Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El talento en una industria cambiante

El talento en una industria cambiante

La industria automotriz a nivel global atraviesa cambios por la llegada de autos híbridos, eléctricos y autónomos. El reto es encontrar el modo de movernos generando el menor impacto en el medioambiente. Los países del primer mundo fueron pioneros vendiendo estos vehículos. Las firmas del sector se fijan metas y éstas dependen, en parte, del avance de la tecnología y de la infraestructura. Este cambio impacta en países desarrollados y emergentes, y la búsqueda de talentos para liderar el cambio es clave. Hay que replantearse si hay estos talentos en las empresas. Si los hay, cómo formarlos o si tenemos que salir a buscar talentos nuevos especializados. Tenemos algo claro: buscamos que tengan capacidad de liderazgo porque si no es difícil afrontar la transformación que se avecina.

Los autos autónomos son una realidad que depende de redes viales inteligentes, sensores e instrumentos que permitan que un vehículo pueda transitar de modo seguro y confiable. Las empresas están adelantándose a estos cambios con nuevas estrategias y, en algunos casos, creando "alianzas" para trabajar con otras automotrices. Por caso, tres automotrices fabricarán pick ups en una misma planta. Ya hay fusiones entre las grandes firmas que trabajan en conjunto. Para hacer frente a los cambios, se buscan ingenieros mecánicos y electrónicos, lic. en informática y expertos en conectividad y digitalización. Serán profesionales en áreas que asimilen las transformaciones que se irán dando y sean capaces de seguir aprendiendo.

El presidente y CEO de Volkswagen Argentina, Pablo Di Si, afirma que quieren ser líderes mundiales en la conectividad y digitalización del auto autónomo. Dice que el cambio es muy grande porque esta tecnología existe; es encontrarle las fallas que tiene el proceso, ir mejorándolas para cuando salgan los autos en 2020. Afirma que la cantidad de cambios va a ser exponencial en comparación a los últimos 20 o 30 años.

"Tengo fe no solo en el mundo sino en la Argentina. Creo que va a ser exponencial, creo que estamos siendo más conservadores de lo que va a ocurrir, y en la Argentina ya estamos hablando con Volkswagen, con el Gobierno y con diferentes instituciones, empresas de energía, firmas para generar un ecosistema que de apoyo a este tipo de autos. Una vez que empecemos a tener todas estas piecitas juntas, creo que el mercado va a ‘explotar’ en el buen sentido de la palabra" afirma Di Si. "Seguro va a ir digitalizándose cada vez más. En Argentina va a demorar algo más pero siempre la automecánica va a existir, hay que ver el nivel de robotización que contratan las fábricas para este mercado. Pero, cuando tenés un auto autónomo, creo que la explosión de empleos va a estar no solo en ingenieros: diseñadores de apps o aplicativos freelance que trabajen en los autos. El auto de mañana va a estar conectado y pienso que cualquiera va a poder diseñar una app y vendérselo a cualquier cliente en cualquier auto".

Una líder de la industria automotriz afirma que la revolución es de "servicio industrial". El auto es un commodity y lo importante es el servicio que la empresa automotriz ofrece. Lo diferencial es la experiencia que se tiene con la marca. Para la movilidad futura la conectividad es clave. El dilema es cómo se modernizan las automotrices para lograr este cambio siendo compañías tradicionales que se ven obligadas a afrontar una transformación digital. Se van a buscar más ingenieros/as eléctricos que mecánicos e ingenieros/as en sistemas. Tiene que haber más presencia femenina en la industria, las mujeres tienen una lectura más humana y escuchan con todos sus sentidos. Su preocupación más grande es con el ser humano, y esto se traslada al cliente que es muy exigente y está cada vez más informado.

La palabra talento, del latin talentum, según la RAE, significa "moneda de cambio" para los griegos y romanos. Es la inteligencia, que es la capacidad de entender, y también es la aptitud que es la capacidad para el desempeño de algo. Si advertimos los cambios de la industria y logramos capacitar al talento o contratar al talento idóneo para liderar esta revolución industrial automotriz, estaremos un paso adelante. Lo importante son las personas, más allá de los procesos, la tecnología, la conectividad y la infraestructura. Se viene un cambio importante: cómo y cuándo no se sabe. Las transformaciones llevan tiempo, pero es clave preguntarnos si tenemos el talento adecuado para liderar los cambios. Estoy segura de que en el país hay mucho talento por desarrollar. Depende de nosotros descubrirlo.