Eligieron el mejor pan del mundo y es la baguette francesa, patrimonio cultural de la Humanidad

La UNESCO agregó a su lista de patrimonio cultural inmaterial de la humanidad el proceso de fabricación y la cultura de la baguette, el tipo de pan más popular en Francia.

En esta noticia

La baguette francesa, el formato de pan más popular en Francia y que se ha extendido al mundo, fue declarada patrimonio cultural inmaterial de la humanidad por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

El Comité del Patrimonio Inmaterial de la Unesco reunido en Rabat, Marruecos, decidió incluir a la baguette en su lista este miércoles a partir de una candidatura de Francia.

"Al registrar el saber hacer y la cultura de la ‘baguette' en el patrimonio cultural inmaterial, la Unesco destaca que una práctica alimentaria puede constituir un patrimonio por derecho propio, lo que nos ayuda a ser parte de la sociedad", indicó la directora general de la Unesco, Audrey Azoulay.

La baguette francesa, declarada patrimonio cultural por la Unesco:

Según Azoulay, "honra el saber hacer de los panaderos artesanos" y también "celebra toda una cultura: un ritual diario, un elemento estructurante de la comida, un sinónimo de compartir y de convivencia".

La baguette se suma así a las otras seis elaboraciones reconocidas por la UNESCO como recetas que se mantienen a pesar del paso del tiempo: la pizza napolitana, el kimchi coreano, el café turco, el pan de jengibre y la dieta mediterránea.

Día Nacional del Mate: por qué se celebra 30 de noviembre, cuánto se toma y cómo prepararlo

¿Por qué la baguette francesa fue elegida como Patrimonio Mundial?

El comité que examina las candidaturas analizó las características especiales del proceso de elaboración de la baguette francesa, las técnicas requeridas y las pautas de consumo y prácticas sociales que lleva aparejadas. 

Se calcula que en Francia se venden más de 6.000 millones de baguettes cada año, aunque su consumo va en merma. Según datos del ministerio de Cultura, si en 1970 había unas 55.000 panaderías artesanales, una por cada 790 habitantes, en la actualidad tan solo hay 35.000, una por cada 2.000 habitantes.

La baguette francesa, declarada patrimonio cultural por la Unesco

Este nombramiento no solo supone un reconocimiento a este pan francés con una historia relativamente reciente (apareció después de la Segunda Guerra Mundial), sino también a las panaderías tradicionales, que han ido cerrando en el país, particularmente en el campo. 

"Es un reconocimiento para los artesanos y esos lugares unificadores que son las panaderías", indicó la ministra de Cultura de Francia, Rima Abdul Malak, al señalar que la baguette es "parte del día a día de los franceses".

La artesanía de la baguette, indica, se remonta a las hogazas del siglo XVII y el proceso de elaboración tradicional incluye una sucesión de pasos: dosificación y pesaje de los ingredientes, amasado, primera fermentación de la masa, división, relajación, moldeado manual, fermentación, escarificación (firma del panadero) y horneado.

Receta de la baguette francesa

Se diferencia de otros panes, dice la candidatura, porque se compone de sólo cuatro ingredientes (harina, agua, sal, levadura y/o masa madre) de los que cada panadero obtiene una barra única jugando con sus diferentes pasos de elaboración.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.