Mesa de Navidad y Año Nuevo: Ninina lanza una propuesta especial online

Con una cocina de tradición familiar y legado armenio, el restaurante presenta una oferta artesanal con envío a domicilio. También kits para regalos corporativos.

Pasión por la buena comida y la mesa familiar. Ese es legado que busca transmitir Ninina, una propuesta gastronómica que atesora el legado de las tradiciones y el de una familia de inmigrantes armenios llegados a la Argentina a principios del siglo XX. Y qué mejor momento que las Fiestas para desplegar el sabor de esa herencia.

Ninina -un nombre que esconde una historia por descubrir- es un restaurante de cocina casera y artesanal, fundado por Emmanuel Paglayan, con varios diferenciales que residen en la calidad y la naturalidad de los ingredientes con los que trabajan.

Para estos días de celebración, lanzó una propuesta especial de productos que pueden lucirse en la mesa de Navidad y Año Nuevo y -a tono con las nuevas modalidades- se pueden conseguir a través de su plataforma online con envíos a domicilio en CABA y el Gran Buenos Aires.

Matambre Arrollado con huevos de campo, parmesano y panceta ahumada.

En ninina.com se encuentran opciones de platos típicos y productos de la pastelería de elaboración propia. Destaca, por ejemplo, el Matambre Arrollado relleno con huevos de campo, queso parmesano, panceta ahumada, ajo, verdeo y mostaza Dijon, preparado sin gelatinas ni conservantes ($450 por porción). Y no puede faltar el gran clásico de la mesa navideña: el Vitel Toné, con abundante salsa y alcaparras ($750 por porción).

El clásico Vitel Toné está presenta en versión artesanal en la propuesta de Ninina.

Como se trata de días ajetreados en la organización familar y de amigos, es para tener en cuenta que ambas opciones se presentan envasadas al vacío y listas para emplatar.

Dulces deseos

Entre las opciones dulces resaltan el Pan Dulce relleno de almendras, avellanas, pasas negras, pasas rubias y cáscara de naranja glaseada ($1.850 los 700 gr); el Panettone relleno de chips de chocolate 60% cacao (también $1.850); así como las trufas artesanales de chocolate 70% cacao, sin conservantes ni azúcar agregada ($900 las 10 unidades).

Pan Dulce de Ninina.

Un capítulo especial es para los tradicionales turrones. Está la opción del Turrón de almendras de 120 gr, preparado con azúcar orgánica, miel orgánica, huevo de campo y almendras non pareil grandes ($850). También se puede probar el Panforte di Siena, un turrón semiduro de chocolate semiamargo con almendras, avellanas, pistachos, cáscaras de naranja glaseadas y un toque de especias ($1.200, con presentación en 180 gr).

Presencia corporativa

En su propuesta, Ninina presenta dos kits que son una gran opción para regalos corporativos. Uno de ellos es el Kit Pan Dulce, que incluye un pan dulce artesanal, un Panforte di Siena, una caja de trufas de chocolate 70% cacao y una botella de espumante Escorihuela Gascón Extra Brut ($5.000).

El imperdible kit Panettone para regalo corporativo

Se puede optar también por el Kit Panettone, que se compone de un Panettone, un turrón de almendras, una caja de trufas artesanales de chocolate 70% cacao y una botella de espumante Escorihuela Gascón Extra Brut ($4.800).

Ninina, historia de recetas

El nombre por descubrir tiene que ver tanto con la historia como con la cocina del restaurante. En los años ochenta, la madre de Emmanuel Plagayan, Marta Gueikian, dio a su emprendimiento gastronómico el nombre de su madre e inspiradora, Selvi. En 2013, al fundar la nueva empresa, Emmanuel también decidió homenajear a su abuela materna, pero con el apodo con el que la llamaba: Ninina.

Pero de Selvi a Ninina no hubo solo un cambio de nombre, sino una evolución real de una cocina de excelencia y espíritu familiar, a través de una modernización que no deja de honrar las raíces armenias y su legado.

Tomando como punto de partida innumerables recetas familiares, Emmanuel pensó Ninina como una propuesta innovadora y cosmopolita, donde cada detalle estuviese cuidado y pensado para brindar una experiencia auténtica al cliente, transmitiendo las vivencias de su infancia.

La apuesta a la innovación y la calidad consiste en trabajar con los mejores productos del mercado, los más naturales y los menos procesados, sin utilizar ningún tipo de conservantes ni ingredientes artificiales.

Tradición artesanal en la cocina: Fotos: Ninina

La textura y el sabor pleno están logrado con productos como el azúcar orgánica y azúcar mascabo, huevos y pollos de campo, harina orgánica y artesanal, chocolate 70% cacao, miel y hojas verdes orgánicas, así como los mejores quesos y fiambres del mercado, y el café de especialidad.

Quienes prefieran la experiencia de sus locales, pueden hacerlo en Gorriti 4738 (Palermo), Holmberg 2464 (Villa Urquiza), Museo Malba (Barrio Norte) y Quintana 213 (Recoleta).

Tags relacionados

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios