COMERCIO EXTERIOR

Más de 6000 contenedores paralizados en Exolgan por una interna gremial

Un paro total de actividades interrumpe la operatoria de Exolgan. El Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA) de Capital Federal y Dock Sud presiona por el traspaso de los estibadores al convenio de la organización gremial.

 Una gran parte del comercio exterior argentino es rehén de una puja inter sindical que hoy afecta a Exolgán, en Dock Sud, pero que amenaza con extenderse al resto de los puertos del país. El nudo del conflicto es que el Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA) de Capital Federal y Dock Sud quiere el traspaso de los estibadores al convenio de la organización gremial.

Desoyendo el dictado de una conciliación obligatoria por parte del ministerio de Trabajo, el SUPA dispuso el bloqueo del Gate Out / Egreso de Camiones de la Terminal que incluyen la presencia de menores de edad y mujeres. Esta actitud produjo la paralización de todas las actividades de la terminal, situación que afecta las operaciones de buque y todos los procesos de entrega y recepción.

En una nota que lleva la rúbrica de Roberto Negro, Ceo de Exolgan, se sostiene que la situación se originó a partir de un reclamo de representatividad "de hecho" no por vía del derecho, llevado a cabo por el SUPA.

La carta, dirigida al Consorcio de Gestión Puerto Dock Sud, al Centro de Navegación y a la Cámara de Puertos privados Comerciales (CPPC), destacó que el gremio, sin efectuar ninguna presentación administrativa ante las autoridades correspondientes avanzó sobre la afiliación de trabajadores de una contratista de Exolgan, quienes se encuentran legalmente representados por el Sindicato de Camioneros y Logística.

El medio ambiente es preocupación de los puertos

Exolgan opera con grúas sustentables

"Queremos expresar nuestra profunda preocupación, en primer lugar, por el impacto que esta medida está ocasionando sobre nuestra actividad, hasta el momento con más de tres mil contenedores de exportación que no han podido ser embarcados, otro tanto de importación, repercutiendo en el comercio exterior de nuestro país y en las líneas marítimas que confían en Argentina", se destacó en la misiva.

El Centro de Navegación se mostró solidario con Exolgan y por nota oficial que lleva la firma del gerente general de la institución, Alfonso Mingo Jozami, se repudió "toda medida de hecho, que sea efectuada en violación del marco legal aplicable, en perjuicio de los derechos de la carga, buque y puerto, y que vaya en desmedro del derecho de los propios trabajadores de la cadena logística".

La entidad manifestó asimismo que "acciones de este tipo lesionan la competitividad y reputación de nuestro comercio exterior, alejando la inversión y el ingreso de divisas que, hoy más que nunca, nuestro país necesita para fomentar su desarrollo, su producción y para generar nuevos puestos de trabajo".

Desde la CPPC, también criticó la "ilegítima medida, que omitió el cumplimiento de los recaudos legales para ser llevada a cabo y desafió deliberadamente a una conciliación obligatoria recientemente dictada por el Ministerio de Trabajo de la Nación, desde el 13 de septiembre, está paralizando la actividad de dicha terminal, provocando un enorme perjuicio a la empresa y a sus trabajadores".

Protesta de estibadores paraliza el puerto de Buenos Aires 

En un comunicado, la CPPC llamó a "la conciencia de los gremios involucrados para que encaucen el conflicto por las vías legales, dimitiendo urgentemente sus acciones que no hacen más que perjudicar a los trabajadores, a sus familias, a la empresa y, en última instancia, al comercio exterior argentino y su reputación".

En el mismo sentido, exhortó a las autoridades competentes a tomar inmediata y efectiva intervención de modo de restaurar la paz social y reestablecer el normal funcionamiento de la terminal.

El Consorcio de Gestión del Puerto de Dock Sud (CGPDS) también se solidarizó con Exolgan y criticó la medida de fuerza.

Por medio de un comunicado, el ente que preside Carla Monrabal afirmó que la paralización de las actividades de la terminal de contenedores (la mayor del país), producto de una medida de fuerza motivada por un conflicto intersindical, provoca un enorme perjuicio a la empresa y a sus trabajadores, así como también al comercio exterior argentino y a su reputación.

"Exhortamos a toda la comunidad portuaria y a las autoridades competentes a trabajar en conjunto para restablecer el normal funcionamiento de la terminal, restaurando la paz social con diálogo y consenso. La industria portuaria es un eslabón clave en la cadena productiva y el desarrollo económico del país. Respetar las vías legales y priorizar el bienestar general es el camino" aseveraron desde el CGPDS.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios