamente muchas veces es demasiado largo,  y que al final te puede llevar a puntos de destino que no son exactamente aquellos que el consumidor originariamente quería. Entonces a partir de ahí, lo que hemos tenido es una revolución en los métodos de trabajo, donde intentamos introducir una menor aversión al riesgo, mayor experimentación, un aprendizaje fácil y rápido, y a partir de ahí expansión. Hemos procurado fijarnos más en empresas que recién empiezan que en empresas consolidadas, porque eso ya lo sabemos”, revela Jiménez.

“Tenemos que permanecer flexibles y atentos a las necesidades del consumidor, para ver cómo tenemos que actuar. Estamos en un camino  que es un poquito sin mapa, hemos pasado de conducir en una carretera que conocíamos bien a conducir fuera”, reflexiona y cierra: “Es fundamental seguir innovando, apostar por nuevas alternativas, y que los productos se acomoden a las exigencias del consumidor que, además, están en continua evolución”.

Comentarios1
andres moreno
andres moreno 21/03/2019 07:02:47

para cuando en argentina?