YA ESTÁ OPERATIVO

Vaca Muerta: Shell, PAE y Pluspetrol inauguraron un oleoducto clave para aumentar la refinación y exportación

El nuevo ducto, de más de 100 kilómetros, podrá transportar hasta 125.000 barriles de petróleo diarios para aliviar las limitaciones en la evacuación de crudo de Vaca Muerta. Massa anunció que Shell podrá acceder a los beneficios del decreto 929

En esta noticia

Shell Argentina y sus socios Pan American Energy (PAE) y Pluspetrol anunciaron la puesta en marcha de un oleoducto de más de 100 kilómetros clave para Vaca Muerta, en un acto que tuvo lugar este martes en Neuquén y contó con la presencia de ejecutivos de las petroleras y funcionarios.  

El ducto permitirá aumentar el transporte de shale oil a refinerías y terminales de exportación, con una capacidad para trasladar hasta 125.000 barriles diarios de petróleo (bpd), volumen que representa un tercio de la producción actual de Vaca Muerta, cercana a 450.000 bpd.

Vaca Muerta: la petrolera Vista tuvo un crecimiento de reservas del 40% en 2022

Energías renovables: qué hay detrás del nuevo 'brote verde' de inversiones

De esa manera, se busca aliviar el cuello de botella en la evacuación de crudo que enfrenta la zona sur de la cuenca, con el objetivo de descomprimir el área norte -hasta donde se suele trasladar la producción-, logrando una mayor eficiencia y ampliando así la infraestructura, tras el fuerte incremento de producción que registra la formación neuquina.

A la par de la inauguración del oleoducto, este martes se conoció que Shell podrá acceder a los beneficios del decreto 929/2013, según anticipó el ministro de Economía de la Nación, Sergio Massa, quien tenía previsto participar del evento, pero no pudo estar presente.

De acuerdo a fuentes del sector, el ducto demandó una inversión cercana a u$s 100 millones. Shell lidera el consorcio, como adjudicataria del proyecto, con una participación mayoritaria del 60%. En tanto, PAE aportó un 25% y Pluspetrol, otro 15%.

El oleoducto busca aliviar el cuello de botella en la evacuación de crudo en Vaca Muerta.

En sus 109 años de actividades en el país, es la primera inversión de midstream que Shell hace en la Argentina y su primer desarrollo que involucra a otra provincia (Río Negro), además de Neuquén: atraviesa a 10 municipios, con innovaciones para medir y mitigar en tiempo real el impacto del proyecto.

La construcción estuvo a cargo de Techint, en asociación con la empresa local Ingeniería Sima, y se realizó en un tiempo récord de nueve meses, dentro del plazo previsto. La obra empleó a más de 650 personas y alrededor de 50 contratistas y proveedores, en su mayoría de la región, con un 80% de componentes locales. 

Por su parte, Oleoductos del Valle (Oldelval) estuvo a cargo del monitoreo y será la operadora técnica. Esta empresa tiene en marcha el 'Proyecto Duplicar', con el que apunta a aumentar en un 100% su capacidad de transporte, complementando así la operación del flamante oleoducto. 

Vaca Muerta: cómo es el oleoducto que Shell, PAE y Pluspetrol inauguraron

La línea inaugurada formalmente este martes está operativa desde noviembre y actualmente transporta alrededor de 30.000 bps diarios, lo que equivale a un cuarto de su capacidad instalada máxima. Tiene 105 kilómetros de extensión y 16 pulgadas de diámetro.

Conecta el área productiva de Sierras Blancas -donde Shell tiene su centro de operaciones en Vaca Muerta, con tres bloques: Sierras Blancas, Cruz de Lorena y Coirón Amargo Sur Oeste- con la estación de bombeo de Oldelval ubicada en la localidad rionegrina de Allen.

La obra se realizó en dos tramos: el primero, de más de 60 kilómetros, arranca en la cabecera del hub de Shell en Sierras Blancas y llega a Lago Pellegrini; mientras que el segundo, de más de 40 kilómetros, se extiende desde ese punto hasta Allen.

El oleoducto conecta el área productiva de Sierras Blancas con la estación de bombeo en Allen.

Desde allí, Oldelval traslada la producción en un propio oleoducto troncal hasta Puerto Rosales y Bahía Blanca, para desde ahí ser enviada a refinerías y destinos de exportación, como América latina y Europa. 

Aunque se trata del primer ducto que Shell tiene en la Argentina, no solo la compañía transportará su producción, como ocurre con los 30.000 bpd que traslada hoy el caño. 

Sus socios también lo usarán, con la proporción equivalente a su participación en la inversión. Es decir, Shell podrá transportar el 60% de su producción, mientras que PAE y Pluspetrol podrán hacer lo propio con un 25% y un 15%, respectivamente.

Shell, PAE y Pluspetrol usarán el caño, además de ofrecerles esta posibilidad a otros operadores en Vaca Muerta.

