Historias de Garage

Llego a Capital con $300 y hoy tiene una de las mejores hamburgueserías del país

Arriesgar todo y apostar a un producto de calidad, las claves de un éxito fast food de El Desembarco

Julio Gauna llegó a Buenos Aires en 2007 para probar suerte desde Reconquista, Santa Fe. Luego de trabajar en una operadora de cable y ante la imposibilidad de ascenso dentro de esa empresa por falta de título universitario, decidió un giro drástico: incursionar, con lo poco que tenía, en un local de venta de hamburguesas junto a unos amigos.

Empezaron de abajo y hoy tienen una empresa propia que mueve millones vendiendo colchones premium

"Yo era fanático de las hamburgueserías, por eso tenía en la mente meterme en este mundo. Nos juntamos con tres amigos y con $ 1.000.000 en el bolsillo, alquilé el local" cuenta.

El proceso de apertura no fue fácil. Hubo atrasos por los dos meses que llevó reacondicionar el local ubicado en el barrio de Boedo. Ese trabajo hizo que el grupo de inversores terminara desembolsando el doble de lo previsto inicialmente.

El día de la apertura de El Desembarco llegó en 2018, con un "gran éxito", según palabtas de sus fundadores, gracias a un menú atractivo con medallones de carne, pan y cerveza artesanal y buena difusión a través de las redes sociales

"Teníamos tres personas en la cocina, nos quedamos sin mercadería a las nueve de la noche, fue todo un caos total porque el éxito nos desbordó" aseveró el principal inversor de la hamburguesería. Pero al mismo tiempo también remarcó que frente a "la falta de experiencia, la constancia hizo que se mejore en esos detalles que al principio no salían bien".

Las buenas impresiones que dejó el inicio del emprendimiento se vieron opacadas por una época de deudas que hicieron que peligre.

DELIVERY, COCINA Y PAN

A Julio Gauna se le presentaron una serie de oportunidades que comenzaron a torcer un poco el rumbo. La primera fue la aparición de una de las aplicaciones de delivery de comida que innovó en el mercado argentino.

"Con la tercerización del panificado, el cambio de cocinero y la incorporación de un fotógrafo que hacía producciones por canje pudimos repuntar el mal momento" según las palabras del empresario.

La administración de costos se tradujo en un segundo local en Zona Norte, un tercero en Núñez, algo que demostró la consolidación del proyecto.

El comienzo del confinamiento obligatorio afectó a diferentes emprendimientos en distintas medidas y niveles. En el caso de la segunda hamburguesería con mayores ventas en Capital, aceleró un proceso que era necesario.

"Tomamos la decisión de cerrar los locales, pero fue algo que nos duró dos semanas cuando el servicio de delivery recibía cuatro pedidos por noche, pero más tarde comenzamos a tener 70" detalló.

Al crecimiento de los pedidos vía aplicación, se sumó la oferta de otras comidas de menor precio como sándwichs de milanesa, guisos y otras delicatesen que se sumaron al menú.

"Capital Federal es el lugar más consumista del país y la pandemia aceleró un proceso Julio Gauna llegó a Buenos Aires en 2007 para probar suerte desde Reconquista, Santa Fe. Luego de trabajar en una operadora de cable y ante la imposibilidad de ascenso dentro de esa empresa por falta de título universitario, decidió un giro drástico: incursionar, con lo poco que tenía, en un local de venta de hamburguesas junto a unos amigos.que era necesario para esta etapa. La hamburguesa es el producto que mejor se adapta al delivery y nosotros estábamos bien parados"

LA CLAVE DEL ÉXITO

El Desembarco hoy cuenta con un total de 14 locales en todo Buenos Aires y es una de las cadenas más importantes de Capital Federal. Algo que se logró, señalan, con constancia, buen clima laboral y el aumento de sueldos en tiempos de recesión y locales en quiebra.

"Apostamos muy fuerte a tener una buena relación con los empleados y a que se sientan cómodos, eso implica pagarles un buen salario (inclusive cuando en tiempos en que eso era algo ilógico). Eso hizo que hoy estemos dónde estamos y ofreciendo un producto tan bien cuidado" sentencia Gauna.

La hamburguesería hoy posee un centro de producción para mantener la calidad de todos sus locales y franquicias.


Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios