Cinco tips para tener en cuenta a la hora de invertir en arte

Cinco tips para tener en cuenta a la hora de invertir en arte

Invertir en arte puede arrojar una ganancia de entre 8 y 12% anual en dólares con un capital inicial de u$s 3000. Lo que hay que saber para evitar estafas y dolores de cabeza.

Existen los inversores conservadores, que apuestan a instrumentos financieros previsibles como los plazos fijos o el dólar; están aquellos que con un poco más de información se inclinan por acciones o bonos y están aquellos osados que ven en una obra de arte una apuesta a largo plazo que con el asesoramiento correcto pueden obtener ganancias en dólares de hasta 12 por ciento al año.

El mercado de arte Argentino opera un volumen de 15.000.000 de dólares anuales solo en las transacciones registradas (estadísticamente siete de cada diez se realizan entre privados, fuera de cualquier registro), de acuerdo al perito evaluador de obras de arte Gustavo Perino.

Desde su empresa Givoa Consulting Perino evalúa la autenticidad de obras de arte y presta asesoramiento a posibles compradores. De acuerdo al experto, invertir en arte puede arrojar una ganancia de entre 8 y 12% anual en dólares con un capital inicial que oscila entre u$s 3000 y $ 5000 con una comisión promedio de 15% para el intermediario.

“Cabe destacar que la inversión en arte es una inversión de largo plazo, no es recomendable adquirir una pieza para venderla al año siguiente”, explica Perino, al tiempo que destaca que se trata de una inversión con la cual, además de ganar dinero, se adquiere capital cultural.

El otro punto que resalta el experto es la necesidad de asesorarse para evitar estafas. “El mercado de arte tiene una particularidad: una alta cantidad de piezas que circulan en el mercado son falsas o mal atribuidas”, indicó. Tras el primer congreso internacional de peritaje de arte que se realizó en Buenos Aires en septiembre de 2016 se concluyó que las piezas falsas son aproximadamente un 40% del total.

Además, destacó que el arte consagrado – artistas fallecidos o con trayectoria conocida más allá del circuito artístico- es más estable y menos rentable versus que arte contemporáneo, más volátil pero con la posibilidad de concretar un negocio más lucrativo.

A continuación, cinco recomendaciones de Perino para tener en cuento a la hora de invertir en arte.

1- Autenticidad: la obra debe estar debidamente identificada, tener información fehaciente de su procedencia y guardar coherencia con la documentación que la acompaña. La industria de los certificados apócrifos es un flagelo para el mercado del arte y la conservación del patrimonio cultural. Se debe consultar a un perito de arte antes de realizar la compra.

2- El valor justo: es importante consultar con especialistas para asegurarse pagar un precio correcto sobre el bien. Si este asesoramiento proviene de instituciones y/o empresas que son ajenas a la actividad comercial de comprar y vender mejor aún, ya que no habrá conflictos de intereses.

3-  Asegurar la obra: una vez adquirida la pieza y obtenida la documentación que acredite la propiedad de la obra es recomendable asegurarla con alguna póliza de seguro especializada. De esa forma la inversión estará protegida ante eventuales daños o robos. Ya existen en Argentina este tipo de pólizas a buen precio (hasta hace poco tiempo solo era posible realizar esta medida en el exterior a costos muy altos).

4- Arte consagrado vs arte contemporáneo: el arte, a diferencia de otros commodities, tiene el valor agregado del placer y el gozo de haber adquirido un bien cultural. La definición de “qué comprar” no solo depende del asesoramiento sino del gusto estético del inversor.

Si la elección es comprar arte consagrado las opciones son múltiples y para todos los presupuestos. Es recomendable comprar artistas que tengan histórico de ventas públicas y que su producción este identificada y protegida. Infelizmente hay artistas que han sido víctimas de falsificación en masa y por más que la pieza a adquirir sea auténtica, la tendencia de alza de sus precios está limitada. También existe dentro de este segmento grandes oportunidades de compra de artistas que tuvieron su paso por la historia del arte, pero que hoy no tienen récords de ventas y sus piezas son vendidas a precios muy bajos.

En cuanto al arte contemporáneo se debe considerar que ese artista está actualmente en producción por lo que la oferta de obras es mayor que el ejemplo anterior; no obstante su valor de mercado estará determinado por su derrotero profesional y decisiones de producción en el futuro. Estas características lo convierten en inestable, pero potencialmente muy lucrativo ya que en su carrera puede ganar premios, vender a mejores precios o adquirir cierta fama que se traducirá en una mejor valoración de sus obras en el futuro.

5- Inversor vs coleccionista o ambos: no necesariamente se tiene que tener la intención de coleccionar para adquirir piezas de arte y así diversificar la cartera. De igual modo no todos los coleccionistas tienen como objetivo el retorno de la inversión. Cualquier persona puede comprar arte como inversión solo hay que saber qué comprar y tener paciencia para vender. El asesoramiento profesional, la documentación y contratos de compra son claves para hacer de esta inversión una actividad segura y de largo plazo.

Comentarios2
Juan Pablo
Juan Pablo 24/02/2018 09:34:56

Bitcoin gratis, da poco, pero algo es algo. Sin publicidad ni virus. Garantizado! https://freebitco.in/?r=11635010

Pedro Iacobucci
Pedro Iacobucci 24/02/2018 03:40:16

No entiendo la idea "invertir en arte". Y menos en "arte" moderno, que depende del humor de Gagosian o de Saatchi, y algunos millonarios más.