La intención es ofrecerles también una vía de evacuación a otros operadores que quieran contratar su utilización, como Vista, Total y Transportadora de Gas del Sur (TGS). En ese sentido, los tres propietarios del oleoducto podrán comercializar parte de sus participaciones para tal fin.   

"El mayor desafío es la evacuación de la producción. Por eso, este proyecto, el primero de estas características con inversión privada, no es solo importante para nosotros y los socios. Buscamos hacer una contribución concreta al desarrollo de Vaca Muerta", destacó el presidente de Shell Argentina, Ricardo Rodríguez, en el acto de inauguración, que tuvo lugar en el hub de la compañía agloholandesa en Sierras Blancas.

Por su parte, Marcos Bulgheroni, Group CEO de PAE, sostuvo que "es una muestra de la coordinación de políticas nacionales y provinciales, producto de un conmensurable esfuerzo inversor de la industria". "Mas allá de los recelos, del ímpetu competitivo, del tamaño o peso de cada una de nuestras compañías, hubo y sigue habiendo una dinámica virtuosa de trabajar en conjunto para el desarrollo común de la cuenca", aseguró.

"Necesitamos esta evacuación para seguir invirtiendo en pozos y levantar la producción. El proyecto va agregar 20.000 metros cúbicos diarios de capacidad de transporte a las tres empresas del consorcio y se enmarca en una Vaca Muerta que crece a pasos agigantados. Reconocemos la importancia de sus reservas. En 10 años, triplicamos la inversión en la cuenca. En PAE, acompañamos este esfuerzo. En los últimos cinco años, invertimos u$s 400 millones anuales", señaló.

La intención es ofrecerles una vía de evacuación a otros operadores que quieran contratar su utilización.

"Participar de este proyecto es importante, dado los planes de Pluspetrol en Vaca Muerta. Nos da la posibilidad de contar con más capacidad y contribuir al crecimiento. En 2022, la formación alcanzó un récord: se perforaron 299 pozos de los 1800 que hay. Pero se necesita infraestructura como esta, que refleja el potencial de los recursos" comentó Germán Macchi, country manager de Pluspetrol.

Por el lado del Gobierno, asistieron la secretaria de Energía nacional, Flavia Royon; y los gobernadores de Río Negro, Arabela Carreras; y de Neuquén, Omar Gutiérrez, entre otras autoridades nacionales, provinciales y municipales.

"Esta obra nos encamina al equilibrio en la balanza del sector energético. El país está frente a una oportunidad en el mundo para exportar. En 2022, Vaca Muerta generó u$s 2000 millones de ingresos", sostuvo Royón.

Shell podrá acceder a los beneficios del decreto 929

Se esperaba la presencia en el evento de Massa, quien finalmente no concurrió, pero minutos antes anunció que la cartera se encuentra "impulsando el regreso de Shell al régimen del 929".

"Hoy es un día muy importante para el sector energético. La inauguración del Oleoducto Sierras Blancas-Allen permitirá incrementar la capacidad de evacuación de producción de las operadoras, que hoy limita el crecimiento de escala en los proyectos. Además, permitirá conectar a Vaca Muerta con el oleoducto troncal de Oldelval y su proyecto 'Duplicar', y potenciar las vías de exportación de la cuenca", tuiteó. 

Se trata de una regulación vigente que incentiva el desarrollo de Vaca Muerta con beneficios económicos y fiscales para las firmas, pero que hasta este año no se comenzó a aplicar. Actualmente, alcanza a Chevron y Petrobras, y ahora se sumará Shell, a raíz de la solicitud que efectuó. 

La semana pasada, las autoridades de la empresa se reunieron con el subsecretario de Hidrocarburos, Federico Bernal, para conocer el estado de situación del pedido. Así, tras su incorporación al régimen, Shell podrá exportar el 20% de su producción de petróleo y gas sin retenciones y disponer de las divisas generadas con esas ventas al exterior.

En ese sentido, no tardaron en llegar los reclamos de sus socios, tal como lo expresó Bulgheroni, entre risas. "Yo también quiero los beneficios del 929", afirmó en su alocución.

Desde que Shell inició sus operaciones en Vaca Muerta en 2013, perforó más de 100 pozos y es la segunda productora de crudo no convencional en la cuenca.

Desde que Shell inició sus operaciones en Vaca Muerta en 2013, perforó más de 100 pozos y es la segunda productora de crudo no convencional en la cuenca. Lleva invertido un total de u$s 2000 millones, de los cuales u$s 500 millones se ejecutaron en 2022. Para este año, prevé un desembolso similar al del año pasado. 

Con 3000 empleos directos e indirectos, su operación de Sierras Blancas posee dos plantas con capacidad para procesar 42.000 bpd diarios en total: la primera, Early Production Facility (EPF) se inauguró en 2016, con una capacidad de 12.000 bpd; mientras que la segunda, Central Processing Facility (CPF) se puso en marcha en 2020, con una capacidad de 30.000 bpd.

Temas relacionados
Más noticias de Vaca Muerta

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés