Quién es quién

Símbolo de los tiempos

Más del 10% de las compañías cambiaron su número uno con respecto al año pasado. La inflación, la inestabilidad económica y un mundo que rquiere nuevos líderes explican, en parte, el gran movimiento que se vio en el top management.

En total, esta edición del tradicional Quién es Quién de El Cronista reunió a 548 compañías, una cifra récord para esta publicación. Pero el dato que sobresale, por encima de otros es que de ellas, 59 cambiaron a su número uno en el último año. Un 10,76% de las empresas que integran esta guía vieron modificaciones en su top management en el último año. Se trata de una cifra nada despreciable que, según los analistas, son un claro reflejo de los tiempos que vive la Argentina y el mundo.

Ya es un lugar común decir que las sucesivas crisis que se vivieron en el país convirtieron el lugar del CEO en una silla caliente. Lidiar con una inflación en alza, restricciones a las importaciones, una estructura impositiva compleja e incertidumbre política no es para cualquiera. Todo esto se refleja en los niveles de rotación de los principales ejecutivos de las firmas argentinas.

"La coyuntura ayuda, pero no es el único motivo ni el principal. El mundo cambió y si vos no tenés un CEO que siga el mismo ritmo, estás en problemas", dice Paula Molinari, presidente de Grupo Whalecom y profesora de la Escuela de Negocios de la UTDT.

La especialista sostiene que los líderes tienen que tener flexibilidad para modificar su sistema de creencias. Para ello, agrega, es necesario que no operen con la lógica del pasado. Por el contrario, tienen que poder abrazarse a la agilidad y las nuevas formas de operar que tienen las compañías. 

Además, es necesario que se adapten a estructuras más chatas y que entiendan que las empresas ya no son estructuras cerradas, sino que tienen relaciones con un ecosistema integrado por proveedores, stakeholders y competidores, entre otros.

"Los accionistas no pueden esperar a que el número uno de la compañía haga su propio camino de maduración. Necesitan una respuesta ahora. Y cuando no se puede adaptar, la respuesta lógica es que llegue uno nuevo. Ahí es donde vemos perfiles tecnológicos al frente de compañías tan tradicionales como un banco", agrega Molinari y vaticina que el mercado mantendrá este nivel de movimiento por los próximos 10 o 15 años.

En opinión de Ezequiel Palacios, director asociado de Glue Executive Search, muchos de los cambios del último año se explican más por movimientos internos de las compañías que por personas que cambiaron de empresa.

Además, la salida de algunas multinacionales que vendieron el negocio local a grupos argentinos también impulsó el movimiento.

"El mercado siempre tiene un poco de movimiento, incluso en momentos como el actual en que la economía no está bien", aporta.

Aunque ya parece solo un recuerdo del pasado, los efectos de la pandemia siguen haciéndose notar en las compañías. El cimbronazo que significó el Covid-19 para la economía global tuvo su correlato en el mundo corporativo, con cambios en directorios y gerencias generales como pocas veces se había visto en los últimos años.

Sin embargo, los headhunters creen que desde hace unos meses comenzó el camino de la estabilización.

"Vemos menos movimientos si lo comparamos con 2021 o 2022. Pero no podemos dejar de lado que la situación macroeconómica de la Argentina hace más complicado dirigir una compañía. Hoy las empresas buscan gerentes generales con experiencia en finanzas y en planificación, que conozcan el cash flow y, si se trata de industrias reguladas, que estén bien al tanto de la política económica y regulatoria. Es algo que sucede desde hace décadas, pero que, definitivamente, se acentuó en los últimos 18 meses", asegura Juan Pablo Simón Padrós, Leadership Consultant de Spencer Stuart.

A la hora de buscar al número uno de una empresa, agrega el consultor, se tiene en cuenta no solo la experiencia previa, sino habilidades claves como la orienciación a resultados, el poder de persuación, la capacidad de colaboración, el liderazgo, y la influencia que pueda ejercer dentro de la industria. Y, cada vez más, se busca evaluar el potecial ejecutivo para intentar anticipar cómo podría llegar a desempeñarse el candidato en un contexto de creciente incertidumbre.

"Las compañías evalúan el potencial con metodologías que ya están probadas en distintas partes del mundo. Lo que se fijan es la capacidad que tiene esa persona de entender el contexto organizativo y social. Necesitan que pueda conectarse y empatizar con las personas que tiene al lado", cierra Simón Padrós.

Temas relacionados
Más noticias de Quién es quién

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.