De ejecutivo a político

Antonio Aracre, tras dejar Syngenta: con qué políticos trabajaría y con cuáles no

El número uno de la empresa semillera que dejará su puesto a fin de año para dedicarse a la política explica que no le gusta las polarizaciones. Con qué políticos le gustaría trabajar

"No mes gustan las polarizaciones, soy un hombre de centro", así comienza la conversación Antonio Aracre, hoy número uno de Syngenta, desde su habitación en un hotel de Mar del Plata donde viajó para asistir al Coloquio de IDEA. Tras su anuncio de este miércoles a la mañana de que deja la empresa semillera para dedicarse a la política, el ejecutivo asegura que aún no habló con ningún político pero quiere una Argentina del consenso y del diálogo.

Durante la charla con El Cronista, el ejecutivo nombra a Alberto Fernández, con el que tiene mucha relación, a Wado de Pedro, a Sergio Massa con personas con las que le gustaría trabajar. Y también a Horacio Rodríguez Larreta, Martín Lusteau y Facundo Manes, del otro lado. "Nadie me convocó. Hace tiempo que vengo pensando en hacer esto que me gusta. No tengo predica partidaria. Pero si mañana me llama Alberto Fernández diciéndome que me necesita, ahí voy a estar", asegura Aracre, quien asegura que no la conoce a Cristina Kirchner.

El CEO explica que no podría estar con quienes aseguran que van a expropiar terrenos y tampoco con quienes tienen la bandera de finalizar con las empresas estatales.

Sobre Patricia Bullrich, señala "la respeto pero no me seduce su discurso excluyente". Y de agrega sobre Javier Milei: "No tengo nada en común, no me inspira". 

El ejecutivo con 36 años de empresa en la misma organización, cuenta que fue difícil convencer a la casa matriz de Syngenta, compañía de origen suizo pero ahora de capitales chinos, de dar el paso al costado. "Me voy en mi mejor momento persona y profesional. La empresa hace cinco años que no para de crecer, ganamos todos los premios en rentabilidad y recuperamos el puesto N°1 en el mercado", señala Aracre que, sin embargo, asegura que quiere hacer algo más grande.

Cuenta que puede vivir de sus ahorros mientras tanto: "Vivo de forma austera y ahora puedo darme el gusto de hacer algo que quiero".

Dos argentinas

Para el ejecutivo, hoy existen dos Argentinas: una viviendo en la desesperanza y otra transitando el crecimiento sobre todo en el interior. "Yo me siento con la capacidad de inspirar" y asegurar que dentro de dos o tres años podemos estar mejor, "no en 10" si logramos ponernos de acuerdo en tres o cuatro cosas básicas, asegura.

Aracre con Martín Guzmán con quien se sigue escribiendo

En cuanto a su rol dentro de un partido explica que "no tengo pretensiones, recién empiezo. Tengo energías y ganas. Puedo ayudar a donde me necesiten". Aracre señala que no tiene el ego para formar su propio partido político.

Como buen número uno ya tiene un plan, en este caso contra la inflación. "El 100% de inflación que vemos hoy no tiene nada que ver con el déficit fiscal o con la emisión, sino con la indexacción alocada que hay que desandar de forma urgente".

Aracre propone un plan de shock, con jun congelamiento durante 4 o 6 meses de ciertas variables económicas hasta recuperar los valores de referencia. "Luego iremos ajustando en un proceso casi quirúrgico", explica.

Cuando se le pregunta cómo convence a empresarios y sindicalista de esto, dice: "Primero hay que convencer a los sindicalistas que el festejo por lograr paritarias del 80% es venderles espejitos de colores a los trabajadores".

Sobre la grieta define: "Los dirigentes tenemos la obligación de bajar un cambio para que la sociedad también lo haga. Desde arriba no estamos dando un buen ejemplo"

Tags relacionados

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios