Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Fibra al hogar: pasaporte a la conectividad del futuro

En los últimos años el ancho de banda que demanda un hogar ‘tipo’ ha crecido exponencialmente. En este contexto, la fibra al hogar (FFTH) aparece como la alternativa óptima para dar conectividad a Internet y servicios asociados para el hogar no ya del futuro, sino del presente, ya que permite anchos de banda de 30, 50, 100 y más megabytes.
Esta solución de última milla permite a los operadores brindar servicios de conectividad, TV HD en sus diversos formatos (broadcast, streaming, on demand, etc.), monitoreo de seguridad en calidad HD y un sinnúmero de servicios asociados a la idea del hogar inteligente.
Un paradigma que poco a poco pasa del potencial futurista a una realidad posible a partir de la llegada de las conexiones de fibra óptica residenciales.
El desarrollo de FTTH es fundamental hoy en día y no hace falta pensar sólo en el hogar del futuro para tomar conciencia de su relevancia.
Al igual que en el mundo de las empresas, Internet se ha convertido en un recurso crítico en los hogares, ya que proporciona herramientas educativas para los niños, recursos de trabajo para los padres y entretenimiento para toda la familia. Y es en esa creciente multiplicidad de usos y su concurrencia donde la infraestructura de última milla sobre ADSL o cablemódem empieza a resultar insuficiente. Actualmente, si imaginamos una escena cotidiana en la que dos familias con hijos se reúnen a comer un asado un fin de semana basta para mostrar esta realidad en la que no menos de 6 smartphones se conectarán al Wifi. Pero eso es sólo el principio.
Alguno de los hijos muy probablemente estará mirando un video en Youtube en la tablet o la PC, algún otro jugando online en la consola, pondrán música de fondo de algún servicio de streaming para amenizar la comida y los padres mirarán junto a los invitados un capítulo de la serie del momento en el Smart TV luego del café. ¿Qué ancho de banda se necesita en esa casa para sostener esas conexiones concurrentes en simultáneo?
Es cierto que Argentina está retrasada respecto a otros países en el desarrollo de infraestructura de FTTH. Uruguay, por ejemplo, tiene ya más del 30% de los hogares del país conectados con FTTH.
Pero lo bueno es que por las particularidades de nuestro país su extensión y topología urbana, el avance de la fibra al hogar se da más rápidamente en el interior y las ciudades chicas, que en Buenos Aires y las grandes ciudades.
Esta cualidad favorece la federalización de la banda ancha, algo que desde Cabase venimos impulsando desde hace años a través del avance de la Red Nacional de NAP/IXP Regionales y el intercambio de tráfico local.
Estamos viendo proyectos interesante en marcha de variado origen: PyMEs que brindan servicios de ISP por medio de vínculos inalámbricos que están construyendo a su costo infraestructura de FTTH en pequeñas y medianas ciudades, compañías provinciales de telecomunicaciones que ya han licitado proyectos para llevar fibra a gran parte de su territorio y cooperativas que invierten en esta solución de última milla para poder brindar con el mismo vínculo servicios de TV HD y conexiones de internet de alta capacidad en forma simultánea.
Creemos que la combinación entre el desarrollo de más infraestructura de FFTH de la mano de las PyMEs, una red de intercambio de tráfico en el que partícipe el cien por ciento de los operadores a través de los NAPs/IXPs, una utilización inteligente y estratégica de la Red Federal de Fibra Óptica que favorezca el transporte y la conectividad nacional y una articulación cooperativa entre los municipios, las provincias y la Nación nos permitirá tener servicios de comunicaciones de calidad como motor del desarrollo económico y social del país.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar