QUICK MARKET

Así es el primer y único supermercado inteligente de la argentina: qué necesitas para comprar ahí

Una tienda donde no hay cajeros y se maneja mediante una aplicación. Cuenta con descuentos online y tiene un sistema zero waste para los productos por vencer.

Por primera vez en Argentina se hizo un supermercado completamente digital e inteligente, y ya no es necesario hacer colas ni tener que interactuar con cajeros. Se trata de Quick, la nueva propuesta de Marcos Acuña, que acaba de abrir en Puerto Madero y que se presenta como el primer supermercado completamente autónomo de la Argentina.

La experiencia en el supermercado sigue siendo la misma de siempre: existe desde hace 50 años, cuando se inventó el código de barras. La gente hoy todavía elige el producto en la góndola, tiene que hacer cola en la caja y pagar. Pero viajar a Estados Unidos y visitar un local de la cadena Amazon Go para tener la experiencia de compra inteligente queda en el pasado. En este supermercado es el cliente el que escanea sus productos y paga desde una app sin perder tiempo.

Histórico: Bioceres llega a China con su soja transgénica antisequía

Cada vez hay más personas +50 años trabajando: ¿es una nueva tendencia?

Una nueva manera de comprar

La modalidad es conocida internacionalmente como scan & go, y la primera sucursal del supermercado autónomo se inauguró en diciembre de 2021 en el dique 2 de Puerto Madero, enfrente al hotel Faena.

Dos meses después abrió sus puertas como local híbrido en pleno microcentro porteño, cosa que le permite al cliente elegir entre comprar sin contacto con ningún cajero o la modalidad tradicional. Aún así, la propuesta más innovadora que impulsa Quick es la instalación de pequeñas tiendas dentro de comunidades cerradas.

Estas comunidades cerradas son establecimientos como una oficina, un gimnasio, un barrio cerrado o una torre de departamentos. Pero, además de hacerlo dentro de su edificio, los residentes de Link Tower, en Puerto Madero, también podrán hacer sus compras sin hacer cola. Tampoco se necesita efectivo, ya que se puede pagar a través de celular o, incluso, por ejemplo, se les podrá cobrar con las expensas.

Lo que hacen es montar un minimercado que incluye una góndola con 700 ítems, dos heladeras y una cafetera. Puede ser un ambiente cerrado chico o estar en medio de la oficina. Para la empresa es un servicio que le ofrece a los empleados, en una suerte de evolución de la máquina de vending, con el atractivo de que sus precios son muy competitivos porque no tienen cajeros ni pagan el alquiler.

Más comodidad

Además de los menores costos, en Quick destacan que su propuesta implica más comodidad para el cliente que no solo gana tiempo sino que también puede hacer la compra en el momento en el que más le conviene. En el caso de las tiendas que funcionan dentro de los edificios, el vecino puede bajar en cualquier momento.

La tecnología la desarrolló Acuña en la Argentina con programadores locales. Está basada en una app que permite que los compradores entren, escaneen los códigos de barra de los productos, paguen desde la misma app con tarjetas de débito/crédito o MercadoPago, y se vayan del local sin haber perdido tiempo en colas.

Para ello se utilizan sistemas de Inteligencia Artificial combinados con Tecnología de Visión Computarizada que ayudan a optimizar y automatizar el control de las ventas, el stock y las reposiciones.

Lo curioso es que tienen cámaras y un sistema de inteligencia artificial que machea lo que dice que compró el cliente con cualquier diferencia de stock. Si encuentra alguna diferencia, se le avisa al cliente de que se olvidó de pagar un producto. Esto se hace con el fin de evitar robos.

Amazon Go y los supermercados inteligentes

Este tipo de supermercados autónomos es un modelo relativamente nuevo en otros países pero que despegó en la pandemia. Cuando en plena cuarentena Marcos Acuña quedó encerrado con su familia en un barrio cerrado de Brandsen, la única forma de hacer las compras era haciendo un viaje de una hora a un supermercado mayorista de la zona y una fila de unos 40 minutos para poder entrar al local.

Y cada vez que iba o dejaba de pensar cómo podía cambiar esa forma de comprar. "Hace 50 años que existe el código de barras y hace 50 años que nos cobran de la misma manera", remarcó Acuña al Cronista.

"Amazon es el caso más famoso, pero también existen otras propuestas de scan & go más parecidas a la nuestra en la región. La cadena más exitosa es una brasileña que se llama Market For You que tuvo una verdadera explosión en 2021, con 2002 puntos de venta en San Pablo, donde la clase media vive en condominios", explicó Acuña.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios