Remodelar casas: la opción económica más elegida

Remodelar casas: la opción económica más elegida

CONTENIDO ESPECIAL EXTERNO

Hoy en día, comprar una propiedad requiere una inversión y una preocupación aún mayor. Con los cambios económicos y la inestabilidad del dólar, pensar en adquirir un inmueble es todo un desafío. Ni hablar si se trata de remodelar casas. Sin embargo, el comprar una propiedad pensando en futuras remodelaciones ya no suena a una inversión equivalente a una casa de lujo totalmente equipada. Hoy en día, pensar en comprar una casa a refaccionar es una opción muy tenida en cuenta, sobre todo para aquellos que buscan reinventar algo que ya existe para empezar a edificar la casa de sus sueños.

Revestimientos: la solución a las reformas exprés del hogar

Hoy en día, pensar en la remodelación de la casa puede causar mucho estrés desde ese instante, el de sólo pensarlo. Una contratación puede demorar semanas, horarios cambiados para coordinar que haya alguien siempre en el lugar, y por supuesto, la cantidad de ambientes y muebles cambiados momentáneamente más la suciedad que dejan este tipo de refacciones. Para pensar en remodelar casas, debemos tener en cuenta todas estas variables. Sin embargo, existe una forma de darle a nuestros ambientes ese “lavado de cara” que necesitan sin necesidad de pasar por esos momentos incómodos y engorrosos.

Para ello, existen los revestimientos adhesivos o paneles vinílicos destinados para suelos de madera o bien, paredes. Estos revestimientos se colocan con facilidad y difícilmente se precise de un experto o un instalador ya que se pueden colocar en instantes, aunque con mucha paciencia. Con una inversión mínima respecto a una remodelación, colocar revestimientos puede equivaler no solo a cambiar el color de un lugar: también puede ser cambiar la textura para darle un nuevo significado a los muebles de un ambiente.

Con un revestimiento adhesivo sobre una mesada, puede ser también el punto de partida para cambiar paulatinamente el resto de los muebles. Hacerlo de esta manera también implica una inversión poco dolorosa desde el primer momento. Y desde luego, un cambio de lugar de lo que estamos acostumbrados a ver siempre en su lugar, como un sillón, una mesa o una biblioteca también ayuda.

Uno puede buscar en internet e incluso, buscarlos y testearlo personalmente, pero hay cientos de alternativas para darle un toque moderno al hogar. Ya sea con una textura símil madera, ladrillo o incluso, látex; de uno o varios colores, con guarda o patrones geométricos. Los revestimientos significan también una excelente variante para la decoración debido a la gran cantidad de opciones que ofrece.

Remodelar casas: cuando el cambio es mucho mayor

Si a pesar de evaluar alternativas, la opción continúa siendo la de encarar una remodelación completa o parcial del hogar, podemos tener en cuenta primero cuál es nuestro objetivo final.

Si la opción en este caso, es lograr un cambio radical, quizá la única alternativa sea sí o sí encarar una obra. Los más expertos en el tema siempre dicen que “menos es más”. Y qué mejor que pensar en una remodelación que simplifique los ambientes, quite divisiones y genere un gran ambiente integrado que da la sensación de amplitud sin perder el toque moderno de un hogar simple, minimalista e innovador.

Los techos altos dan una sensación de amplitud y modernidad mucho mayor a las de los techos convencionales. Algunos arquitectos más alineados a las últimas tendencias, afirman que las casas de dos plantas están dejando de existir como tales. No hablamos de quitar la parte alta de una casa, sino más bien ir derribando algunos ambientes para crear esa amplitud en ciertos espacios claves como una sala de estar o un comedor.

Al igual que con el maquillaje y los juegos de ingenio, las sensaciones, las luces y los colores también juegan un papel importante. En el caso de no poder contemplar una demolición dentro de nuestra casa, el pintar los techos y parte de las paredes de colores claros puede crear esa sensación de “techo alto” que buscamos. E incluso, sin necesidad de tirar techos o paredes, sólo con pintar (o revestir) un techo, estaremos logrando lo que queremos sin invertir ni cambiar radicalmente nuestro hogar.